Mendoza, Argentina
Godoy Cruz, Mendoza, Argentina

|21/09/20 06:00 PM

De Mendoza para el mundo, un maestro del tenis de mesa

Oscar Roitman es un exjugador de Club Mendoza de Regatas, y hoy se desempeña como técnico de juveniles de la Selección argentina y formador de entrenadores

Por Redacción

El mendocino Oscar Roitman , de 47 años, es profesor de Educación Física, tiene una amplia trayectoria a nivel nacional e internacional como jugador y entrenador. Hace 10 años que dejó Mendoza para trasladarse a España, donde continuó con su carrera profesional contratado por club de aquel país y desde  hace 5 que se encuentra radicado en Buenos Aires.

El destacado entrenador tuvo bajo su cargo el Seleccionado Nacional de Tenis de Mesa en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018. Actualmente, se encuentra trabajando en la formación de entrenadores en todo el país. Además, el año pasado, escribió el libro “Tenis de Mesa”. Enseñando a Jugar.

Entre los objetivos centrales como entrenador de los seleccionados juveniles argentinos para el 2021, mencionó la participación Argentina en los Juegos Odesur de la Juventud de Rosario y el Panamericano de la Juventud en Colombia. Asimismo, destacó el importante crecimiento del tenis de mesa en la Argentina, que lo ubica a nivel Sudamericano en segundo lugar, detrás de Brasil.

Roitman explicó que actualmente “soy entrenador de la Selección Argentina Sub-13 y Sub-15 y profesor en los clubes Obras Sanitarias y Ferro Carril Oeste. Además, estoy a cargo de la formación de entrenadores de tenis en todo el país”.

Al repasar sus inicios en la práctica de este deporte, comentó que “comencé a jugar a los 9 años en el club Mendoza de Regatas, como federado de alto nivel hasta los 24, siempre en ese club. También representé a Mendoza a nivel nacional durante todos esos años y a la Argentina, en 1985 en un Sudamericano, y en 1993 en un Mundial de Mayores disputado en Suecia”.

Señaló que es profesor de Educación Física, “me recibí en el Instituto de Educación Física (IEF) Doctor Jorge Coll de Mendoza. Después de terminar mi carrera, me fui en 2001 a trabajar como entrenador a Estados Unidos, donde estuve hasta 2002, para irme luego a Galicia (España) a trabajar hasta 2003. Ese año volví a la Argentina, estuve un tiempo fuera del tenis de mesa y regresé en 2006, a cargo del Área de Desarrollo a nivel nacional”.

“Más tarde me convocó el presidente de la Federación Argentina de Tenis, para hacerme cargo del Proyecto Buenos Aires 2018, los Juegos Olímpicos de la Juventud y vine al país especialmente por ese proyecto, ya que era requisito vivir en Buenos Aires, por lo que hace más de 5 años que estoy radicado allí. Luego de esos juegos, se recomenzó con un nuevo proyecto denominado Dakar 2022, que hace un par de meses se canceló por lo que ahora estamos reconfigurando todo”.

Más adelante, indicó Roitman que “fui entrenador de la Selección Argentina de todas las categorías en 2001, era muy joven. En 2009 me fui a Estados Unidos y en el 2014 volví como entrenador del Programa de la Juventud Buenos Aires 2018, estuve a cargo de la selección argentina en categorías 2000-2003. Desde 2014 siempre estuve ligado a la selección, siempre en categoría menores”.

“Viví 2001 y 2002 en Estados Unidos –dijo- por razones laborales de mi profesión, 2002-2003 en Narón (Galicia). Del 2010 al 2014 en Lugo como entrenador del club Dez Portas (10 Puertas). En el medio, en 2006, me convocaron para un curso del Comité Olímpico Internacional. Estuve 4 meses viviendo en Budapest (Hungría), y con el Programa Buenos Aires 2018 estuve viajando muchísimo con los chicos para diferentes eventos de competencias y entrenamientos, como por ejemplo España, Portugal. Eslovenia, Eslovaquia, Bélgica, China, Croacia, entre otros. La mayor experiencia fue en Lugo para desarrollar esta actividad deportiva y me fue muy bien, comenzamos de cero y terminamos con un club de 120 personas, entre ellas 70 niños, con varios clubes jugando en ligas españolas, fue muy espectacular todo eso”.

Más adelante, el entrenador mendocino explicó que desde que comenzó la cuarentena por la pandemia, “organizamos con un grupo de entrenadores diferentes actividades, primero educativas formativas, nutrición, psicología, series de charlas. Después comenzamos a organizar diferentes actividades y entrenamientos, Logramos que los chicos consiguieran mesas para entrenar en sus casas”.

