|15/10/21 01:52 PM

Miopía política

Columna enviada por uno de nuestros lectores. Para enviar tu contenido comunícate con nosotros a través de las redes sociales oficiales de Diario El Ciudadano

La batería de medidas lanzadas por el Gobierno luego de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), son el entramado perfecto para definir la conjunción entre política y medicina, que se rotula bajo el nombre de 'miopía política'

Ello puesto que, como es de saberse, la cúpula gobernante se encontraba inactiva en ciertas órbitas/esferas que debía atender, pero no fue así. Pero, luego de salir vencida en las últimas elecciones, decidieron emprender a un abanico de proyectos para, de alguna manera, contentar a la población y -obvio- captar su sufragio.

Ahora bien, antes de explicar la referencia a la 'miopía política' es necesario esbozar un concepto sobre tal patología ”… trastorno común de la visión en el que se pueden ver con claridad los objetos que están cerca, pero borrosos los objetos alejados...”.

Dicho esto, considero que se cae en tal trastorno porque las medidas lanzadas por quienes detentan el poder central son con vista a corto plazo y no tienen un plan progresivo y constante en el tiempo que pretenda sanear, de verdad, la necesidad que ostentan los destinatarios de esas medidas (a largo plazo); sino que solo buscan un objetivo meramente político que, luego de obtenido, desaparecen. Pero, 'ojo', no para siempre, sino hasta la víspera de la próxima elección.

A criterio subjetivo, creo que esto no solamente se vive hoy en día, sino que en mi corta experiencia siempre ha sido así. Es decir, esperan los próximos sufragios para materializar los hechos que verbalmente prometieron los dirigentes en sus discursos de campañas, y que constituyen su famoso 'As' bajo la manga, que poco a poco está quedando trillado.

Siguiendo lo expuesto, creo que es necesario que el estado deje de impartir paquetes 'fugaces' y se concentre en planificar medidas que sean prolongadas y sostenidas en el tiempo, cuyo resultado genere un impacto ruidoso, y no precoces con resultados silenciosos.

Una de las cuestiones irrisorias y medidas al 'tun-tun' es ver como, hoy por hoy, se enloquece en llevar a cabo un plan tendiente a que los estudiantes se vayan de 'viaje de egresados' (parece ser esencial) , y no quieren que ver/ni hacer nada por el 'viaje sin retorno' hacia el extranjero de mentes brillantes y laburantes, que deciden mudarse y, consiguientemente, prestar sus conocimientos/habilidades en otro territorio.

No todos con el mismo destino, pero sí con el mismo fin o propósito 'trabajo digno', 'capacidad reconocida', 'remuneración acorde a su instrucción educativa' y estabilidad económica. Si bien, quizás son varios los factores que nutren la decisión de emigrar hacia el extranjero, creo que el antes expresado, constituye uno de los mas comunes.

Considero que ya es hora de que la clase gobernante despliegue su función de manera seria, prometiendo lo que puede cumplir, callando lo imposible, trazando y planificando políticas desde la asunción al poder y no 30 días antes de un sufragio, puesto que tal estrategia ya es moneda corriente y está trillada.

Si la población deposita un voto de confianza en ustedes, traten de reforzarlo y consiguientemente solidificarlo, no debilitarlo. Ya son muchos lo que descreen en política y tienen fundamentos.

 

Pablo Giordano, abogado

DNI 37811860

 

Las expresiones vertidas en este artículo de opinión corresponden al autor y, de ninguna manera, forman parte de la línea editorial de El Ciudadano.