|15/10/21 11:41 AM

La 'Patria Mileinista'

El autor expresa su punto de vista sobre la irrupción de los libertarios en las últimas PASO y el alcance de sus propuestas

En las últimas Elecciones Legislativas PASO 2021 irrumpieron con mucha fuerza en Ciudad de Buenos Aires (CABA) los denominados 'libertarios'. Es una agrupación política de ideología liberal pero con una mirada enfocada en la escuela austriaca.

Esta ideología se basa en la valoración subjetivismo de los individuos con un Estado poco intervencionista y un mercado libre autorregulado. Muchos economistas, entre ellos liberales, los han denominado “anarcos capitalistas”.

El economista Javier Milei es el principal referente de este espacio político, que con su personalidad disruptiva logra penetrar en el electorado joven, cosechando el 15% de los votos en las PASO y así, llevar a los libertarios a ser la tercera fuerza en el segundo distrito más importante del país.

Luego de obtener ese significativo caudal de votos, los “anarcos capitalistas” comienzan a mirar con mucho entusiasmo el 2023. Tal como lo hizo el PRO en esa ciudad, la idea de Milei es traspasar las fronteras y hacer pie en varias jurisdicciones, sobre todo en territorio bonaerense donde lo espera su colega José Luis Espert.

Ante este panorama me pregunto, ¿pueden las ideas de los libertarios funcionar en la Argentina de hoy? La 'Patria Mileinista' propone dar un vuelco total en la política del país. Es desterrar lo que conocemos como el 'estado de bienestar', donde el Gobierno cumple un rol muy importante en servicios sustanciales como salud, educación, seguridad e intervención asistencial a poblaciones vulnerables.

Dentro de su plataforma, se proponen reformas de primer, segundo y tercer nivel donde se destacan el libre comercio entre todos los países que quieran acceder al mercado argentino como también reformas profundas y polémicas en otros sectores.

Si miramos sus ideas en el sistema de salud, lo que buscan es un libre mercado en las prestaciones sanitarias. La inclusión de seguros de salud muy parecido a cómo se aplica en Estados Unidos donde el Gobierno solo garantiza las prestaciones mínimas. En el caso del sistema educativo, se piensa en que sea arancelado. Los libertarios no son amantes de los impuestos, pero en este caso se crearía uno para que sea destinado de forma exclusiva a la enseñanza. Por lo tanto, cada estudiante tendrá un cupo donde elegirán el establecimiento donde quieren estudiar.

Otros de los puntos que quieren modificar es el sistema previsional. El planteo es una vuelta a los años 90 donde estaban las ex AFJP creadas por el menemismo. Los trabajadores podrán elegir dónde depositar sus aportes y estos será administrados por un privado y no ya por el Gobierno.

Con estas reformas se busca un estado con intervención mina. Buscar gastos focalizados en ciertos sectores vulnerables y en lapsus de corto tiempo.

Como vemos, las políticas a implementar están muy alejadas a lo que se conoce hasta hoy en el País. Pareciera una plataforma electoral para países europeos donde el desempleo, la pobreza e inflación son de un dígito.

Según los últimos datos publicación por el INDEC, 60% niños y niñas están por debajo de la línea de pobreza. El 40% ciudadanos son pobres y el 8% de la población está dentro de la línea de indigencia, es decir, las personas no cuentan con recueros mínimos para una alimentación adecuada.

Estos indicadores precisan contar con un Estado presente que de una manera inteligente pueda integrar políticas públicas eficientes y de calidad. El gobierno no pude mirar de constado cómo sus ciudadanos la pasan mal. Por supuesto que la salida no es con 'platita' en el bolsillo ni con esta inflación que afecta a los que menos tienen. Al país le urge un gran acuerdo social de centro/centro-izquierda que nos saque de la decadencia. Una reforma progresista que incluya a todos los sectores. Por eso, como ciudadano celebro que nuevas ideas se sumen a la discusión política ,pero estoy convencido de que las propuestas mileinistas no se adecuan a la realidad coyuntural que vive la Argentina.

 

Emiliano Follis, licenciado en Comunicación Social

DNI 27.057.027

 

Las expresiones vertidas en este artículo de opinión corresponden al autor y, de ninguna manera, forman parte de la línea editorial de El Ciudadano.