Estados Unidos
Godoy Cruz, Mendoza, Argentina

|07/04/20 03:57 PM

La NBA presiona para concretar un pronto regreso a la actividad

Los directivos de la liga informaron que evalúan comprar pruebas rápidas para detectar el coronavirus y así retornar a la actividad

Por Redacción

A menos de un mes de la suspensión de la NBA, tras la confirmación del primer caso positivo, con el contagio de Rudy Gobert, la liga de básquet ya empieza a preparar pautas para su retorno, a pesar del avance del COVID-19 por suelo estadounidense.

Trascendió que la NBA tiene la intención de conseguir una considerable cantidad de pruebas rápidas de coronavirus como primera instancia antes de volver a jugar, con el fin de tener un control efectivo de la propagación de la enfermedad dentro de su estructura.

Tanto los dirigentes de la competición como la Asociación de Jugadores (NBPA) han mostrado su intención de unos test express de COVID-19 similares el de la diabetes, que permiten detectar el virus en menos de 15 minutos con una prueba de sangre.

Al respecto Adam Silver, comisionado de la liga, ha reconocido que por el momento no están “en condiciones de tomar ninguna decisión” sobre el futuro de la temporada, pero sí manifestó que los ejecutivos tienen una fecha en mente para la reanudación pese a la crisis del coronavirus.

“Deberíamos aceptar que, al menos durante el mes de abril, no estaremos en condiciones de tomar ninguna decisión. Eso necesariamente no significa que el 1 de mayo lo estemos, pero al menos digo esto para tranquilizar un poco a todos”, señaló en declaraciones a la cadena TNT.

La máxima autoridad de la liga apuntó que siguen “debatiendo con clubes y jugadores muchos escenarios diferentes para reiniciar la temporada”, aunque reiteró que por el momento no tienen la información suficiente para tomar una determinación sobre la continuidad del certamen.

Por su parte, Mike Bass, el portavoz de la NBA, aseguró que la prioridad de la liga es “el bienestar y salud de todo el mundo” y que la decisión de retomar la competencia se hará siguiendo las directrices de los expertos en salud y del gobierno de los Estados Unidos.