Argentina
Mendoza, Argentina

|06/10/20 10:09 AM

Temor y expectativas por la evolución de la economía

Economistas de la Universidad Austral señalan que las medidas anunciadas por el Gobierno son demasiado tibias y no constituyen un plan. Advertencia por la brecha cambiaria 

Empresarios de todo el arco económico del país y de la provincia aseguran que la Nación navega en un inmenso mar de incertidumbre, mientras lenta y sostenidamente se destrozan inversiones, con la consecuente pérdidas de fuentes de trabajo.

Para los empresarios locales y nacionales, las medidas y acciones que toma la administración de Alberto Fernández son tibias y no cambian nada. Por el contrario, todos, al unísono piensan que sobrevienen momentos más difíciles, donde lo que queda para la mayoría es cerrar. Una solución de la que muchos intentan alejarse, esperando que se responda desde la Casa Rosada. Mucho más preocupa que esas medidas se tomen en un clima de confrontación que dentro y fuera del país hace mucho ruido a la hora de mirar a la Argentina para invertir y producir.

Un material aportado por la Universidad Austral, al que El Ciudadano tuvo acceso, contiene el análisis y el aporte de dos importantes economistas de nuestro país. El análisis lo llevaron adelante el director del área económica del IAE Business School de la Universidad Austral, Eduardo Fracchia, y el investigador del IAE, Martín Calveira.

Tomando las últimas medidas anunciadas por el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, Fracchia consideró: “Las medidas no constituyen un plan. Se trata de un enfoque cortoplacista, una apuesta de comunicación que no va a mover la confianza. El paquete no sorprendió: hay falta de confianza, es muy tibio y no cambia el clima”.

Eduardo Fracchia.

 

Sobre lo índices inflacionarios, el economista aseguró: “Si bien se percibe que la inflación mejora, esto todavía no está muy claro. Se proclama la consistencia macro y atacar más firme el déficit fiscal".

Cuando Fracchia posó su mirada en el campo, dijo: “Es interesante el enfoque de impulsar exportaciones, de activar construcción, minería y gas. Pero con respecto al agro, no parece que, si se bajan tan poco las retenciones, exista un aliciente a liquidar. Sigue teniendo sentido guardar los dólares en las silobolsas. La brecha cambiaria es más importante que las retenciones para incentivar a los productores”.

Cree que “el sistema financiero es percibido robusto por Guzmán y esto es correcto. Hay retiro de dólares, pero hay encajes en el Banco Central. Se reconoce que las medidas cambiarias son transitorias, hay que fortalecer reservas”.

La opinión del economista cierra con una consideración que contiene todo lo que ha rescatado de las opiniones generalizadas del empresariado argentino: “Hace falta un nuevo equipo económico y una orientación política promercado y no populista. La pandemia es el 90% del problema y explica el salto de la pobreza y del déficit fiscal, pero el Gobierno no acompaña con incentivos a recuperarnos con mayor vigor y en estabilidad de precios”.

 

Con estas medidas podría haber crecimiento abrupto de precios

Por su parte, el economista Martín Calveira, considera: “El set de medidas anunciado por el ministro (Martín) Guzmán revela el objetivo particular de recuperar el nivel de reservas internacionales en un contexto de exceso de demanda de dólares, lo cual puede convertirse en una crisis profunda del sector externo y, a su vez, abrir las puertas hacia un crecimiento abrupto del nivel de precios. A diferencia de lo anunciado por el Banco Central durante septiembre con el enfoque sobre las restricciones de la demanda de divisas, ahora se busca incentivar la oferta de dólares de los agentes exportadores”.

Calveira sostiene: “Los derechos de exportación de soja se modifican desde el 33% al 30% en octubre, pero a partir de noviembre aumentan nuevamente. A su vez, los derechos de exportación para los bienes finales del sector industrial disminuyen a 0%, mientras que, en el caso automotriz, la disminución al 0% en bienes finales es solo para las exportaciones extra Mercosur. De esta manera, se intenta generar un esquema de incentivos para una mayor oferta de divisas para dar recursos a la autoridad monetaria en administrar el exceso de demanda”. 

Con respecto a los incentivos que otorgará el Gobierno, adujo: “Desde nuestra perspectiva, esos incentivos se deberían vincular con la disminución, en particular, de la incertidumbre cambiaria y con establecer, en general, un nivel de confianza mayor sobre la coyuntura económica de corto plazo. Si esto no ocurre, todos los instrumentos de gestión no son aptos para el objetivo”, advirtió.

Tras otras importantes consideraciones, expresó finalmente: “En ausencia de estabilización de variables nominales y de la recuperación económica, las dificultades reconocidas por el Poder Ejecutivo se profundizarán. Por lo tanto, es determinante que el camino sea un plan integral y sostenible que sea acompañado por una gestión política menos confrontativa, lo cual también se evidenciaría como un incentivo”.

TAGS