|08/07/21 08:56 AM

Cecilia Nicolini: “La vacuna no vence, vence al virus”

La asesora presidencial habló con El Ciudadano sobre el faltante de segundas dosis de la Sputnik y negó una utilización política de la pandemia

La asesora presidencial Cecilia Nicolini, encargada de llevar adelante las negociaciones con las farmacéuticas y Estados productores de vacunas, respondió a todas las inquietudes en una entrevista exclusiva con El Ciudadano.

Mira la entrevista completa acá:

 

 

—¿Cómo es que una politóloga, asesora presidencial, termina siendo la responsable junto a Carla Vizzotti de la llegada de las vacunas al país?

—Trabajo con un gran equipo y para mí es un honor, además, haberme sumado como asesora presidencial, y en esa tarea ante una situación tan crítica como es una pandemia.

Y agregó: “El Estado nacional tiene que responder muy rápido y con muchísimo trabajo, y fue por eso que el Presidente me encomendó ayudar y colaborar con toda la enorme labor que está haciendo el Ministerio de Salud”.

“Así fue cómo nos pusimos a trabajar desde el primer día de la pandemia junto con la ahora ministra de Salud, Carla Vizzotti, y formo parte de un gran equipo que se encarga de poder negociar y traer a la Argentina las millones de dosis que hoy disponemos para poder avanzar con este plan de vacunación tan exitoso”, consideró.

—Son 27 millones y medio las que han llegado al país hasta el momento, ¿cómo se siente con eso?

—Todavía nos queda muchísimo trabajo, es una labor que nos ocupa todo el día todos los días incluidos fines de semana. Cuando está en riesgo la vida y la salud de todos nuestros conciudadanos y conciudadanas, realmente casi no hay tiempo para pensar, sino dedicarse de lleno a esa tarea”.

“Lo que sí es muy satisfactorio es que Argentina se encuentre dentro de los 20 primeros países en el mundo en cantidad de dosis aplicadas. Pero tenemos que seguir trabajando porque la pandemia no terminó y todavía tenemos muchos desafíos por delante”, indicó.

—En el contrato inicial con la Federación Rusa, ¿se sabía de antemano que habría una demora en la fabricación y entrega de la segunda dosis?

—Gestionar la pandemia requiere trabajar con todas las herramientas disponibles. Estamos tomando decisiones en tiempo real. Lo cierto es que las vacunas son un bien escaso a nivel global y que la Argentina cuente con esta cantidad es realmente muy satisfactorio. Hay problemas en la producción, como hemos visto; casi todas las farmacéuticas y los países han sufrido retrasos ante la demanda global de un producto que es nuevo, que se ha diseñado en tiempo récord, que tiene altísimos niveles de seguridad y eficacia.

“Enfrentamos adversidades, como el caso de la Sputnik V segundo componente, que está sufriendo retrasos. Entonces hay que trabajar en todas las estrategias posibles para que podamos dar respuestas. Y cómo nos comprometimos del inicio con la población, completar todos los esquemas de vacunación”, expresó.

—¿A qué se debe ese retraso?

—Hay una explicación biológica para esto en términos de lo que es la productividad. El componente dos de Sputnik V está hecho con el adenovirus 5, que es diferente al componente 1. Este último es tres veces menos productivo que el primero. Entonces hay un desfasaje en la producción. Los insumos que se requieren son demandados a nivel global al mismo tiempo. Estamos trabajando para que los próximos días llegue otro cargamento con componente dos, que se está empezando a producir en el laboratorio Richmond, en la Argentina.

—¿Las vacunas vencen?

Las vacunas no vencen, las vacunas vencen al virus. Eso es lo importante. Una persona que se inocula con el primer componente de la Sputnik está muy protegida, tiene unos niveles de eficacia muy altos. Los tres meses son el intervalo mínimo. Para que la gente se quede tranquila, al día 91, 92, 93 no caen los anticuerpos, no va a estar desprotegida.

—La oposición señalo que hubo utilización política en el DNU que firmó el Presidente para modificar la ley de vacunas luego de la negativa en el Congreso.

—De ninguna manera. Pensar en hacer un uso político en medio una tragedia como es una pandemia, donde tenemos todos familiares, amigos que están sufriendo muchísimo, que han perdido seres queridos, nos duele, nos conmueve, creo que nos atañe a todos.

“Nuestro trabajo y nuestra responsabilidad desde el día uno es conseguir la mayor cantidad de vacunas posible para Argentina y eso está demostrado por los números. Tenemos más de 27 millones de dosis en el país y estamos avanzando en el plan de vacunación”, consideró.

“Ahora, frente a una situación determinada, que como sabemos dentro del Congreso de la Nación Argentina, tanto el oficialismo como la oposición votaron una ley que nos impedía formalizar el contrato con algunas farmacéuticas, no con todas, especialmente con las estadounidenses. El trabajo que se viene haciendo hace meses deriva en este DNU (Decreto de Necesidad y Urgencia) que nos permite ampliar el marco jurídico justamente para que podamos seguir adquiriendo vacunas. Dentro de estas vacunas hay una urgencia muy importante que tenemos todos presente, que es poder acceder a vacunas pediátricas, que puedan aplicarse en niñas, niños y jóvenes. Pero también para todo el resto de la población. También para poder recibir donaciones, como el mecanismo Covac”, explicó.

“Lo único que nos interesa realmente es que lleguen la mayor cantidad de vacunas. En eso estamos trabajando día a día, porque si algo realmente queremos es volver a esa vida que extrañamos y dejar atrás esta pesadilla”, aseguró.

 

—¿Hay un plazo concreto de cuando llegaran esas vacunas para los jóvenes menores de 18 con comorbilidades?

—Estamos trabajando día y noche. Pfizer es cierto que está autorizada por la FDA, no la autorizó hace mucho, apenas un mes. Próximamente van a tener, esperamos, esta aprobación. Nosotros estamos trabajando para que en primera instancia podamos vacunar sobre todo a menores entre 12 y 17 años, y en primer lugar con comorbilidades para poder aliviar las preocupaciones y angustias que es muy legítima. Tenemos que ser responsables cuando anunciamos eso. Y que cuando lo anunciamos sea certero con fechas y cantidades.