Luján de Cuyo, Mendoza, Argentina
Godoy Cruz, Mendoza, Argentina

|30/07/20 07:35 PM

De la Generación Dorada a Mendoza para darle vida a su línea de vinos

El consagrado exbasquetbolista Fabricio Oberto, junto a tres enólogos, lanzó OLD Wines, una serie de vinos con un sentido de pertenencia muy destacado. Acá te contamos de que se trata

Las Compuertas, ese pequeño distrito de Luján de Cuyo que alberga mucho de los viñedos más añejos de Mendoza, de Argentina y del mundo. Con más de 100 años de antigüedad, de esas nobles vides sacan de sus entrañas un malbec de excelencia, que se destaca, se aprecia y se reconoce en cada rincón del mundo.

Allí, en ese lugar se encuentra la Bodega Durigutti, la cual ha sacado a la luz una línea de vinos OLD Wines, la que tiene muchas significaciones, pero hay una que es muy especial y tiene que ver con sus hacedores. OLD representa la inicial de (Fabricio) Oberto, (Juan) Longo y (Héctor y Pablo) Durigutti, quienes tiene el enorme placer de haberlo hecho realidad.

Es que aquel flaco largo oriundo de Las Varillas (Córdoba), que triunfara en Atenas de Córdoba, el básquet europeo, la Selección argentina y en San Antonio Spurs en la NBA, se dedica desde hace un tiempo a esta industria y si bien comenzó su sueño en Catamarca, con el paso del tiempo también puso un pie en nuestra provincia y hoy incluso tiene su propia línea de vinos, la cual se presentó hace muy poco tiempo.

Fabricio junto a los hermanos Durigutti y Longo.

Juan Longo es un enólogo catamarqueño, muy amigo del campeón olímpico, y fue el nexo para que Fabricio entablara una relación -que hoy excede lo comercial- con los hermanos Héctor y Pablo Durigutti. 

Y fue justamente con Héctor con quien tuvimos una amena charla, donde conocimos detalles del proyecto: "OLD, además de ser las iniciales de nuestros apellidos significa viejos amigos, viejas rutas y viejas memorias, que es el basamento espiritual de cada vino".

"A Fabricio lo conocí por intermedio de Juan y rápidamente entablamos una muy buena relación. Recuerdo que en el 2010 lo recibí junto a su hermano en la bodega y de los nervios ni les pregunté si habían cenado, entonces cuando me dijeron donde podían comprar una pizza, bajé raudamente a comprar y se las llevé. Nosotros habíamos hecho un moscato y obviamente se los di para probar, la cuestión que esa noche entre charla y charla se hizo muy larga y terminó como a las 6 de la mañana", nos comentó Héctor.

"En este proyecto hay un nivel de pasión muy grande, reflejada en nuestra bebida nacional. No quedan dudas que los mejores momentos de mi vida, ya sea a nivel personal o deportivo, han sido compartidos. Por eso con Old buscamos multiplicar esos momentos, hoy más que nunca para valorar lo que tenemos, y expresarlo a través de algo tan noble como el vino" (Fabricio Oberto)

"Con el paso del tiempo nos hicimos muy amigos y compartimos muchos momentos tanto acá como en Córdoba, por ejemplo yendo a ver el recital de Iron Maiden. En 2016 llegó a la bodega y se quedó cuatro días con Tim Duncan, quien había hecho un recorrido por Chile en moto, de ahí cruzó a Bariloche y bajaron a Mendoza", destacó.

"Más allá del deportista, lo valoro mucho como persona y lejos de poner sólo el nombre para el vino se involucró mucho y sólo por citar un ejemplo, la creación de las etiquetas y los nombres fue pura y exclusivamente de él", agregó.

Una de las consultas obligadas fue qué sensación tuvo Oberto cuando consumió por primera vez sus vinos. "La realidad es que era un desafío importante y no puedo negar que estaba algo nervioso, pero no sólo le gustó mucho sino que además la prensa especializada nos ofreció una muy buena crítica", confesó, a lo que agregó: "Greg Popovich, su entrenador en San Antonio Spurs, sabe mucho de vinos y de hecho tiene bodega en California y fue un tester de los productos dando un positivo importante".

El vino y las motos, dos pasiones de Oberto.

"Este vino nació con un concepto que excede cualquier cuestión. Hay ciertas cosas que uno las hace por placer, más allá de un negocio. Para mi fue darme un mimo. Yo quise jugar cuando era chico en Rivadavia y hacerle un vino a una mega estrella argentina de basquet fue cumplir una cuenta pendiente", se sinceró Durigutti.

Uno por uno, los tres vinos

Old Friends 2018: Un corte de Malbec (70%), Cabernet Sauvignon (20%) y Cabernet Franc (10%), sin crianza en madera. Claro embajador de los tintos frutales de Las Compuertas, en aromas predomina la fruta roja del Malbec, acompañada de notas de violetas y morrón rojo. En boca es carnoso, con bastante estructura y una acidez alta. Su graduación alcohólica es de 13,8%. Valor: 690 pesos.

Old Routes 2017: Un blend que apuesta por el Cabernet Sauvignon (60%), y lo complementa con Cabernet Franc (25%) y Malbec (15%). Sus aromas tardan en abrirse (mal no le vendría un paso por decantador o al menos abrir la botella un rato antes), para dar paso a la fruta negra y el morrón rojo, acompañados por notas mentoladas y tostadas dulces. En boca es terso, amplio, de bastante volumen y muy refrescante. Se notan los taninos maduros, que acompañan notas de fruta rojas, herbales y mentoladas. Su graduación alcohólica es de 14%. Valor: 1500 pesos.

Old Memories 2016: El tope de gama tiene un 75% Cabernet Franc (el preferido de Fabricio), 15% Cabernet Sauvignon y 10% Malbec. Aromas frescos, que combinan lo mentolado del Franc con el morrón rojo asado del Sauvignon, enmarcados en notas tostadas dulces. Lo interesante es que los aromas se abren en capas sucesivas, con mucha delicadeza. En boca su entrada es aterciopelada, de cuerpo envolvente y muchos taninos finos que cubren el paladar. Sus aromas giran en torno a la fruta roja ácida. Promete mucha guarda. Su graduación alcohólica es de 14,5%. Valor: 2500 pesos.

Los vinos se pueden adquirir en la tienda virtual de www.ksanawines.com.ar y en algunas vinotecas de nuestra provincia.