|19/07/21 07:46 AM

Aseguran que se profundizan los problemas económicos en la Argentina

Un trabajo del Área Económica del IAE Business School de la Universidad Austral, con la participación de destacados profesionales, muestra la incertidumbre de los empresarios causada por la inflación y la falta de un rumbo claro

Una nueva consulta en el terreno empresario y ejecutivo de todo el país, entre los que figuran muchos mendocinos, desembocó en un profundo análisis que realizaron prestigiosos economistas de la Argentina.

El trabajo, canalizado por el Área Económica del IAE Business School de la Universidad Austral, muestra un sombrío panorama que carga la desesperanza en toda la nación, con una turbulencia económica de arrastre que no se tranquiliza y que se profundiza con la falta de un programa económico y la fuerte presencia, todavía, del COVID-19.

El material, al que tuvo acceso El Ciudadano, corresponde al análisis de julio y se preparó bajo el título ‘Una Argentina de rumbo oscilante en medio de escenarios regionales y globales complejos’.

En el mismo se refleja de entrada, que podrían existir efectos de arrastre con la situación que hoy vive Estados Unidos, como señala el profesor emérito del IAE Business School Juan José Llach, cuando dijo que “hay una riesgosa aceleración inflacionaria en Estados Unidos. Es la mayor inflación mensual desde junio del 2008, en el contexto de una desvalorización muy fuerte del dólar”.

Con el mismo énfasis, el prestigioso economista destaca que “Argentina deberá mostrar un rumbo claro, capaz de fomentarla mejora y el aumento de la inversión en capital humano y físico para ser parte de las oportunidades que ofrecerá la economía global pospandemia”.

Por su parte, el director del Área Económica del IAE Business School de la Universidad Austral, Eduardo Fracchia, consideró las perspectivas de la economía global en medio de la pandemia y su impacto en nuestro país, asegurando: “El panorama de la región es alentador para un mundo donde los países centrales siguen con ciertos problemas. Las tensiones sociales expresadas en la calle por un mayor acceso a bienes públicos son para tener en cuenta”.

“Puede haber un giro a la izquierda en esta década, dependiendo de los resultados en los comicios de Brasil, donde puede ganar Lula, los de Colombia y Chile. Habrá que monitorear estos procesos políticos y la marcha de la economía”, remarcó.

 

Panorama desfavorable para impulsar la recuperación

Cuando se habla de la compleja situación económica y financiera, hay que notar qué sucede con la cuestión monetaria, donde para los economistas hay agitación cambiaria.

Por eso, Federico De Cristo, profesor de la Facultad de Ciencias Empresarias de la Universidad Austral, expresó: “La base monetaria (promedio del mes), que hasta mayo solo había aumentado 4,2% en el año, creció a un ritmo más pronunciado en junio y acumula un crecimiento del 11,6% en el primer semestre”.

“Desde julio de 2020 en adelante, el Banco Central se había manejado con extrema prudencia conteniendo los aumentos de la base monetaria al mismo tiempo que intervenía en el mercado bursátil para contener al dólar bolsa desde la disparada del paralelo en octubre de 2020. De esta forma, la inflación fue reduciendo el poder adquisitivo de la base monetaria y quemando el exceso de emisión”, explicó.

Otra de las importantes opiniones de los especialistas es la que vertió Martín Calveira, investigador del IAE Business School, quien abordó las diferentes variables económicas que tiene el escenario argentino.

Respecto de los precios, consideró que “la inflación mensual minorista de junio se situó en 3,2% y acumuló 24,7% en el año. Esto vuelve a evidenciar que la gestión económica no logra resultados favorables en el sentido de una fase de menor ritmo de precios. Las proyecciones de inflación sostienen niveles mensuales altos y el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central proyecta un mayor crecimiento anual del nivel de precios de 48,2% durante este año”.

En cuanto a su observación de la actividad económica, Calveira lanzó: “La actividad económica se revierte hacia un campo recesivo. La incertidumbre y tensiones de precios generan un panorama desfavorable para impulsarla recuperación”.

Y explicó que “las proyecciones de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para este año siguen estando en fase de recuperación. Si bien se espera una recuperación sustancial, continúa siendo de menor nivel con respecto a la retracción del año 2020”.

TAGS