|28/10/21 02:36 PM

El vino argentino vuelve a escena con nueva energía comercial

Los especialistas apostaron a la evolución de la promoción y comercialización de vinos argentinos de manera digital. Admitieron que falta trabajar en la revalorización de las distintas regiones vitivinícolas.

El miércoles tanto el sector público como el privado se mostraron alineados bajo una consigna común que lo tiene al vino argentino en el centro de la escena. Y en su nuevo primer escenario presencial, en tiempo de pandemia, mostró su nueva pose que aún sigue madurando para adaptarse a la modernidad que tiene enfrente

Vinos & Negocios fue una jornada colmada de relaciones públicas, entre bodegueros y comerciales de vinotecas y otros puntos de venta en Argentina, pero también de nuevas estrategias que ya están desarrollando en forma particular muchos productores vitivinícolas. Todo esto, bajo una idea grupal que apuesta a la comunicación y la promoción digital y a la visibilización de las distintas regiones. Con la fortaleza de que el vino es un gran atractivo para los consumidores, no solo nacionales, sino también del resto del mundo.

 

 

Gabriela Millán, directora de exportaciones de Bodega Antigal, celebró con una copa de Bonarda en la mano: “Me parece espectacular poder volver, que se haya recuperado el contacto entre el público y las bodegas que nos invitan a disfrutar con sus productos nacidos del arduo trabajo que realiza la vitivinicultura argentina y que, como vemos, todos los años se supera en cuanto a calidad de sus vinos”.

 

 

Florencia Millán, consultora de exportaciones del Banco Mundial, manifestó: “Creo que la pandemia aceleró lo que observamos como el marketing y la comunicación digital. Lo que ha hecho evolucionar de otra manera también a los trabajos de comercialización y de enoturismo que han incursionado y evolucionado con distintas herramientas digitales que han mejorado estos procesos. Eso se lo debemos a la pandemia bajo una mirada de un efecto positivo”.

Majo Peroni, consultora de marketing y exportaciones independiente reflexionó: “La evolución que hemos notado en los avances digitales le han venido muy bien a la vitivinicultura argentina que de algún modo venía un poquito atrasada respecto a otros países productores. Sobre todo en lo referido a la digitalización de sus procesos comerciales lo que lleva a que no solo los grandes emprendimientos sino que los pequeños y medianos puedan armar sus proyectos con este tipo de tecnología”.

 

 

Peroni aseguró que “esto los favorecerá para llegar a un mercado mucho más amplio que antes por los canales tradicionales se les hacía más difícil el trabajo tanto de la promoción como de la venta de sus vinos al exterior. Así ya se está observando el interés que están demostrando las bodegas para realizar, por ejemplo, proyectos de ecommerce. Con el fin de llegar a ciertos sectores de consumidores según los perfiles analizados. A ese tipo de audiencia a los que antes no podían llegar con pequeños presupuestos, lo que ha venido a facilitar y mejorar la comunicación del vino argentino en nuestro caso”.

 

 

Leonardo Sadux, gerente comercial de Scrugli Wines, valoró que “a pesar de que hemos estado prácticamente aislados producto de la pandemia el espíritu no decae. Justamente porque la familia del vino es una de las que ofrece alegría y fiesta y que ahora tiene la oportunidad de tener un espacio físico en un momento favorable dentro de lo que ha sido la pandemia”. 

Ese acercamiento a los compradores y, por ende, a los consumidores, nos da energía independientemente del problema que estamos teniendo para conseguir botellas, porque lo importante es mantener el espíritu para seguir creando y que el mundo del vino argentino siga creciendo. En nuestro caso para que en esta etapa nuestros vinos sean conocidos en el mercado nacional sin dejar de seguir teniendo intenciones de participar del mercado de exportación”, dijo en representación del establecimiento vitivinícola localizado en San Rafael.

 

 

Sadux admitió: “Estoy feliz del reencuentro que se ha producido aquí en Guaymallén con la familia del vino que apuesta fuertemente a las relaciones sociales que es lo más lindo que tenemos en esta vida”.

Andrés Albarracin, de Bodega Vizcachera, contó que “junto a un pequeño grupo de bodegueros jóvenes queremos aprovechar este momento para comenzar a trabajar en la visualización que se merece la Zona Este de Mendoza que en algún momento tuvo un gran prestigio con sus vinos y sigue conservando a las bodegas más destacadas a nivel mundial”.

El bodeguero que forma parte de los primeros considerados como los rebeldes del vino compartió que “esta es la iniciativa que recientemente hemos tomado como una gesta con estos enólogos que por el momento somos todos jóvenes pero donde estamos abiertos a sumar gente más grande que tenga las intenciones de cambiar la realidad de la vitivinicultura del Este bajo una mirada de promoción y revalorización de la región”.

 

 

Con la experiencia que tienen los que hace más años están en al industria junto al empuje de los jóvenes es que estamos planeando actividades para poner en valor a esta zona que tiene un potencial muy importante con el fin de brindarle un valor agregado al producto vino para organizar sucesos como el de Vinos & Negocios. Es muy lindo que se haya podido lograr esta feria en Mendoza, en la cual yo ya había participado pero en Buenos Aires. Es importante que la hayan traído al lugar donde nacen los vinos que es donde tienen que venir a conocer los compradores del país a los orígenes del vino argentino”, dijo.

Horacio Grafigna, de Bodega El Sueño, también un hombre del Este mendocino, confirmó que “justamente lo que veníamos a buscar a esta feria eran clientes. Por eso es que hemos aprovechado el contacto que hemos hecho con unos posibles clientes de China, que me contaban que querían algo más que Malbec y pudieron aquí conocer al Bonarda. Les interesó mucho además del Cabernet Sauvignon, el Malbec y se mostraron sorprendidos con el Bonarda de la Zona Este”.

 

 

David Palma, enólogo del Plan Bonarda de la Municipalidad de General San Martín, aportó: “Creo que hay que trabajar en la caracterización de los distintos productos según la región vitivinícola de la que provengan. Cada una de ellas tienen muchas cosas para mostrar. Estoy seguro que bajo ese análisis veremos que existen distintos perfiles de estilos de vinos distintos que nos van a facilitar tanto el reconocimiento como la promoción las regiones”.

“De esa manera es que lograremos diferenciarnos de otros tipos de actividades que también producen. Pero nosotros gracias al vino podemos mostrar lugares, sus culturas y un gran número de otras situaciones que suceden en torno al vino. El ADN de cada región vitivinícola aún hay que trabajarlo, hay muchos estudios por seguir”, agregó. 

 

 

Y cerró: “Estoy seguro que el desafío está en ser diversos, trabajar con cada uno de los productos que son característicos de nosotros pero sin intentar parecernos sino que marcando diferencias con el fin de ser representantes de cada región. En nuestro caso el Bonarda nos está dando muchas satisfacciones a medida que los vamos conociendo y probando como a otros productos que les estaba faltando esto de saltar a la fama por medio de sucesos presenciales como el que se viene el 5 y el 6 de noviembre con la primera Mega Degustación en el Paseo de la Patria en San Martín”.