|09/06/21 10:43 PM

El Bitcoin como nuevo paradigma legal en Latinoamérica

Varios políticos en la región ya están planteando seguir los pasos tomados en El Salvador respecto al BTC.

Sin duda alguna las criptomonedas representan uno de los tópicos de novedades mediáticas más elocuentes a pesar de que casi todo sigue girando en torno a la pandemia por el coronavirus. Pero ahora, gracias a la norma legal de El Salvador para aceptar al Bitcoin, BTC, como moneda de curso legal ha desnudado la necesidad de plantear nuevos paradigmas respecto a las economías de latinoamericanas.

El trámite a favor que tuvo, el miércoles 9 de junio de 2020, el proyecto del presidente de ese país, Nayib Bukele (foto), en el ámbito parlamentario de la nación de América Central, calificado como un hecho histórico, dio luz verde para que varios políticos de la región comenzaran a opinar a favor de la iniciativa.

 

 

La acción a favor del BTC, que hace días viene soportando un desequilibrio respecto a su cotización, luego de duras críticas tanto de Donald Trump, Elon Musk, CEO de Tesla y de países como el mismo Estados Unidos y China, hizo que el activo volviera a recuperar terreno tras haber cruzado, a la baja, la línea de los U$S33.000. A las 14.58 de ayer, trepó a los U$S36.576,48, lo cual si bien fue bien visto por los especialistas no fue tomado como una señal de apreciación sostenida para las próximas jornadas por lo que pidieron cautela a los inversores que podrían aprovechar el momento para apostar de lleno al BTC.

 

 

El equipo de especialistas de BeInCrypto rápidamente salió al terreno para sondear sobre las repercusiones que tuvo la movida en El Salvador y lograron detectar que políticos de varios países latinoamericanos tiene una visión similar. Básicamente en la búsqueda de guarecerse bajo el paraguas del BTC con el objetivo de mejorar la situación económica de sus respectivos países que durante años acusan una marcada crisis.

Dicha investigación fue además tomada por Investing desde donde admitieron que tanto el BTC como otras criptomonedas “están teniendo cierta relevancia y protagonismo en el mapa económico latinoamericano”. Y que, “esta fiebre descentralizada puede tener ciertas implicancias sociales y culturales”. Por lo que plantearon la siguiente pregunta: “¿Estaremos frente a un cambio de paradigma frente a la descentralización?”.

América Latina sufrió en 2020 su peor caída en términos de PIB en más de un siglo, de un -7,7%, debido a la pandemia. Aunque la reapertura de comercios y las ayudas oficiales moderaron una contracción que se esperaba más profunda.

 

 

 

Precisamente ese es uno de los puntos sobre el que se basa el nuevo escenario, el de la descentralización de las finanzas y de la no dependencia de la moneda globalmente mas aceptada en el mundo como es el dólar. También otro asunto a tener en cuenta es el modelo de protección de la información en la web a través del sistema de las blockchain que si bien son prácticamente inviolables sería una buena opción para combatir la corrupción. Otra pandemia que hace mucho tiempo afecta a todos los países latinoamericanos.

Un claro ejemplo de esta buscada seguridad ya lo ofreció Cardano, la quinta criptomoneda en la pirámide liderada por el BTC, que en el proyecto que evalúa junto la Unión Europea está planteando replicar la experiencia que ya ha brindado buenos resultados en algunos países de África.

Una de las grandes preguntas que inquieta a parte del poder económico mundial es lo que ya está ocurriendo en El Salvador debido a que incorporará al BTC dentro de sus reservas del Banco Central (foto) y que por su naturaleza, de inversiones descentralizadas, podría dejar muy mal parados a los bancos que dejarían de ser intermediarios en diversas operaciones multimillonarias.

 

 

De todos modos el efecto contagio ya comenzó y en este punto se debe recordar que la movida practicada en El Salvador ya había sido propuesta hace unos 5 años por Japón aunque nunca definió la manera de adentrarse oficialmente en el cripto mundo que representa su nave insignia, el BTC.

Los especialistas de BeInCrypto detectaron a los siguientes políticos a favor del BTC:

 

  • México: Eduardo Murat Hinojosa – Diputado Nacional de México e Indira Kempis de I. – Senadora Nacional de México

 

  • Panamá: Gabriel Silva – Diputado Nacional de Panamá

 

 

 

  • Brasil: Gilson Marques – Diputado Nacional de Brasil y Fábio Ostermann – Activista político de una organización brasileña

 

  • Colombia: Jehudi Castro – Asesor de la Presidencia de Colombia.

Estos representantes ungidos por el voto popular en sus respectivos países ya se manifestaron en sus redes sociales con diferentes ideas para la adopción de blockchain.

Ellos, según BeInCrypto, han supuesto que “la monetización de BTC como moneda de curso legal mejoraría la competencia económica a nivel internacional y brindaría un respaldo financiero notable”, como sentenció Bukele. 

Por otro lado que, “se encuentran iniciativas de carácter político, como es el caso de incluir la tecnología blockchain en licitaciones públicas favoreciendo la transparencia y lucha contra la corrupción”, según declaraciones de Rejala (foto).

 

 

En su análisis, BeInCrypto destacó que “si bien la realidad latinoamericana es compleja debido a las latentes crisis sociales, alta inflación y bajo grado de inclusión financiera, el ecosistema blockchain ha crecido a niveles inimaginables años atrás prestando una verdadera salida a la situación local”.

También explicó que ante “la posibilidad de escapar de las monedas fiduciarias altamente inflacionarias y la necesidad de acceder a un mercado alternativo ha atraído la atención de numerosos grupos económicos relacionados a las criptomonedas.

El equipo de BeInCrypto también habló con Eloísa Cadenas (foto), Doctora en Ingeniería Financiera de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

 

 

En la entrevista Cadenas aseveró que, “históricamente es la primera vez que un jefe de estado se toma Bitcoin en serio como para convertirlo en una moneda oficial. Aunque la consideración de bitcoin como forma de pago ya la había planteado Japón hace aproximadamente 5 años”.

Y añadió: “Esta decisión puede ser que no termine del todo bien porque, en realidad el problema no es la aceptación o no de bitcoin, sino que el dólar ya es la moneda de curso legal y pienso que Joe Biden no esté muy de acuerdo con el hecho de que se use mucho menos el dólar, sobre todo ante la deuda externa que tiene El Salvador que está casi al 100% de su PIB”.