|06/05/21 08:00 AM

Adiós maestro: murió Carlos Timoteo Griguol

Tenía 86 años y falleció luego de ser internado por un cuadro de neumonía por COVID-19

Por Redacción

El COVID-19 se sigue llevando vidas de personas queridas dentro del ambiente deportivo, como es en este caso la del exentrenador Carlos Timoteo Griguol quien falleció este jueves, a los 86 años, luego de permanecer varios días internado, debido a una neumonía.

La noticia fue confirmada por el exfutbolista Víctor Hugo Marchesini, uno de sus yernos.

El extécnico de Ferro, Rosario Central, River y Gimnasia y Esgrima La Plata, fue hospitalizado en el Sanatorio de Los Arcos, del barrio de Palermo.

Griguol, quien desde hace años padecía Alzheimer, tuvo fiebre y complicaciones respiratorias, por lo que los médicos que lo asistieron habían decidido trasladarlo e internarlo para su mejor cuidado, el pasado 12 de abril.

 

Un formador, más que un entrenador

Su estilo de juego fue muchas veces criticado, pero siempre respetado, y convivió en una etapa de gloria en el fútbol argentino, marcada por la eterna polémica entre "menotistas" y "bilardistas", escuelas que reportaron los títulos mundiales de 1978 y 1986.

Después de cerrar su carrera como futbolista en Atlanta y Rosario Central, entre 1957 y 1969, Timoteo se lanzó a la dirección técnica en el "Canalla", que rápidamente comprobó su sabiduría con el título de Primera División de 1973.

Dos años más tarde salió de Rosario, hizo su primera experiencia en el exterior, en Tecos de Guadalajara (1975-1977), regresó a Central y pasó por Kimberley de Mar del Plata antes de llegar a Ferro Carril Oeste, donde produjo una verdadera revolución.

En 1982, durante la plenitud de su carrera, Griguol consiguió el primer título con Ferro Carril Oeste, que dos años después repitió para consagrarse en un verdadero prócer del club porteño de Caballito.

Su figura quedó eternizada en la estatua que se erige en los jardines de la sede social de Ferro Carril Oeste, en Caballito.

 

Esa primera corona venía precedida de dos subcampeonatos en 1981, uno logrado en lucha parejísima con el Boca de Diego Armando Maradona.

El prestigio acumulado en aquellos años le abrió la puerta de River Plate (1987), donde levantó la Copa Interamericana con un equipo que había sido campeón de América y del mundo el año anterior.

Sin más éxito en el "Millonario", Timoteo regresó a Ferro para un proceso de cinco años (1988-1993) en el que ya no tuvo posibilidades de pelear por la gloria, pero que ratificó su sapiencia para armar equipos duros de roer.

Al promediar la mitad de los '90, inició su historia en Gimnasia y Esgrima La Plata, club en el que tuvo tres ciclos y que fue otro de los grandes amores de su vida.

Con el "Lobo" orilló la coronación en en 1995, 1996 y 1998 y le puso final a su carrera como DT en 2004.

Griguol dejó su marca por donde pasó y pisó. Un sabio que daba enseñanzas de todo tipo a sus dirigidos y que impulsó a una generación para la dirección técnica como hicieron Menotti, Bilardo o Marcelo Bielsa.
 

TAGS