|22/11/21 07:25 AM

Empresarios proponen bajar Ingresos Brutos para generar empleo

Ante la escasa creación de puestos de trabajo privado en la provincia –de las más bajas del país– buscan alternativas que faciliten la contratación a través de beneficios tributarios

La creación de empleo privado es uno de los talones de Aquiles de la economía argentina, fruto de la excesiva carga tributaria, regulaciones de empleo arcaicas y el estado general de desconfianza hacia la inversión. A caballo de estas dificultades, el Consejo Empresario Mendocino (CEM) le propuso al Gobierno bajar el impuesto de Ingresos Brutos como mecanismo para de generar nuevos puestos.

Para elaborar la propuesta se basaron en un análisis que se le pidió al Instituto de Estudios de la Realidad de América Latina (IERAL), perteneciente a la Fundación Mediterránea, que estudia en profundidad los indicadores económicos de la provincia. A partir de las conclusiones, el CEM puso énfasis en la pesada carga impositiva que tienen las empresas en Mendoza, y particularmente en la incidencia negativa de ese tributo, especialmente en las pymes.

Federico Pagano, presidente del Consejo Empresario Mendocino, dialogó con la 91.7, de Grupo Cooperativa, para brindar detalles de la propuesta. “Nosotros el año pasado, ya hace más de un año, empezamos con ese trabajo, que justamente es buscar las razones de base que se puedan corregir, o sea que estén en poder del Gobierno provincial, que corrijan las distorsiones que tenemos y las razones por las cuales, en definitiva, no se genere empleo formal, no haya crecimiento y no haya crecimiento de las exportaciones”, detalló. 

El entrevistado enfatizó en que “las razones por las que Mendoza no crece hay que empezar a atacarlas. Entendemos que, por ejemplo, el plan Mendoza Activa es importante, pero de ninguna manera puede corregir los problemas que hay en la base estructural”.

 

El eje de la distorsión

El empresario explicó la evolución del tributo que más critican, afirmando que “Ingresos Brutos es un impuesto tremendamente pernicioso, que existe –si no me equivoco– en dos países en el mundo: uno es Turquía y otro Argentina. Entonces, es algo que el mundo dejó atrás hace mucho tiempo”. 

A partir de ello marcó la contradicción que se vive en nuestro país: “Al contrario de dejarlo atrás, Argentina hizo que en los últimos diez u once años este impuesto tuviera un crecimiento muy significativo. Mendoza tenía Ingresos Brutos de aproximadamente el 3% en el año 2006, llegó a casi el 7% en 2015 y 2016, y después los Gobiernos de Cornejo y Suárez han ido bajándolo de a poquito. Hoy estamos prácticamente en el 5%, con lo cual seguimos muy elevados respecto a lo que tenía la provincia”.

Además agregó que “consecuentemente, cuando creció el impuesto fue cuando creció el tamaño del Estado en la provincia, y también es consecuente con que dejó de crecer la actividad económica”.

 

La propuesta empresaria

Justo en ese punto, entonces, explicó en qué consiste específicamente la propuesta elevada: “Dijimos ‘tenemos que dar una propuesta distinta’, y acá viene lo distinto. Necesitamos bajar Ingresos Brutos, pero solamente si es a cambio de generación de empleo formal, genuino... Entonces de esta manera toda la disminución de impuestos, y por ende los recursos que pierde el Estado, pasa exclusivamente al salario del empleado que se contrató”.

Pagano destacó también: “Nosotros nos hemos tomado mucho tiempo para hacer esta propuestas, en realidad básicamente es un proyecto de ley, donde le proponemos al Estado que a esto lo haga a lo largo de cuatro años”. 

Y destacó otra cosa importante, que es que no proponen en este estadio eliminar Ingresos Brutos, sino que “ese impuesto tiene que ir al nivel de las provincias con las cuales Mendoza compite, porque otro tema destacar es que Mendoza, hoy, está más clara en Ingresos Brutos en prácticamente todas las actividades respecto de las provincias con las que competimos”.

Explican que entre las actividades más penalizadas, el comercio, por ejemplo –que es una de las grandes fuentes de empleo en la provincia– es precisamente el que lidera la magnitud de la imposición a nivel nacional. 

Entonces, el eje del plan es ir, en cuatro años, a la tasa de las provincias con las cuales compite la nuestra, lo que en su opinión “es totalmente alcanzable, con lo cual desde el punto de vista macro no se desfinanciará la provincia desde el punto de vista de la economía. Todo esto solamente va a empleo, nada al bolsillo de la empresa, porque tenemos en vista cumplir con los objetivos tanto provinciales como sociales”.

En el cierre, Pagano se refirió a un tema muy álgido en la discusión económica local: “Si Mendoza, con la matriz productiva que tiene hoy tiene un problema, evidentemente necesitamos atraer otro tipo de industrias. Ahora, si yo soy un empresario que tengo que decidir dónde colocó mi dinero y dónde voy a facturar lo que produzco, obviamente que voy a buscar donde tengo las mejores condiciones de repago y retorno de inversión”, afirmó, destacando que Mendoza tiene algunos tributos entre el 40 o 50% más altos que otras provincias. “Todos los actores de economía nacional están mirando dónde ubicarse, y esto es lo que nosotros estamos tratando de empezar a corregir, estos temas que están desalineados”, concluyó el empresario.