|26/10/20 11:52 AM

Ernesto, el "Che" de Medrano

Buen vuelo Cóndor, ídolo de las multitudes que vivaban tu nombre a tu paso tras casa Cruce de los Andes

Baldazo de agua fría. Aquel que recibías del pueblo, en esas tardes de guerrilla en dos ruedas por los laberintos ciclísticos. Regreso triunfal y eufórico desde la Montaña hasta el kilómetro cero, cuando las rutas estivales por algunos días dejaban de llevar números, para calzarse la malla líder con tu nombre.

Ernesto te llamabas. El Che de Medrano que asaltaba la Moncada de las altas planicies cordilleranas para mimetizarse con el flamear del Cóndor.

Baldazo de agua fría, al enterarnos de tu deceso por ese virus que se sigue llevando gente querida.

Señor Ernesto Contreras, el flaco largo, de sombrerito con el "Andes" en la frente, y el " Peñaflor" en tu pecho. Chaleco ceñido, lentes setentosos para salir de paseo por los senderos de la Patria. 

Buen vuelo Cóndor, ídolo de las multitudes que vivaban tu nombre a tu paso tras cada Cruce de Los Andes. Señor de las mil anécdotas que compartía gustosamente a quien quisiera escucharlas.

Ernesto, el Che mendocino que pedaleó en Mundiales, JJ.OO y en otros senderos luminosos del mundo, se nos fue ayer

Que se sepa, se cuente y se escriba: Ernesto Contreras está en el Santuario de los mayores consagrados de Mendoza. Gloria eterna al ídolo eterno.