Buenos Aires, Argentina
Godoy Cruz, Mendoza, Argentina

|10/08/20 03:48 PM

El Vasco Olarticoechea y su sinfín de verdades

A cuatro años de la eliminación del Sub 23 en los JJ.OO. de Río de Janeiro en el que fue su entrenador Julio Olarticoechea contó sobre su pelea con Maradona, habló de la Comisión Normalizadora y de su relación con Claudio Tapia, el actual presidente de AFA

Se cumplen cuatro años de la penosa actuación de la Sub-23 de Argentina en los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro 2016. El 10 de agosto en el estadio Mané Garrincha, el seleccionado argentino empataba 1 a 1 con Honduras y se despedía del certamen. En el primer encuentro, fue derrotado por Portugal por 2 a 0 y a los tres días, le ganó a Argelia por 2 a 1. Por lo tanto, el empate ante la selección de Centroamérica no fue suficiente y tuvo que volverse al país, una semana después de haber llegado a la ciudad brasileña.

La eliminación en el país vecino marcó para siempre el futuro del entrenador de ese momento, Julio Olarticoechea, quién no pudo volver a dirigir nunca más, ya que se hizo cargo del seleccionado en un momento muy complicado de la Asociación del Futbol Argentino. El campeón del mundo en México 86 no tuvo las herramientas suficientes para comandar el equipo por la falta de jugadores que los clubes les impedían ceder.

Hace cuatro años, en el peor momento en la historia del fútbol argentino, con una AFA convulsionada, el Gobierno Nacional designó una Comisión Normalizadora encabezada por Armando Pérez para manejar el fútbol local y todo lo que tenía que ver con los seleccionados argentinos.

El técnico de la Mayor era Gerardo Martino, quién también había tomado la decisión de hacerse cargo del Sub 23 que se preparaba para los JJ.OO. de Brasil. Como no le cedían los jugadores convocados para desarrollar dicho evento, el Tata renunció a sus cargos. Entonces, por necesidad y urgencia, y ante la proximidad de la competencia mundial, le ofrecieron el cargo a Olarticoechea, quién hasta ese momento era el DT del seleccionado nacional femenino.

En dialogó con El Ciudadano, el Vasco habló de por qué no está ligado al futbol local, reconoció que está peleado con Diego Maradona, criticó a Armando Pérez, el ex presidente de AFA y se defendió de las críticas recibidas por la actuación del sub 23.

- ¿Julio, a que te dedicas ahora?

- Estoy dando charlas virtuales de fútbol por el interior del país y para el exterior también. El año pasado estuve en Estados Unidos. Me contrataron clubes y damos una clínica de fútbol. No hay muchos que lo hagan y somos de los únicos en el mercado.

- ¿Se puede vivir de eso? Porque recuerdo que cuando eras técnico del Sub 23 reclamabas que tu sueldo no te alcanzaba.

- Si, es verdad. En esa época el único que tenía contrato en AFA era yo. Dirigía la selección femenina con un sueldo bajo. Después, por ser el único contratado me designaron para el Sub 23. Por ese motivo, en el peor momento de la AFA y en medio de un gran desorden, puse lo que tenía que poner para hacerme cargo, pero así me fue. Era raro que me salga todo bien después de como estaba todo revolucionado.

- ¿Mucho tuvo que ver la Comisión Normalizadora que fue la que te ofreció el cargo?

- La Comisión Normalizadora no hizo las cosas bien. Fueron momentos que había que pasarlos. Pusimos lo que teníamos que poner con mi ayudante de campo, Gabriel Calderón.

- ¿Te duele que te haya tocado la posibilidad de dirigir en ese momento?

- Si, claro que me duele. Era en un momento que nadie quería agarrar el fierro caliente. Yo estaba y tenia que hacerme cargo. Se me presentó esa oportunidad de ir a los Olímpicos y la agarré. La AFA estaba acéfala. Le saqué la presión a los de la Comisión Normalizadora para que no busquen otro entrenador y evitar pagar otro contrato.

