|29/11/21 04:17 PM

Ley de Envases: la iniciativa argentina donde se coló EEUU

Empresarios y cartoneros organizados se disputan la administración del nuevo impuesto que deberían enfrentar los productores en Argentina a partir de la nueva norma.

Por Redacción

El resultado adverso para el Gobierno Nacional de las últimas elecciones legislativas dejó a la luz la necesidad de avanzar rápidamente en el Congreso argentino con algunas iniciativas antes de que cambie la conformación representante parlamentarios.

Una de ellas es la ahora polémica Ley de Envases, a la que hasta se sumó la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en Argentina, Amchamdesde donde se oponen a la iniciativa del Ministerio de Medio Ambiente y que cuenta con la firma del presidente Alberto Fernández.

 

 

El modelo argentino plantea una idea revolucionaria para otras similares aplicadas en el resto del mundo: propone incluir a la llamada economía social para que administre los fondos que serían recolectados por un nuevo gravamen, aplicando el concepto de responsabilidad social extendida del productor del bien que a la larga, buena parte de fabricación, pasará a ser basura.

En resumen, amén de que no podrían darse las condiciones para que se trate en la sesión de mañana martes en el Congreso de la Nación, el enfrentamiento está dado entre los que serían beneficiados con la administración de lo recaudado, como la Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores, FACCyR, y las empresas que ven un inminente aumento en los costos productivos.

 

 

Y el argumento desde los sectores de la economía social es que las normas en Chile, en Uruguay o en el Viejo Continente, es que lo logrado mediante las nuevas tasas ambientales son más tarde manejados por los mismos productores que contempla la ley. O sea, las mismas empresas que mediante sus respectivas cámaras adquieren máquinas, planean plantas de reciclado y finalmente acuerdan con los integrantes de las cooperativas de carboneros.

La queja está puesta en el hecho de que ese sistema, distinto al pensado para Argentina, transforma lo reciclado en una fuente más de ganancia para los empresarios, sujeta a un modelo de producción donde siempre el eslabón queda en el estadio más vulnerable. Critican que esos modelos están orientados solamente al cuidado ambiental y no en pos de la organización del trabajo de la economía popular. Sin una visión social de la inclusión y la generación de trabajo genuino.

 

 

Temor empresario

Sin embargo, desde la Cámara Argentina de Comercio y Servicios, CAC, ya reclamaron que la Ley de Envases requiere de un mayor análisis y de la participación de más actores en su armado. Por ello es que la entidad presidida por Natalio Mario Grinman, elevaron una nota a los presidentes de la Cámara de Diputados de la Nación, bloques y comisiones manifestándoles la preocupación. “De no reverse algunos aspectos, la medida perjudicaría a gran parte de las empresas y a los consumidores”, reflexionaron.

Considerando que el texto “parece indicar que las PyMEs podrían ser excluidas de estas obligaciones en función de la factibilidad física y económica”, la CAC solicitó que se asegure a estas empresas “la máxima reducción de costos que les facilite superar los problemas derivados de la pandemia”.

 

 

Desde la entidad calificaron como “excesivamente severas” las sanciones e infracciones para aquellas firmas que no cumplan con la norma. “Ello, en un contexto económico delicado, existente desde hace varios años, y agravado con la pandemia por covid-19, resulta negativo, desalentando la inversión y la generación de puestos de trabajo con el sector privado como principal impulsor. Además, no se definen de forma expresa en qué casos concretos se aplica cada sanción, sino que queda librado a la posterior reglamentación y decisión de la autoridad de aplicación”, agregaron.

 

Resistencia carbonera

"Los cartoneros y cartoneras sabemos luchar, nunca nada fue fácil para nosotros", le dijo a Página12, Natalia Zaracho, la primera cartonera que ocupará una banca desde el 10 de diciembre

"La gente tiene que saber que nuestro trabajo es muy importante para el cuidado del medio ambiente. Cada cartonero y cartonera recicla unos 100 kilos de material por día, evita que esos residuos vayan a basurales a cielo abierto o a entierro. Eso contamina mucho. Y trabajamos trabajamos en las peores condiciones. Sin derechos. Esta ley va a mejorar mucho las condiciones de trabajo de quienes hacemos reciclado y recuperación de material. Queremos dignidad para los nuestros y un ambiente sano", exigió.