|24/02/21 09:34 PM

Fede Coria y Bagnis siguen a paso firme en el Córdoba Open

El hermano del Mago superó a Francisco Cerúndolo, mientras que Facundo venció a Delbonis

Por Redacción

El rosarino Federico Coria superó esta tarde al porteño Francisco Cerúndolo, 1-6, 6-2 y 6-4, y avanzó a los cuartos de final del Córdoba Open ATP250 de tenis, donde espera por el ganador del juego entre el francés Benoit Paire y el chileno Nicolás Jarry.

Coria tuvo que batallar hasta el final para quedarse con un partido que lo tenía como favorito, pero en el que las imprecisiones en el arranque lo hicieron pasar un mal rato.

El juvenil Cerúndolo jugó muy suelto y, sin demostrar presiones, ganó con comodidad el primer parcial.

El segundo set fue muy favorable al rosarino, que desde el principio tomó ventajas que administró a gusto para quedarse con ese pasaje, hasta que llegó la definición en el tercero.

Ese set decisivo fue parejo hasta el octavo juego, cuando se encontraban 4 iguales, pero Coria quebró el saque en el noveno y cerró con su servicio un triunfo muy trabajado que lo convierte en el primer argentino en acceder a los cuartos de final.

En el encuentro que abrió el día y la segunda ronda, el eslovaco Jozef Kovalik se recuperó de un arranque complicado y superó al chileno Marcelo Barrios Vera por 4-6, 6-2 y 6-3, y espera en cuartos de final al ganador del juego que mantenían a continuación Federico Delbonis y Facundo Bagnis.

 

Bagnis sigue a paso firme y dejó en el camino a Delbonis 

El rosarino Facundo Bagnis superó esta noche a Federico Delbonis por 6-4 y 7-5 y avanzó a los cuartos de final del Córdoba Open ATP250, instancia en la que se medirá el viernes ante el eslovaco Jozef Kovalik.

Bagnis, que viene de la Qualy, fue muy sólido con su saque y consolidó su ventaja en el primer set con una gran precisión en su juego, quebrando el saque de su rival en una oportunidad.

En el segundo parcial Delbonis quebró en el cuarto juego, luego mantuvo su saque y se acomodó 4-1 arriba, con todo para quedarse con un set en el que había comenzado incómodo y errático ante un Bagnis muy preciso, pero su labor se fue desdibujando con el correr de los puntos.

Delbonis sirvió para set (5-3) pero no pudo confirmar su buen momento, y fue ahí cuando Bagnis se enfocó nuevamente en el juego, recuperó el quiebre y pudo meterse nuevamente en partido.

Un nuevo quiebre en el undécimo segmento le permitió al rosarino ponerse arriba 6-5 y cerró el partido con un buen juego de saque.