|25/11/20 06:16 PM

El Vino, Bebida Nacional, festeja en la Tierra Bonarda

Para coronar los 10 años del Vino Argentino, Bebida Nacional, brindarán en Ciudad de Mendoza y en San Martín. 

Por Redacción

El 24 de noviembre el “Vino Argentino, Bebida Nacional” cumplió 10 años de su histórico reconocimiento. 

Fue luego de su declaración en tiempos del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, quien en 2010 firmó el decreto que así lo ordenaba.

En 2013, la iniciativa fue aprobada como ley en el Congreso de la Nación por unanimidad. La declaración reconoció además al vino como un alimento que forma parte de nuestra dieta albiceleste.

Por ello, es que Argentina vitivinícola logró tomar una importante posición en la mente de los consumidores nacionales con un sentido de pertenencia que rápidamente se trasladó al resto del mundo. Y generando un imborrable sello de marca que esta semana es motivo de dos importantes celebraciones: en la Ciudad de Mendoza y otra en el Templo del Vino Bonarda en el Parque Agnesi, de San Martín.

“En principio habíamos pensado realizar actividades en puntos clave del mercado consumidor como Buenos Aires, pero debido a la pandemia debimos ajustarnos a celebrar solamente en Mendoza”, informó Sebastián Juliá, coordinador de La Enoteca, Centro Temático del Vino y parte del Fondo Vitivinícola Mendoza, organismo responsable de la promoción del vino argentino en términos genéricos.

La tarea promocional del vino nacional, además está integrada con la labor de la Corporación Vitivinícola Argentina, COVIAR, responsable de la ejecución del Plan Estratégico Vitivinícola, PEVI.

 

Un picnic en la “Tierra que Enamora”

David Palma, enólogo del Plan Bonarda gestado en San Martín desde 2012, confirmó: “Con mucho agradecimiento recibimos la invitación del Fondo Vitivinícola para participar de la semana de festejos que inició el martes -24 de noviembre-. Por eso, ya estamos trabajando para recibir a los visitantes con una degustación de vinos bonarda y que representan a la nueva variedad emblemática argentina”, dijo. Hoy la variedad bonarda es reconocida como “la dama del vino argentino” y forma parte de la política de Estado que continúa en su gestión el intendente Raúl Rufeil. 

El jefe de la comuna de San Martín pretende darle una oportunidad sólida a la vitivinicultura de su región productiva debido a que en ese departamento se encuentra concentrada la mayor cantidad de hectáreas de bonarda en el Planeta.

“Para nosotros es un honor ser anfitriones de lo que han gestado a favor de la promoción del vino argentino con algo tan notable como la celebración del Día del Vino Argentino, Bebida Nacional”, valoró Palma.

Además de lo que ofrecerá el Fondo Vitivinícola de Mendoza -un kit para el picnic de quienes asistan al suceso- “ofreceremos información del Plan Bonarda y les haremos conocer distintos vinos de la variedad elaborados con mucha pasión por distintos hacedores mendocinos”.

Hoy el Plan Bonarda busca salir de Mendoza para lograr una postura nacional con el fin de que, detrás del malbec y el torrontés, sea la tercera variedad de vinos argentinos que brillen en mercados como Inglaterra, Estados Unidos o en algún gigante asiático como China.

Según el “wine maker” chacarero, “Argentina actualmente es considerado como el país vitivinícola más importante de América del Sur. También como uno de las 10 más importantes en el negocio vinario mundial. Fue el primer país del mundo que declaró al vino como su Bebida Nacional”, destacó. Y añadió: “Que ahora la variedad bonarda sea integrada a esta gesta que representa a la cultura mas vieja del mundo, el vino, desde Mendoza y, en consecuencia, desde Argentina es una oportunidad que no debemos dejar pasar para la industria vitivinícola”.

 

La Bonarda contra el grietismo y a favor de la paz

Y la semblanza del brindis que en este caso se propone con vinos bonarda para el fin de semana tiene su fundamento. El primero de noviembre al mediodía los concejales del oficialista Frente Cambiemos y los opositores del Frente de Todos estuvieron de acuerdo al unísono y nadie se puso del otro lado del charco. 

Aprobaron por unanimidad una ordenanza que les otorga rebajas de tasas municipales a los comerciantes que decidan incorporar al bonarda -y por defecto a otros vinos- para ofrecerles a sus clientes. 

Hugo Zamora, reconocido enólogo mendocino, ese día apuntó sus palabras tras lo que acababa de observar: una completa y perfecta comunión en la que el oficialismo elogió lo que había logrado la gestión anterior -la del exintendente Jorge Omar Giménez (PJ)- y lo que valoró sin titubeos la vigente oposición de la actual gestión, la del intendente Raúl Rufeil (UCR).

