|08/01/22 02:17 PM

Deportación de Djokovic: el lunes se resuelve si le permiten jugar Australia

Los abogados defensores del serbio indicaron que recibió una exención médica por haber contraído COVID-19 en diciembre. El serbio está en contra de la vacunación

Por Redacción

Luego de que se le cancelara la visa a Novak Djokovic por parte del Gobierno de Australia, al considerar que no cumplía los requisitos para gozar de una exención médica y de este modo poder entrar en el país para jugar en el Abierto de Australia sigue dando de que hablar y espera la resolución al recurso presentado por sus abogados.

El número uno del tenis mundial se encuentra recluido en su hotel de Melbourne y en las próximas horas se resolvería su situación judicial para saber si finalmente lo dejarán competir por haber tenido coronavirus en diciembre último o le negarán la exención médica y será deportado del país oceánico.

La visa de Djokovic, fue revocada en Melbourne por no estar vacunado contra el coronavirus, y luego de la presentación realizada debería resolverse en la mañana del lunes en esa ciudad australiana (la noche del domingo en la Argentina.

Los abogados del tenista plantearon que el serbio pidió la exención médica para disputar el Abierto de Australia sin estar vacunado debido a que contrajo COVID-19 recientemente. "La fecha del primer test COVID PCR positivo fue el 16 de diciembre de 2021", informaron sus representantes en el documento presentado al tribunal federal como estrategia de defensa para anular la revocatoria de su visa de ingreso al país.

Al día siguiente, de acuerdo con publicaciones de la federación de tenis de Serbia y del propio Djokovic, el mejor tenista del mundo asistió a un acto público en Belgrado, sin barbijo, para entregar copas y distinciones a jóvenes jugadores de su país.

En el escrito presentado por los abogados solicitaron que el serbio sea trasladado del Park Hotel de Melbourne, donde permanece retenido desde el jueves, a otro lugar con instalaciones para entrenarse de cara al Aus Open que comenzará el próximo 17 de enero.

Según informó el diario The Sun, la solicitud que Djokovic habría pedido contar con un chef personal y una cancha de tenis para entrenar fue denegada por las autoridades nacionales.

En contra de la vacunación

Djokovic se manifestó en contra de la vacunación de COVID-19 -quien ya se había contagiado de coronavirus en 2020 tras organizar el Adria Tour sin protocolos sanitarios y mientras el tenis había suspendido sus actividades por la pandemia- viajó a Melbourne para disputar el primer Grand Slam del año después de conseguir una 'exención médica' por parte de las autoridades oceánicas.

Los abogados del serbio, especificaron que el N°1 recibió el 30 de diciembre la exención firmada por el responsable médico de la Federación Australiana de Tenis.

Sin embargo, al aterrizar el miércoles en la ciudad del estado de Victoria, quedó retenido por el personal de Migraciones del Aeropuerto Internacional Tullamarine debido a un problema con su visado.

Agentes de la Fuerza Fronteriza de Australia (ABF) lo escoltaron hasta una oficina de la estación aérea, donde el tenista fue interrogado durante 8 horas sin acceso a su teléfono celular, según denunciaron hoy sus abogados.

El incidente se convirtió en un escándalo diplomático cuando el presidente serbio Aleksandar Vucic acusó a las autoridades australianas de "maltrato" y de ejercer una "caza política".


El primer ministro australiano, Scott Morrison, aclaró que Djokovic no aportó evidencia de tener la vacunación completa ni justificación para estar eximido de ella. "Las reglas son las reglas, especialmente cuando se trata de nuestras fronteras. Nadie está por encima de las reglas", advirtió.

Djokovic, de 34 años, acudió a Australia en busca de su décimo título en el Abierto y de batir el récord de 20 trofeos de Grand Slam que ahora comparte con el suizo Roger Federer (no jugará por lesión) y el español Rafael Nadal.

A diferencia de Federer y Nadal, quienes están vacunados, Nole hizo pública su oposición a la vacuna contra el coronavirus y se negó repetidamente a confirmar si se había inoculado por considerarlo un acto de reserva personal.

El Abierto de Australia exige que todos sus participantes deben estar vacunados o disponer de una exención otorgada por dos comités de expertos independientes. Por caso, la checa Renata Vorácová, que está en el mismo hotel que Djokovic, abandonará Australia en forma inminente después de que el Departamento de Inmigración cancelara su visado.

TAGS