|09/04/21 07:36 AM

Empresarios, en la disyuntiva entre la salud y la economía

Desde la Unión Industrial de Mendoza piden que se aprenda de lo que pasó para que no haya cuarentena que limite y afecte, que perjudicó a la industria y el comercio

Ejecutivos, empresarios, comerciantes, industriales y productores agropecuarios siguen de cerca con atenta preocupación lo que está ocurriendo en torno a la segunda ola de la pandemia del COVID—19. Fundamentalmente, las medidas que tanto la Nación, como la provincia aplican para contrarrestar una nueva embestida de contagios y muertes.

Para quienes integran el sistema económico de la provincia, es importante lo que hace el Gobierno mendocino con respecto a extremar medidas para achatar el crecimiento permanente de porcentajes de contagios y lamentables muertes. Sobre todo, “porque aquí queda claro que hay un sector de la población con responsabilidades directas en la propagación del virus”, aclaran los empresarios. Al mismo tiempo, destacan: “Vimos de buen agrado que el Gobierno provincial expresara con claridad que quiere evitar más perjuicio al sector privado y a las fuentes de trabajo”.

Para ampliar el tema, El Ciudadano entrevistó al presidente del directorio de la Unión Industrial de Mendoza (UIM), Mauricio Badaloni.

El empresario que es cabeza de uno de los importantes nucleamientos industriales y productivos de la provincia explicó en primera instancia sobre la mirada empresarial al respecto de las medidas anunciadas por el Gobierno: “Desde el sector empresario que representamos, entendemos que las medidas que ha tomado la Provincia intentan que no colisione una cosa con la otra, llámese economía con la salud. Y, este es un hecho práctico que, lamentablemente, aumentan día a día, por lo que nos parece que hay que disminuirlo, eliminando la circulación nocturna”.

 

—¿Nota mucha gente sin los recaudos sanitarios?

—Sí, vemos que la gente muestra conductas que no son las correctas en la denominada vida nocturna y en cuanto a los fines de semana. La Organización Mundial de la Salud, lo está advirtiendo en forma permanente, disminuir al máximo la circulación comunitaria, sobre todo, la nocturna y en todo aquel evento con mucha gente, sin cuidados sanitarios. Eso me parece que sería un riesgo no atenderlo y, por eso, es importante haber aprendido en todo lo vivido el año pasado, para que no haya cuarentena que limite y afecte, como afectó a la industria, comercio y toda la vida económica de Mendoza.

 

—¿Es clara la inconsciencia de muchos sectores?

—Creo que sí, sobre todo cuando hay un organismo como la Organización Mundial de la Salud (OMS) que señala a la circulación comunitaria nocturna, relaciones informales de fiestas y esa falta de cuidados, sobre todo en jóvenes, que creen que esto es una enfermedad, por lo que me parece que debemos tener un poco más de conciencia, ser responsables, respetuosos y solidarios.

 

—Es decir, que estarían de acuerdo con las medidas que tomó el Gobierno.

—Sí, vemos como medidas acertadas las asumidas por el Gobierno provincial a principios de la semana, como adelantándose instalar con fuerzas al Estado frente a la segunda ola de la pandemia. Solo, esperamos que siempre estemos en permanente consulta con el Gobierno y tomando medidas en forma conjunta salud y economía. 

 

El Estado debe tener en claro las responsabilidades de por qué el porcentaje de contagios aumenta

—¿Hay mucha preocupación en el sector empresario?

—Por supuesto, nuestra preocupación es muy grande con esta segunda ola y las cepas nuevas del virus que vienen con ella. Estamos en permanentes comunicaciones oficiales de la provincia y la Nación, para no tener sorpresas, fundamentalmente en las industrias.

 

—¿Por qué?

—Por esto que le decía hace instantes, ser responsables ante la pandemia con los estrictos cuidados sanitarios. Además, que el Estado tenga precisiones que el virus se propala por la actividad nocturna, fiestas clandestinas y la irresponsable cercanía de personas en eventos masivos, que por toda la actividad económica en la región y en la provincia.

 

—¿Creen ustedes que en algún momento se verá resentida la economía?

—Mire, nos preocupa mucho lo que está pasando con las medidas que está tomando Chile con los PCR y los intercambios de nuestros camiones. Además de los fletes que se hacen en las importaciones y exportaciones por el Pacífico. Todo un tema que nos preocupa mucho, lo consideramos un error teniendo el comité de frontera, las cancillerías y las embajadas no tomaran los recaudos necesarios para que más del 75% de los bienes transables entre la Argentina y Chile, que pasan por nuestro corredor, no fueron tomados en cuenta. Esto provocó que el vecino país tome una medida arbitraria solicitando PCR, que todos sabemos, requiere mucho tiempo.

 

—¿Cuántas unidades transitan hoy por hoy por el corredor bioceánico?

—Entre 500 a 700 camiones por día y por lado, notará entonces que eso puede traer grandes dificultades en las provisiones de insumos para el sector industrial, como las compañías que llevan adelante la logística”.

 

—Todo un tema.

—Por supuesto, porque es un problema muy grave de gente que va a estar en frontera, parada durante muchos días tratando de esperar un PCR. Cuando podemos contar con métodos como los testeos rápidos. Pero bueno, el problema está y merece respuestas. Así como hay que atender a la salud, también las actividades económicas para no tener problemas tan graves que después nos cuenten tanto recuperarlas”.