 

Tras los pasos del Malbec

«Hace unos años iniciamos el Plan Bonarda, sencillamente porque bonardeábamos a nuestro malbec», señaló Zamora. Y apuntó más alto: «Por eso empezamos en ese momento distintos enólogos a darle atención a este varietal que es el bonarda. Por supuesto que hay mucho trabajo por hacer, sobre todo lo bueno que ya se ha realizado. Sin embargo es una variedad que cuesta trabajar en los viñedos y posee la oportunidad de tener otros productos como lo es el jugo de bonarda. Es cierto que en el mercado internacional están diciendo que quieren otros vinos que no sean malbec. Están pidiendo bonarda, varietal, que tiene un camino muy limpio para crecer en mercados como en Estados Unidos o el Reino Unido. Sería un camino viable explotar también la venta de los graneles de bonarda porque es ahí donde se defiende el precio», ilustró el notable enólogo. 

 

La joven del vino argentino

La bonarda argentina es la nueva variedad de vinos de bandera celeste y blanca y redescubierta hace varios años por la misma industria vitivinícola. Pero hace apenas una década viene sorprendiendo a los consumidores en el mercado interno. 

Según los datos estadísticos del Instituto Nacional de Vitivinicultura, INV, los vinos bonarda tienen como principal destino los paladares de los consumidores de la noble bebida que viven dentro del territorio argentino.

En los últimos 10 años el volumen comercializado en el mercado local creció un 145%, mientras que en el externo, en el mismo lapso, disminuyó un 30%. 

Datos que marcan la gran esperanza que guardan en sus sueños departamentos como el de General San Martín, donde se cosechan más quintales -un quintal es igual a 100 kilos de uva- de bonarda. 

A San Martín, le siguen en importancia los departamentos de Lavalle y Rivadavia. Todos en el Gran Este de Mendoza: considerando esa región como a la Zona Este -San Martín, Junín, Rivadavia, Santa Rosa y La Paz- más el departamento de Lavalle en el Noreste de Mendoza.

 

La segunda variedad tinta más plantada en Argentina

Bonarda es, en superficie, la segunda variedad tinta más plantada en Argentina después del malbec. Se considera que llega a nuestro país a través de las corrientes inmigratorias de fines del siglo XIX, iniciándose su cultivo en la región de Cuyo. 

Produce vinos de colores intensos: marcados violetas o púrpuras que evolucionan al rojo rubí. Su aroma es intenso y suelen aparecer atractivas notas frutales de frutas rojas: frambuesa, frutillas, cassis o cerezas. Y frutas negras: moras, ciruelas o arándanos. En boca es agradable y dulce, de buena intensidad. Sus taninos son suaves y hacen aterciopelado y elegante al vino. 

Presente en la mayoría de las provincias vitivinícolas de Argentina, bonarda registró en el año 2019, un total de 18.305 hectáreas. Lo cual representa el 8,5% del total de vides del país. 

La provincia de Mendoza tiene la mayor cantidad de bonarda en Argentina. Alcanzando en 2019 las 15.250 ha (83,3%), seguida por San Juan con 2.267 ha (12,4%). El resto de las provincias solo cuentan con 788 ha (4,3%). 

En Mendoza, la mayor superficie de bonarda se encuentra en San Martín (24%), Lavalle (14%), seguido por Rivadavia, San Rafael y Santa Rosa. 

 

Bienvenidos a la fiesta, bienvenidos al picnic

El sábado 28 de noviembre, desde las 20, multiplicarán los brindis en un gran picnic simultáneo que unirá varios puntos de la provincia para celebrar el Día de la Bebida Nacional. A saber:

• Jardines de la Nave Cultural, en la Ciudad de Mendoza.

• Parque del Templo del Vino Bonarda, en San Martín.

El valor del ticket para dos personas es de $800 e incluye:

• 1 Bolsa reutilizable con 1 lona de picnic.

• 1 Botella de vino. Se pueden seleccionar vinos tintos o vinos blancos.

• 1 Alcohol en gel.

• 2 Sánguches, con opción de carne o vegetariano.

• 2 Vasos

• 2 Botellitas de agua.

Todos los picnics cumplirán los protocolos sanitarios: distanciamiento social y grupo de hasta 4 personas. E incluirán proyecciones audiovisuales y espectáculos artísticos.

 

Tierra Bonarda, tierra que enamora

El Plan Bonarda, también mencionado como Acción Bonarda, es una estrategia de promoción cultural, turística y económica del departamento de General San Martín, Mendoza. 

Fue iniciado en 2012 como una política de Estado en esa localidad argentina situada entre los 600 y los 700 metros sobre el nivel del mar. Condición singular que la hace parte de la única vitivinicultura de altura del mundo radicada en Argentina.

A fines de 2019, el Plan Bonarda fue ratificado por el intendente Raúl Rufeil. El actual jefe comunal, junto al presidente del Concejo Deliberante de San Martín, Daniel Llaver, puso en valor y planificó la continuidad y mejora de la iniciativa promocional. Tanto para el mercado interno como externo. 

El Plan fue relanzado oficialmente por Rufeil y Llaver en enero de 2020.