- ¿Era tu oportunidad de crecer como técnico si te iba bien en Rio de Janeiro?

- Sí, claro que sí. Si nos iba bien en el torneo con la posibilidad de salir primero o estar entre los tres mejores seguro que nos iba a potenciar. Pero es complicado cuando no se te dan los resultados. Tuve la pasión de dirigir, pero no la misma de cuando era jugador. Únicamente con pasión no te alcanza para dirigir en la Argentina. Como se vive el fútbol en nuestro país si perder tres partidos pasas a ser un cuatro de copa.

- ¿Sentís que te trataron como un cuatro de copas porque no ganaste los tres encuentros en la fase de grupos?

- No, me respetaron a pesar de que no clasificamos. No llegábamos de la mejor manera. Un solo día pudimos entrenar completo dos horas y no con todos los jugadores que había convocado.

- ¿Creíste que te tiraron un muerto con el Sub 23 y te dijeron arréglate como puedas?

- Si tal cual, era lo que había, pero me hice cargo. Igual, podía haber dicho que no, pero asumí esa responsabilidad. Tuve una buena camada de jugadores como José Luis Gómez, Cristian Pavon, Lautaro Martínez, Jonatan Calleri, Ángel Correa. Recordemos que Manuel Lanzini se terminó lesionando. El equipo jugaba 4-4-2. A pesar de que no pudo entrenarse tenía una idea. Si durante la fase de grupos nos descontrolamos fue porque vimos que no nos alcanzaba con Honduras. Faltaban 15 minutos y teníamos que ganar. En líneas generales, la performance no fue mala pero no se nos dieron los resultados. Por momentos jugamos bien, en otros nos faltó juego. Pero recuerdo que no pudimos entrenarnos.

- ¿Tuviste que modificar la lista definitiva porque se te negaron citar jugadores del ámbito local?

- Tuve que llevar los futbolistas que más o menos me daban los clubes. Los que me aprobaban los clubes. No eran los que había preseleccionado en un principio. Hubo 8 futbolistas que no lo cedieron y por eso dejó su cargo el Tata Martino.

- ¿Qué excusas te daban los clubes para no cederte los que pediste?

- La Comisión Normalizadora me notificó que había 8 jugadores que no podía citar. Me dijeron: ´estos 8 no los cites porque los clubes no te lo van a dar´.

- ¿Quién fue el encargado de decirte eso?

- Armando Pérez, el titular. Tuve que elegir a otros. Encima, una de las cosas que tuve en contra fue que se lesionó uno de los mejores futbolistas del plantel como Lanzini. Igual, nunca puse excusas. No me gusta llorar.

- ¿Pero te pusieron varias piedras en el camino?

- Si, muchas piedras. Me dijeron que no cite a 8 jugadores. Los clubes no me cedieron otros futbolistas. Y encima varios se lesionaron. No me gusta poner excusas. Yo tenía fe en el equipo, de verdad, con otros buenos jugadores, pero el equipo lo armas con tiempo y no lo tuve.

- ¿Te volvieron a llamar para darte una nueva oportunidad en las juveniles?

- No me volvieron a llamar. Nunca pregunté por qué, pero me dolió. Agarré un fierro caliente y no me volvieron a llamar. Presenté una propuesta un tiempo más tarde que le había gustado al actual presidente de la AFA, Claudio Tapia. La idea era buena. Hacer una preselección de juveniles a nivel del interior. Que en cada provincia uno de los campeones del Mundo (del 86´) fueran los encargados de monitorear el trabajo para captar juveniles. Entonces, le dábamos trabajo a los campeones y a la vez, trabajamos con jugadores en el Interior. La idea gustó, pero nunca más se comunicaron conmigo.

- Luego de los JJ.OO. no volviste a dirigir. ¿Crees que fue por el mal desempeño en ese torneo?

