|26/10/20 03:24 PM

Grave acusación contra un entrenador mendocino de ciclismo

La realizó Paula Quirós, quien fue suspendida por la UCI. Afirma que el alvearense Ignacio Gili le inyectó EPO sin que ella supiera

Por Redacción

Actual número 56 del mundo y primera del ranking argentino de ciclismo MTB, la misionera Paula Quirós fue suspendida provisionalmente por la Unión Ciclista Internacional (UCI) debido al resultado positivo de un control antidoping.

De acuerdo a lo informado por el sitio web Ciclo21 y como consta en el listado de sancionados que publicó la UCI en su carácter de entidad que rige el ciclismo de montaña a nivel global, el control anti-dopaje de la misionera Paula Quirós habría constatado rastros de eritropoyetina (EPO).

Surgida como una alternativa para paliar enfermedades renales o tumores cancerígenos, la eritropietina EPO fue adoptada por atletas de todos los deportes porque demora la fatiga al incrementar la concentración de glóbulos rojos para que los músculos reciban más oxígeno con la misma cantidad de sangre.

Todavía en shock y muy angustiada, la apostoleña señaló que "al comienzo pensó que había un error en el comunicado de la UCI y cuando estaba a punto de pedir la muestra para analizarla nuevamente y demostrar que no consumió nada prohibido, su entrenador, el mendocino, Ignacio Gili se comunicó y asumió que le inyectó dicha sustancia en enero bajo engaño, diciéndole que era hierro y un multivitamínico".

“Estoy muy mal, me arruinó la carrera”, compartió acongojada la misionera,  ya que está en riesgo su participación el los Juegos Olímpicos de Tokio, cita con la que Argentina cuenta con una plaza femenina y con la suspensión de Paula, sus puntos conseguidos en ciclo olímpico no serían contabilizados y el país se queda sin este lugar de privilegio.

Desde la familia de la número uno del ciclismo argentino informaron que van a realizar su descargo en la que adjuntará un escrito en el que Gili reconoce su pésimo accionar, pero saben que será un golpe duro más allá de lo que determine el Tribunal de Disciplina. “El daño ya está hecho, yo confié en él. Ahora los abogados se encargarán porque hasta puede ir preso”, añadió la ciclista, que desde hace cuatro años entrena con el mendocino e incluso Paula residió en los últimos años en Mendoza y regresó a Apóstoles cuando se inició la cuarentena obligatoria a mediados de marzo.

De no prosperar la apelación, la cislista arriesga una sanción de cuatro años, pero con la declaración de Gili se puede reducir, pero ya depende del Tribunal de Disciplina.

"Ya hice mi descargo y estoy esperando porque para que sean tomados como válidos esos audios tiene que haber una confesión escrita de Ignacio ante un escribano y estoy esperando que él me envíe eso porque él dijo que se va a hacer cargo de todo, que es su responsabilidad y su error" manifestó a dicho medio Quirós.

Respecto de esta situación el entrenador de la atleta misionera, Ignacio Gili, admitió ser el responsable de la situación debido a que cometió un imperdonable descuido.

Según declaraciones del propio entrenador fue él quien le suministró la sustancia ilegal a la deportista, que lo desconocía totalmente.

Gili explicó que Quirós recibió un complejo vitamínico absolutamente legal, mientras que la eritropoyetina era para su consumo personal. El problema se radica en que utilizó la misma jeringa para el procedimiento y esa es la clave del problema.