Argentina
Mendoza, Argentina

|21/10/20 07:28 AM

Alto pesimismo empresario sobre la economía que viene

En el 56º Coloquio IDEA, donde participaron alrededor de 250 ejecutivos y empresarios de todo el país, incluida Mendoza, coincidieron en que hay tópicos que son básicos 

Alrededor de 250 empresarios y ejecutivos de todo el país, entre ellos un buen número de mendocinos, expusieron detalladamente sobre el duro momento que vive la economía argentina, que como ya se dijo, tiene mezcla explosiva de una cuestión de arrastre en años y el golpe de gracia de la pandemia que terminó de derrumbar definitivamente a un importante sector industrial, agrario y comercial que desaparecieron, junto a gran cantidad de fuentes de trabajo.

De allí la importancia de que empresarios y ejecutivos que participaron activamente del 56° Coloquio del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA) respondieron sobre expectativas del momento económico y financiero que vive el país. El sondeo que preparó Eduardo D’Alessio y el economista Luis Secco abarcó todos los aspectos de la economía argentina, para que los ejecutivos dieran sus análisis y puntos de vista de lo que hoy por hoy le ocurre al país y el difícil escenario que viene.

Al respecto, las opiniones tienen muchos condimentos para tener en cuenta, como por ejemplo, el escenario de lo ocurrido en el primer semestre del año, que crea percepción desfavorable para el segundo que transcurre, ya que dos de diez ejecutivos consultados cree en una mejoría.

El interesante trabajo coordinado por IDEA y D’Alessio IROL, al que accedió diario El Ciudadano, refleja que los ejecutivos consideran que “la crisis se profundizó aún más con la pandemia y eso hace que la misma sea más extensa”. Sobre lo positivo indican, “el acuerdo alcanzado con los acreedores de la deuda argentina, la reapertura de industrias y comercios en las etapas de la cuarentena, el aumento de la producción y la asistencia a sectores vulnerables de la población con el IFE”. 

En lo negativo expresaron “las consecuencias de la pandemia sobre la actividad económica, ausencia de un plan económico, falta de dólares, pérdida del poder adquisitivo, déficit fiscal y cero confianzas para atraer inversiones”.

El material refleja que, “las ventas pegaron contra el piso y eso hace crear expectativas de que comiencen a verse señales positivas, por lo menos en el mercado interno. Mientras que, en el plano internacional, para los productos argentinos no se notan cambios en las exportaciones”.

Para los empresarios sobrevienen cuestiones vitales que ellos mismos reflejan en las consultas, como, “inflexión en la tendencia a la extensión de la cadena de pagos”. El tema laboral es otro punto que mucho preocupa, ya que, “el balance de la mano de obra privada continúa siendo con saldo negativo”. Esto surge cuando se le pregunta al empresario pyme, “si el empleo aumentará significativamente, solo respondió el 1% en forma positiva, el 16% que será moderadamente y el 41% que no se modificará”. 

Para todos los encuestados hay un párrafo interesante y que se lo destacan al Gobierno, “el afianzamiento definitivo en todo el país de la modalidad del teletrabajo”.

En cuanto a la situación de precios, “indicaron que los mismos tienden a equipararse con el aumento de la mano de obra”. 

Aunque más adelante los consultados expresaron, “que esto no significa que los mismos (precios) estén en condiciones de morigerar el índice inflacionario, que continúa siendo alto”.

 

Estabilidad institucional e incentivos fiscales para generar más empleo

En la activa participación digital, todos los ejecutivos y empresarios mostraron que para el crecimiento de la economía se deben tener en cuenta tópicos o elementos que, en la mayoría de los encuestados, son un mínimo de tres.

“Reforma impositiva, reforma laboral y buen funcionamiento de las instituciones y de la Justicia”. Esto último, lo adhieren para recuperar el terreno de la competitividad.

Al preguntársele sobre la atracción o incentivación de las inversiones al territorio argentino la respuesta fue contundente, “estabilidad institucional, que acompañan revisiones en el aspecto fiscal y también en el laboral”.

Cuando se vuelve sobre el tema de las fuentes de trabajo, los empresarios piden que se tengan en cuenta, entre otros puntos, “cambios en  las condiciones de contratación, que se promuevan incentivos fiscales e inversiones”. Destacan además, “que los factores fiscales y la actual legislación laboral de nuestro país siguen siendo barreras para el aumento de nivel de empleo”.

Para todos los hombres que hacen a la economía de la Argentina, la mentada nueva normativa tiene muchos claros oscuros. Muchos, aseguran que les cuesta acomodarse, sobre todo a la mediana empresa. Si bien destacan “reducción de costos, cambios estructurales, avance tecnológico, nuevos mercados, entre otros puntos. También que hay avance sobre las libertades individuales, mayor presión fiscal, gasto público elevado y atraso económico”.

El último aspecto demuestra el debate que ha quedado del 56° Coloquio de IDEA, que tuvo mucha participación, además de polémicas políticas y económicas, que le dieron fuerte marco al sello distintivo de la comunicación vía online que imponen los tiempos de pandemia.