|11/08/17 04:47 AM

San Lorenzo sufrió hasta los penales con Emelec pero avanzó a los cuartos

Por Redacción

Con otra dosis de sufrimiento y la heroica actuación de su arquero, esta vez Nicolás Navarro, San Lorenzo sufrió hasta los penales para eliminar esta noche a Emelec de Ecuador por 5-4 y avanzar a los cuartos de final de la Copa Libertadores, tras haber perdido 1-0 en los 90 minutos reglamentarios.

 

El cabezazo de Osbaldo Lastra a los dos minutos del segundo tiempo estiró la definición de la serie en un estadio "Nuevo Gasómetro" repleto a los penales. Allí, en una emotiva definición, el "Ciclón" tuvo en Navarro al héroe de la jornada, al atajar los penales de Fernando Luna y Christian Ramos.

 

Para San Lorenzo marcaron Nicolás Blandi, Matías Caruzzo, Marcos Angeleri Gabriel Gudiño y Gastón Reinero, mientras que el arquero visitante Esteban Dreer le atajó el disparo a Fernando Belluschi.

 

En Emelec anotaron Fernando Gaibor, Ayrton Preciado, Sebastián Piriz y Romario Caicedo. El elenco ecuatoriano terminó con diez hombres por la expulsión de Oscar Bagüi, a los 19 minutos del complemento, por doble amonestación.

 

San Lorenzo enfrentará en cuartos de final a Lanús, en un cruce argentino con mucha historia y que asegura un representante albiceleste en semis. "Qué manera de sufrir... aparte que no llegaban se sufre como cualquier hincha", la frase de Navarro engloba todo lo que ocurrió en el "Nuevo Gasómetro".

 

Fue un primer tiempo chato, que se jugó mayormente bajo la lluvia y mucho viento en Bajo Flores, y donde San Lorenzo, con el resultado a su favor, elegía ser paciente y darle el protagonismo a Emelec. El conjunto ecuatoriano, igualmente, no es que hizo demasiados méritos como para vencer a Nico Navarro, porque cada vez que quería buscar, la defensa del "Ciclón" lo neutralizaba.

 

Todo era demasiado previsible, de uno y otro lado, por lo que las opciones de peligro claras se limitaron a una pelota parada -como el tiro libre de Emelec que sacó Navarro con lo justo- o remates de media distancia -como el de Belluschi que retuvo Dreer-. El murmullo en el "Nuevo Gasómetro" estaba latente, porque se palpaba que no estaba cómodo en el partido y si bien no era dominado, tampoco lograba una posesión de pelota clara.

 

Más aún cuando a los dos minutos de la segunda etapa, Lastra clavó un tremendo cabezazo a la salida de un tiro libre desde la derecha, para estampar el 1-0 que iguala completamente la serie. Y si la fluidez no fue algo que tuvo en el primer tiempo - ¿en estos partidos se sentirá la ausencia de Ortigoza- menos la iba a tener ahora con los nervios, la desesperación y la reprobación de la gente.

 

El entrenador uruguayo Diego Aguirre superpobló la mitad de cancha, algo que también le pasó a River, y le faltó gente para acompañar a Blandi. Adelantado en el terreno, tuvo el empate con un pase filtrado de Mussis de primera, a contra pierna de la defensa que salía, para Belluschi, que controló pero tuvo que definir de puntín, sin dirección, en el mano a mano ante Dreer.

 

Del otro lado, Gaibor armó un pie a pie bárbaro entre dos camisetas azulgranas, pisó el área azulgrana y sacó un remate rasante que se fue rozando el primer palo, ante un Navarro que se quedó clavado mirando cómo se salvaba. Y del posible 2-0 para Emelec llegó la expulsión de Bagüi, el lateral izquierdo, por una dura infracción sobre Cerutti en la banda.

 

Pero San Lorenzo repitió una y otra vez una fórmula que si bien en otras oportunidades le alcanzó, ahora no le iba a dar resultado. Porque Emelec se abroqueló perfecto en su campo con dos líneas de cuatro, pero tampoco resignó por completo la pelota, cuidándola e intentando cuando tenía posesión.

 

Así se llegó a los penales, donde Navarro -como alguna vez Sebastián Torrico, hoy en el banco de suplentes- se convirtió en el héroe azulgrana en una definición dramática. Porque el "Ciclón" tuvo dos oportunidades que el destino le quitó: primero con Dreer que le atajó el quinto penal a Belluschi y después con el remate de Caicedo que pegó en el travesaño y se iba, pero le pegó en la pierna a Navarro e ingresó al arco.

 

Pero en el siguiente remate apareció la mano salvadora de Nico Navarro, para atajar el penal y desatar el desahogo de todo el "Nuevo Gasómetro", que más allá de lo mal que jugó San Lorenzo, ya piensa en lo que viene.

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?

Ocurrió un error