- No volví a dirigir porque no me llamaron ni del exterior ni del interior. Igual, ya pasó mi tiempo de entrenador. Tengo 61 años. Vivo en Saladillo. Tengo una familia aquí. No quiero estar viajando. Ya no estoy para eso.

- ¿Como es tu relación con Chiqui Tapia?

- Tengo buena relación con él. En los peores momentos estuvo. Yo hablé con él cuando le presenté el proyecto y me dijo que le gustó. Pero entendí que, por la mala actuación del seleccionado en el Mundial de Rusia, el proyecto no se aprobó y se cajoneó.

- ¿Qué tiene que ver con el rendimiento de la mayor en Rusia?

- Al andar mal la Selección rgentina con Jorge Sampaoli, que tuvo algunos errores como colocar a jugadores en puestos que no correspondían, entiendo que por eso cajoneó mi proyecto. Quiero creer eso. Salvo que alguien me haya bajado el pulgar. Y dijo: ´el Vasco acá no trabaja más´. Mi contrato había finalizado.

- ¿Quién te pudo haber bajado el pulgar?

- Hay muchos intereses en el seleccionado. Me parece bien que haya un recambio. Al margen de juveniles A, lo mío eran con jóvenes del Interior. Tengo testigos que presenciaron el momento cuando Chiqui Tapia me dijo que el proyecto le había gustado y lo íbamos hacer.

- ¿Voy tenias un sueño de seguir dirigiendo en las juveniles?

- Si, y después de Rusia se me cayó ese sueño. Hubiese encajado perfecto. El proyecto es similar al que había llevado a cabo Cesar Luis Menotti, en su momento con la mayor.

- ¿Tenes relación con Diego Maradona, como te llevas con él?

- No me llevo. No tengo relación. Se enojo conmigo cuando él quiso ir a los Olímpicos y le dije que no porque mi ayudante era Calderón, quien me acompañó al torneo del Sub 23 en la India y a Canadá a los Juegos Panamericanos con la Selección Femenina. Era el momento de bancarlo a Calderón. Yo no quería poner a otro en un puesto que ya estaba encorajinado.

- ¿Maradona quería ocupar el rol de ayudante de campo en los JJ.OO. de Rio?

- Me llamó una vez para ayudarme y lo lleve como ayudante de campo. Preferí seguir con Calderón. Los JJ.OO. eran una apuesta mía para ver si podía manejar un grupo de jugadores de ese calibre y lo manejé bien. Pero no me fue bien con los resultados. Y si son malos, quedas expuesto.

- ¿Quedó dolido Maradona porque le dijiste que no?

- Si, está dolido todavía. Encima nos tratamos mal en el grupo de whatsapp que tenemos los campeones del '86. Discutimos. Nos decimos las cosas de frente. El grupo sigue unido como siempre sin él por whatsapp.

- ¿Por qué pelean en el grupo de whatsapp?

- Por política. La política en Argentina da para hablar. También, de fútbol. De algún jugador o puntos futbolísticos. Nos decimos las cosas de frente. Maradona se fue del grupo y no volvió.

- ¿Esta enojado con todos o con uno es especial?

-Si, conmigo. Él es muy temperamental. Es como es. Si tiene que mandarte al diablo, lo hace. Pero nosotros también tenemos nuestro carácter por más que sea Maradona. Todo comenzó cuando se enojó porque no lo lleve a los Olímpicos de 2016. Fue una decisión mía y me la banco. Tengo la conciencia tranquila. Igual por ese motivo me pasaron factura.

- ¿Cómo que te pasaron factura?

- Claro, como le dije que no a Maradona y encima un dirigente importante que no ejerce más quiso meter a otros integrantes que no conocía en mi cuerpo técnico. Yo me negué y con el tiempo me pasaron factura.

- ¿Cómo ves a Fernando Batista de cara a los JJ.OO. de Tokio?

- Me pone bien que el seleccionado haya clasificado a los juegos Olímpicos. Le deseo lo mejor al Bocha Batista. Hizo un gran papel. Y espero que le den los jugadores que pide para Tokio 2021.