|16/06/21 10:59 PM

Como El Salvador, Nigeria también le da luz verde al Bitcoin

El país africano pasó de odiar el BTC a abrazarlo dada la tendencia de sus habitantes de operar con la criptomoneda.

El permanente cambio parece ser la única constante predecible en torno al vertiginoso mundo de las criptomonedas en un momento en el que las variables están abiertas al punto de que países como la República Federal de Nigeria dejó de odiar al Bitcoin, BTC, para abrazarlo, según noticias recientes.

Sin embargo, a pesar del golpe que recibieron los detractores con el efecto que dejó la determinación de El Salvador, de adoptar al BTC como moneda de curso legal, algunos de los análisis negativos siguen en pie, como el de Steve Hanke (foto), un economista que tuvo su momento, entre 1981 y 1982, durante el gobierno de Ronald Reagan como presidente de los Estados Unidos. Esta último gobernó al país del Norte desde 1981 a 1989 y fue el gobernador número 33 de California, desde 1967 a 1975.

 

 

Y el análisis de Hanke ha sido tan directo en su ataque que llamó la atención en su reciente declaración respecto al BTC cuando aseguró que si bien “las criptomonedas son el futuro del dinero. El Bitcoin no lo es…”. Algo que llamó la atención entre los criptoinversores por la discrecionalidad de sus dichos.

Sin embargo, una de sus reflexiones estuvo muy tenida en cuenta por los analistas de los activos digitales. Fue cuando al ser consultado por la agencia de noticias financieras Kitco News, el martes 15 de junio, adelantó que los holders (titulares) de BTC de regiones como de Rusia o de China podrían ahora dirigirse a El Salvador con el fin de cambiar sus tenencias. Especialmente tratando de drenar los dólares que allí se manejan a cambio de BTC.

 

 

Del lado del arrepentimiento, unos 4 meses después de que el Banco Central de Nigeria, CBN en inglés, prohibiera taxativamente todas las operaciones con BTC y con el resto de las criptomonedas existentes el ente oficial de ese país dio una llamativa vuelta en U.

Godwin Emefiele (foto), titular del CBN, en las últimas horas informó oficialmente que darán vuelta atrás a esa restricción en vistas de haber confirmado de que un alto porcentaje de nigerianos ya están utilizando activos digitales. Una realidad que admitió públicamente aunque sin demasiado agrado.

 

 

Según CriptoNoticias, el funcionario del Gobierno de Nigeria admitió que el banco central que representa estaba desarrollando una investigación específica sobre el uso de las criptomonedas en su país. 

En relación con los resultados contrastados hasta ahora, Emefiele dijo que ya existe un grado de adopción entre los habitantes nigerianos, un hecho que habría incidido en el levantamiento del veto impuesto recientemente.

“Hemos llevado a cabo nuestra investigación y hemos descubierto que un porcentaje sustancial de nuestra gente se está involucrado con las criptomonedas, lo cual no es mejor. No me malinterpreten, algunos pueden ser legítimos. Pero la mayoría son ilegítimos”, apuntó Emefiele.

 

 

La nueva postura manifestada por el funcionario nigeriano que pasó de atacar al BTC a levantar las amenazas a los bancos que ahora sí podrán aceptar transacciones relacionadas con las criptomonedas, el titular del CBN agregó que los criptoactivos ahora “cobrarán vida en Nigeria”.

Mientras tanto, el Bank of America, realizó una encuesta entre 224 administradores de los fondos de inversión más grandes del planeta, en el cual el resultado fue que 8 de 10 inversores relacionados con ellos opinan que el BTC es una burbuja, lo que en términos de analistas de mercados no es una buena noticias.

 

 

Lejos de las posiciones de El Salvador, que en las últimas horas solicitó el asesoramiento del Banco Mundial para implementar el BTC, y de la reciente postura de Nigeria está la encuesta que representó a unos U$D 667.000 millones bajo gestión, que son los que conducen los principales fondos de inversión del mundo, y se realizó del 4 al 10 de junio. 

El relevamiento cubrió una gama de cuestiones de los inversores, desde la dirección de la economía y los mercados hasta la cantidad de efectivo que mantienen los gestores de carteras y las operaciones que consideran más exageradas.