|01/12/20 09:22 PM

Imputaron y allanaron la casa de la psiquiatra de Maradona

En un operativo la Policía Bonaerense secuestró dos teléfonos celulares, la historia clínica y 12 recetas a nombre del Diez. Agustina Cosachov es la segunda médica que está siendo investigada en la causa, al igual que el neurocirujano Leopoldo Luque

Por Redacción

Dos teléfonos celulares, la historia clínica de Diego Armando Maradona y 12 recetas a su nombre fueron secuestradas en la casa de la psiquiatra que lo atendía antes de su muerte, quien fue notificada como posible imputada en la causa en la que se investigan las circunstancias del fallecimiento de exfutbolista, informaron fuentes judiciales y su abogado defensor.

Se trata de Agustina Cosachov, quien de esta manera se convirtió en la segunda profesional de la salud que está siendo investigada en el marco del expediente, al igual que el neurocirujano Leopoldo Luque.

Los procedimientos fueron encabezados por dos de los cuatro fiscales de San Isidro que llevan adelante el expediente y realizados por detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro, con apoyo de Policía de la Ciudad, en el barrio porteño de Palermo.

El primero de los allanamientos fue en el domicilio particular de la profesional, en un edificio de la calle Guise y su cruce con Paraguay, supervisado por el fiscal general adjunto de San Isidro, Patricio Ferrari.

Allí, los investigadores secuestraron dos teléfonos celulares, la historia clínica del "10" y 12 recetas a su nombre, como así también una tablet y una notebook, cuyo contenido ahora será analizado por los pesquisas.

El otro procedimiento fue dirigido por la fiscal de Benavídez, Laura Capra, y se desarrolló en el consultorio de la psiquiatra, ubicado a tan solo cinco cuadras de su vivienda particular, en la calle Soler y Medrano, pero según los investigadores el resultado fue negativo.

Fuentes judiciales indicaron que al momento de iniciar los allanamientos, Cosachov no se encontraba en ninguno de los dos sitios, pero más tarde se presentó en su casa de la calle Guise junto a su abogado, Vadim Mischanchuk, especialista en procesos penales por mala praxis.

Si bien el día del fallecimiento de su paciente, a Cosachov se le tomó una declaración testimonial porque fue una de las personas presentes en la casa del country San Andrés, de Tigre, su situación cambió.

Allanamiento realizado en la casa de la psiquiatra que atendía a Maradona.

Los investigadores le leyeron los "derechos y garantías" contemplados para los imputados en los artículos 60 y 162 del Código Procesal Penal bonaerense, entre ellos, poder poner un defensor, no estar obligada a declarar contra sí misma y poder presentarse para una declaración espontánea.

Si bien aún no hay elementos para citarla a una declaración indagatoria por un delito concreto -aunque el juez de Garantías ya tipificó el hecho de manera provisoria "homicidio culposo-, los fiscales le explicaron a Cosachov que su actuación era objeto de esta investigación.

"El fiscal me hizo saber que ella está siendo investigada, es decir que en términos procesales es que está imputada. Cuando termine la medida, me presentaré en la fiscalía para tomar contacto con la causa y poder poner peritos de parte", anunció Mischanchuk al canal TN.

Si bien aclaró que aún no habló con su clienta de los pormenores del tratamiento médico de Maradona, Mischanchuk remarcó que en este caso "se indicó una internación domiciliaria con todos los requisitos que el paciente en ese momento necesitaba; si se cumplió o no es materia de esta investigación".

"Hay una tranquilidad por parte de mi asistida respecto a las decisiones médicas que tomó", agregó el abogado.

Los fiscales hicieron hoy con la psiquiatra lo mismo que el domingo pasado cuando allanaron la casa y el consultorio del médico neurólogo del "10", Leopoldo Luque, por lo que secuestraron teléfonos celulares, computadoras y documentación medica referida al paciente.

Cosachov, junto a Luque, son los profesionales médicos que firmaron la externación de Maradona el pasado 11 de noviembre de la Clínica Olivos luego de su cirugía de un hematoma subdural en el cerebro, y quienes reportaban sobre las cuestiones de salud a la familia.

Los fiscales tienen en la mira su actuación y responsabilidad en la internación domiciliaria armada en la casa del country San Andrés, de Tigre, donde el exjugador y entrenador murió el miércoles pasado de un edema agudo de pulmón producto de una cardiopatía severa.