|03/09/21 10:22 AM

Egg Educación, la startup mendocina con un brillo histórico

En pandemia la empresa emergente de Mendoza ya recaudó unos U$S 2 millones, colocándola a la cabeza de los desarrollos de las compañías del sector.

La empresa emergente de Mendoza, Egg Educación, acaba de romper un récord histórico para la provincia de Argentina con su última ronda de inversión en el que reunió a un U$S 1 millón, gracias a la gestión líder del fondo DraperCygnus.

Esta es la tercera vez que la local Egg se muestra ante el mundo en tiempo de pandemia con su método educativo de colaboración por lo que ya lleva recaudados casi U$S 2 millones, con su método que tiene como objetivo  cambiar el mundo de la enseñanza.

 

 

De esta manera es que la la startup mendocina se transformó en la que más fondos ha recaudado en la historia, después de que en 2013 la compañía liderada por Pablo Aquistabpache, de Eventioz, recibiera U$S 1,5 millones del fondo Kaszek Ventures y luego fuera vendida a la internacional de eventos en línea Eventbrite.

Ese año Eventioz había sido protagonista de dos de las noticias más importantes de la industria. Por un lado, en junio había aterrizado en Brasil gracias al apoyo de Kaszek Ventures. Y por el otro, en septiembre de 2013 la compañía anunciaba que había sido adquirida por Eventbrite. Con lo que la startup pasaba formalmente a jugar en las grandes ligas.

 

 

Actualmente más de 3 mil mendocinos realizan las capacitaciones gratuitas en programación Full Stack, organizadas por la Dirección Territorial de Empleo y Capacitación del Ministerio de Economía y Energía, del Gobierno de Mendoza y en setiembre ya comenzaron con el último tramo del cursado que finaliza en noviembre.

 

Principales inversores

En resumen, la mendocina Egg plantea una educación en equipo, rompiendo reglas y paradigmas, donde la relación con el docente deja de ser vertical y el alumno pasa a ser protagonista, en medio de aulas superpobladas, con mesas-pizarrón, de la mano de la tecnología. 

Así es que funciona el método de enseñanza "cooperativa" que está reportando resultados alentadores en la comunidad educativa mendocina y que tiene filas de interesados en el sector público y privado. Por estos motivos es que Egg ya alcanzó a más de 10.000 estudiantes, incluidos los casi 3 mil que se están capacitando gracias a la iniciativa liderada por el ministro mendocino Enrique Vaquié.

 

 

En promedio, estas especializaciones cuestan más de U$S 200, lo que impide el acceso a muchas personas. Y uno de los objetivos centrales del Gobierno de Mendoza fue el de implementar acciones para convertirse en un polo de economía del conocimiento dando herramientas a sus ciudadanos.


Según Egg, su misión es la potenciar la cooperación humana. Esto es, construyendo una plataforma social que permite a personas y organizaciones de todo el mundo desarrollar cualquier tipo de actividad con la ayuda del Algoritmo de Cooperación Humana.

Este sistema de aprendizaje fue creado, y continuamente sigue siendo mejorado, por el doctor en física Ignacio Gómez Portillo, ex científico del CONICET y cuya tesis doctoral realizada en Barcelona, España, aportó a la ciencia la respuesta matemática al crecimiento de las organizaciones colaborativas.


En 2015, “Nacho” (foto) -como se lo conoce en el sector- junto a su esposa Carolina Pérez Mora, iniciaban el centro de innovación educativa donde aplicaron sucesivamente el método al preuniversitario de medicina, obteniendo resultados extraordinarios: hasta 4 veces mejor rendimiento de sus alumnos al examen que otros centros educativos. Luego incorporaron al pre de ingeniería y otras carreras, volviéndose el más popular en la ciudad.

 

 

En 2018, Egg se convirtió en la primera startup invertida por la recién fundada aceleradora de emergentes mendocina Embarca, con U$S 50 mil y el propósito de aplicar la metodología a cursos de programación y marketing digital. Con éxito, esta organización hoy está capacitando a más a 3 mil alumnos de programación en simultáneo y a más de 10 mil usuarios si sumamos escuelas secundarias, universidades y otros centros educativos que están utilizando Egg como método de aprendizaje.

Egg se ha convertido en una compañía internacional que ha incorporado el método de aulas físico a aulas virtuales con el mismo rendimiento y está siendo utilizada por reconocidas plataformas en Argentina, Chile, Colombia, Brasil, Estados Unidos, México, España, Venezuela, Italia y Perú..