|12/11/21 04:30 PM

Alertan que Argentina podría alcanzar una inflación de un 70%

La predicción fue realizada ante el análisis de lo que podría ocurrir con la economía en Argentina luego de las elecciones del domingo. Anticiparon una escalada del dólar y de la inflación.

Argentina podría sufrir una escalada de precios que en 2022 llegaría a estar en un rango anual de un 70%, según la lectura de algunos economistas que están ofreciendo un pronóstico de lo sucedería una vez superadas las elecciones legislativas del próximo domingo.

Considerando las distintas variables económicas que deberá tratar de controlar el Gobierno de Alberto Fernández desde el próximo lunes es que el consejo se centró en que produzca un cambio de gabinete, con nombres que generen confianza y logren mejorar la imagen país frente a potenciales inversores internacionales que hoy no arriesgan por el país latinoamericano.

 

 

Según el economista mendocino, José Vargas, “todo va a estar supeditado a las medidas de tipo económica y la visión que tenga el Gobierno Nacional respecto al futuro. Probablemente lo mejor sería implementar un programa económico integral de estabilización que tienda a atacar a la inflación que es el principal flagelo que tiene hoy la Argentina. En base a eso habría que sentar las bases para un crecimiento estable y sostenido en el tiempo”.

Todo ese plan integral, para el titular de Evaluecon, “implica un ordenamiento completo de la economía. Está claro que va a ser muy difícil poder continuar, a partir de diciembre, con el congelamiento de los alimentos, de medicamentos, cepos en el mercado cambiario que exhibe a más de 20 tipos distintos de denominaciones de dólares, con una brecha entre el blue y el oficial de más de un 100%. Con los mercados internacionales de crédito totalmente cerrados”.

 

 

Está claro que no llegan inversiones a la Argentina por la falta de credibilidad que tiene ante el resto del mundo, con niveles de inflación por encima de un 50%, lo cual hace sumamente difícil encontrar una solución efectiva a tal punto de que el país aún no puede cerrar con el Fondo Monetario Internacional”, reflexionó.

En principio, para Vargas, “la lógica y el sentido común, implican eso. Que el Gobierno debería ir por un cambio de gabinete básicamente, que le brinde la credibilidad que necesita la gestión. No digo que los que están sean malos sino que hoy en día se necesita un cambio de rumbo. Básicamente porque el Gobierno Nacional no ha encontrado las herramientas específicas o aún no las ha buscado correctamente para ordenar a la economía más allá de lo que implique con la pandemia presente”.

 

 

En cuanto a un nuevo gabinete se necesitan nombres que den confianza para que en un primer momento se puedan sentar las bases para un ordenamiento integral de la economía. Ya se menciona el levantamiento del congelamiento de los precios de los combustibles desde diciembre. Esto implica que afectará al resto de la economía en términos de la inflación, de los impuestos internos, de la cotización del crudo”, consideró.

Entonces, según el economista, “es imposible tener a la Argentina totalmente congelada, restringida y con cepos. Si el ajuste y el reacomodamiento no lo hace el Estado lo terminará haciendo el mercado de manera salvaje y cruda. Que es lo que tenemos que tratar de evitar. Es decir, un fogonazo inflacionario, tipo hiperinflación o un descalabro tipo corrida cambiaria. Eso es lo que hay que tratar de evitar porque ya están dadas las condiciones para eso”.

 

 

Hay rubros que están creciendo por encima de un 70% anualizado. Algunos analistas están hablando de una inflación piso para este año de un 50% y de un 70% para el año que viene. Por lo que el panorama es sumamente complejo y más teniendo en cuenta a la ideología del Gobierno actual por lo que se observa bastante difícil un plan estabilizador. Aunque en verdad actualmente no tiene mucho margen”, manifestó.

En resumen, “hoy la Argentina está ante una verdadera incertidumbre debido a que al Gobierno le quedan 2 años más y se encuentra ante una necesidad imperiosa de mejorar a la economía mediante un ordenamiento para mejorar las condiciones y tenga la tranquilidad de terminar la gestión en 2023”.

 

 

“En este contexto y como venimos si el Gobierno profundiza las medidas que viene aplicando está claro que difícilmente llegue a 2023 porque la economía podría estallar antes gracias a un humor social que está muy sensible y eso provoca que esté en una situación muy complicada de sostenerla en el tiempo”, completó.