|13/11/21 03:04 PM

Jacky acusa al Estado Nacional de ejercer violencia institucional

La abogada aseguró que quienes sienten angustia, desesperanza, depresión o ansiedad por la actual situación económica están siendo víctimas del tipo de violencia que enunció.

El Gobierno encabezado por el presidente Alberto Fernández en la República Argentina fue acusado de ejercer violencia institucional en contra de los habitantes que con preocupación advierten que la inflación se podría disparar a partir del próximo lunes, luego de que se produzcan la elecciones de mañana domingo.

La dura reflexión hecha pública fue realizada por la abogada mendocina Carolina Jacky quien puso la lupa directamente en la conducción de la política económica que actualmente en el país mantiene en vilo a buena parte de los electores que una vez más ejercerán su derecho a voto, esta vez, en un sufragio electoral para elegir autoridades legislativas nacionales y provinciales.

La violencia se enseñorea en esta República Argentina, con inflación, desempleo e inseguridad mientras las víctimas reclaman por sus derechos, que también son humanos. De los tres poderes del Estado debería ser la Justicia donde las víctimas encuentren la protección, la asistencia y la reparación”, introdujo la letrada especialista en asuntos vinculados con violencia de género.

 

 

Haciendo foco en la situación económica que atraviesa Argentina, marcó que “en estos últimos tiempos somos testigos de cómo día a día nos hundimos en más y más inflación, algo que ningún gobierno ha podido hasta hoy resolver. Más allá de la pandemia vemos como se pierden trabajos y vulneran derechos”.

Existen leyes de defensa de la competencia y de defensa del consumidor que permanentemente son vulneradas y nadie hace algo. Nos hablan de monopolios y oligopolios, de concentración del mercado, y la pregunta es: ¿Qué han hecho o hacen para cambiar esto? Ante el descontrol solo se atina a congelar precios y culpar a terceros, a los formadores de precios”, apuntó.

En términos de responsabilidades por la citada situación analizó que “nadie culpa a quienes permiten esa formación de precios sin usar las herramientas legales existentes. Hablan del Estado presente y cada día está más ausente. Nos hablan de la precarización del empleo, pero que se ha hecho para evitar esto. El Estado es el primer responsable de esta violencia que azota a la sociedad”.

 

 

Repasó que Argentina posee “una historia de fracasos en el manejo de la economía que solo achacan a variables macroeconómicas que ningún gobierno supo ordenar u ordenó mal. Estamos en tiempo de que nuestros dirigentes busquen culpables en otros y no en ellos, aunque esto no engaña a nadie. Nuestra dirigencia se parece a aquellas personas que conociendo la historia del Titanic, cuando ven la película esperan que éste no se hunda”.

“¿Cuándo entenderá nuestra dirigencia que siempre se hunde? Siempre terminamos mal en esta Argentina cuando vivimos con esta tasa de inflación. La Justicia es un espectador de todo esto, mientras las víctimas de esta violencia institucional requieren que se los proteja. Parece que los derechos humanos solo valen para unos y no para todos”, reflexionó.

Ante la señalada crisis advirtió que “las primeras en perder el empleo son las mujeres, las primeras en sufrir el alza de precios son las amas de casa. También sufren violencia económica cuando no pueden alimentar a sus hijos, cuando no reciben la cuota alimentaria o cuando también el hombre pierde el trabajo. Cuando los problemas económicos llegan al hogar sirven de fermento para conflictos dentro y fuera de la casa”.

 

 

Claro, como se habla de las mujeres, aparentemente no es importante, parece que sus derechos no son humanos. Aquellas personas que pierden familiares por culpa de la inseguridad, parece que tampoco tienen derechos humanos. Cuando dicen que la sociedad está enferma, tendríamos que preguntarnos si no es que los enfermos no son nuestros dirigentes”, lanzó.

Ya habiendo cerradas las campañas electorales en todo el país, señaló que “mientras los dirigentes políticos y candidatos se pelean como si fueran Los Pimpinela, quienes necesitan Justicia esperan. En esta campaña electoral ninguno habló de este descalabro en uno de los poderes del Estado”.

No solo es una vergüenza, más vergüenza es que nadie de la política se haya ocupado de esto en la campaña electoral. Vivimos en un país donde han aumentado los índices de violencia en sus distintas formas. Angustia, desesperanza, depresión, ansiedad. ¿Sentís alguna de éstas sensaciones? Entonces sos víctima de violencia”, marcó.