|10/11/21 03:28 PM

Reconocen que Argentina está tocando fondo y que se disparará la inflación

Aunque por el momento nadie arriesga a predecir una temida hiperinflación la palabra comenzó a sonar en algunos análisis que sí reconocen que después del domingo los precios aumentarán.

El gobierno argentino del presidente Alberto Fernández tendrá un duro escenario luego de las elecciones del domingo cuando se deban sincerar los precios congelados de combustibles, tarifas y especialmente del dólar. Por lo que algunos memoriosos comenzaron a recordar la hiperinflación en Argentina en 1989.

Esto lo están observando no solamente los economistas locales sino que el humo llegó a ser visto a lo lejos desde Estados Unidos, EEUU, donde una publicación de The Wall Street Journal advirtió sobre el peligro del avance del estatismo de cualquier gestión nacional.

 

 

Así lo reflejó en su reciente columna la editorialista Mary Anastasia O´Grady, al analizar la reciente derrota en el estado de Virginia del Partido Demócrata y siguiendo de cerca la realidad en Argentina. 

En el artículo, la influyente mujer escribió sobre el país latinoamericano: “El electorado argentino tal vez esté a punto de expulsar a la izquierda dura del peronismo en las elecciones legislativas del 14 de noviembre. Esa es la buena noticia. La mala es que incluso si el peronismo pierde su poder en el Congreso, ya es tarde para evitar otra crisis monetaria y fiscal”. 

De este lado del charco, para el economista mendocino Daniel Garro, “está clarísimo que el Gobierno de Alberto Fernández está tocando fondo producto del estatismo y del populismo aplicado en su gestión”.

 

 

Todas las políticas estatistas y populistas nunca funcionaron en ningún lugar. Mal se podrían haber pensado para la República Argentina. Y encima en el país se vienen aplicando hace muchos y años y cada vez hicieron que estuviera más sumido en la pobreza. Además que la inversión se mantuviera estancada desde hace varios años. Lo niveles de vida han bajado muchísimo. Cada vez hay más gente de los sectores medios que caen en la pobreza”, analizó.

Para el analista esto está produciendo que “la base de la pirámide se está haciendo cada vez más amplia producto justamente de ese tipo de políticas. Y el tema es que Argentina está en un momento de extrema debilidad como para seguir aplicando populismo y esta gente cree que con esa fórmula el país funcione pero no pasa. Al contrario, se hunde más”.

 

 

Todo esto significa que “se está fondo en muchos aspectos y por ello es que se esperan al menos 2 o 3 años muy bravos, muy complejos, porque además el mundo no va a ayudar, debido a que también está entrando en 2 o 3 años muy complicados”.

Azuzando el fuego del temor de una posible hiperinflación reconoció que “siempre está latente. Algunos aún no se están dando cuenta que tenemos un numerito que está por encima del 50 por ciento anual y no hay forma de que eso baje. Peor aún, con más de la mitad de la economía congelada y controlada. Entonces es verdad que la posibilidad de una híper siempre está latente porque la nafta está ahí para que cualquier fosforito la encienda”.

 

 

El atraso cambiario está todavía generando mucho más pólvora para un fogonazo inflacionario. Entonces decir si va a haber hiperinflación después de las elecciones aún sería un poco arriesgado pero sí que será más alta que la actual. De eso no hay ninguna duda, producto del atraso que hay en todos los precios que están siendo controlados por el gobierno”, explicó.

Aconsejando observar los precios que no controla el Gobierno Nacional marcó que “claramente están muy por encima de los otros. Eso indica que es lógico que la posibilidad de un disparo inflacionario exista, claramente. Pero de ahí a una híper estamos cerquita aunque, aclaro, es difícil por el momento predecirla”.

 

 

Sin embargo apuntó que “por las condiciones y los parámetros económicos actuales están todas las condiciones dadas para que se produzca una inflación mucho más alta de cara al futuro. Y evidentemente el Gobierno no podrá sostener a todos los precios en Argentina con lo cual perderá el control”.