En ese sentido, indicó que “muchos de ellos consiguieron un robot lanza pelotas y nosotros íbamos dirigiendo algunas actividades desde casa y preparación física todos los días. Desde  que comenzó la cuarentena, los chicos tienen trabajos físicos con un preparador físico de la selección, y esto sigue así desde marzo pasado. Los chicos menores de edad, no han vuelto a entrenar, alguno se ha juntado con otro pero muy esporádicamente, pero formalmente nada y seguimos trabajando actualmente de esta manera”.

Consideró que “la pandemia por el virus ha sido una tragedia para lo humanidad, con tremendos efectos que está dejando. En lo personal, he dedicado mi tiempo para formarme, estoy estudiando una diplomatura, me estoy capacitando en varios temas. Por lo pronto voy bien, la idea es terminar y con respecto a los chicos, aprovechar también para aprender aspectos que no suelen tener en cuenta. Están aprendiendo a planificar, a manejar su propia dieta, entre otras cosas a tener en cuenta”.

“Para el año próximo –agregó-, si todo esto pasa, esperemos que si, tenemos por delante los Juegos Odesur de la Juventud, que se realizarán teóricamente en abril en Rosario y el Panamericano de la Juventud de Cali (Colombia), previsto para septiembre, que son los objetivos centrales para 2021. La idea es seguir trabajando para que los chicos sigan creciendo, continuando con la tónica de formar para el futuro y no sólo para el presente, porque aún son muy chicos y queremos que sean adultos exitosos en el deporte”.

Comentó además el entrenador mendocino” que escribí y edité un libro en 2019. Yo hace muchos años que me dedicó a la formación de entrenadores por lo que estoy dedicado al área de formación y capacitación”.

Al respecto manifestó que “en muchos cursos que he dado en el país en diferentes provincias, si me preguntan que lo que doy, sino no lo tengo escrito en algún lado, ahí surge la inquietud de leer un libro, que está centrado fundamentalmente en la parte metodológica didáctica y algunos aspectos pedagógicos, básicamente, herramientas para que el profesor sepa que hacer para enseñar el tenis de mesa en niveles iniciales. Es un libro pensado para ese aspecto inicial, mucha didáctica, muchos juegos, pensado para el nivel inicial y se llama Tenis de Mesa, Enseñar a Jugar”.

“Me he dedicado mucho a aprender”, dijo Roitman, para asegurar luego que “aprender es una obligación del docente, porque el deporte así como depende de personas, va cambiando, es dinámico y tenemos la obligación de ir creciendo día a día y aceptar nuevos desafíos. El hecho de viajar por el mundo, como jugador en una época y como entrenador ahora me ha permitido crecer y volcar lo que uno sabe a los demás”.

En ese sentido afirmó que “no hay que guardarse información, el compartir el conocimiento permite el crecimiento del deporte y de la gente. Apuesto mucho por la formación integral de la persona, no soy sólo entrenador de jugadores de tenis de mesa, sino también formador de personas y creo que una buena persona también es un mejor jugador, por lo tanto apuesto mucho a la educación integral. Buena persona, empatía, buenos valores, que sepa como funciona su cuerpo, donde está el mundo, de que se trata, y eso creo que repercute también en su nivel de jugador”.

Como reflexión final, señaló que la idea es “seguir trabajando, creciendo y aprendiendo, dándole a los chicos lo mejor que se pueda. El tenis de mesa argentino ha pegado un salto de calidad impresionante en los últimos 10 años. Hoy tenemos un jugador de 21 años, Horacio Cifuentes, que es el número 70 del mundo, el mendocino Gastón Alto, 95, Martin Bentancor, de 20 años, que fue el jugador que representó a la Argentino en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018, es el número 10 del mundo en Sub-21”.

“Argentina es el número dos de Sudamérica, detrás de Brasil. Tenemos un muy buen presente, muy buena estructura de selección, muy buenos recursos humanos. En Mendoza hay muy buenos entrenadores como Matías Alto, al frente de la Selección Argentina mayor, Franco Peruzzi, Soledad Tenzi, Gastón Lúquez, muy buenos referentes del tenis de mesa nacional. Quizás nos queda la deuda pendiente del desarrollo ya que somos pocos, tendríamos que ser crecer más en cantidad. Hay que hacer hincapié en el tema del desarrollo, fundamentalmente en mujeres que son muy pocas”.