|22/10/21 03:47 PM

Alertan por el daño que produciría el congelamiento de precios

Advirtieron que muchos de los costos de producción de la industria alimenticia son en dólares y por lo tanto corre un serio riesgo económico el sector supermercadista.

Por Redacción

El promocionado programa de precios congelados en Argentina y su consecuente y casi imposible control, según las autoridades de injerencia directa de Mendoza, tendría efectos dañinos por los que ya se están preocupando los analistas de la economía nacional.

Uno de ellos es el mendocino José Vargas, titular de Evaluecon, quien consideró que “el congelamiento de precios de más de 1.500 productos hasta diciembre próximo, sabemos, que no tendrá los resultados esperados”. 

 

 

El economista local afirmó que “esto está claro y tendrá efectos secundarios dañinos. Primero y principal porque no se puede congelar por unos tres meses en un contexto inflacionario, donde los costos de producción no se han congelado, donde no entran todos los actores a jugar en este congelamiento”.

El técnico marcó que “la iniciativa del Gobierno Nacional no fue un acuerdo. No está la industria, no están los proveedores, solo se trata de que el sector supermercadista trate de cerrar este acuerdo que en la práctica fue una imposición del Gobierno Nacional”. 

 

 

“Está claro que en el cortísimo plazo lo que veremos es el desabastecimiento. Eso es lógico. Nadie le puede asegurar a un empresario, más allá de la rentabilidad que desee obtener, que los costos se mantendrán estables por tres o cuatro meses”, marcó Vargas.

Explicó que “esto fundamentalmente ocurrirá por el dólar y su valor comparado con el peso argentino. Los precios en ese sector siguen subiendo porque muchos de los insumos de la industria alimenticia son importados, con lo cual dependen fundamentalmente de la moneda estadounidense. Y mucho más teniendo en cuenta de que después de las elecciones otro va a ser el panorama”.

 

 

Desde el punto de vista económico y especialmente del cambiario, anticipó que “seguramente el dólar va a tener que acomodarse. Eso será casi seguro en alrededor de un 20 por ciento. Y por otro lado tenemos algunos congelamientos que vencen en diciembre como las tarifas de los servicios públicos y fundamentalmente el de los combustibles, cuyo mínimo reacomodamiento impacta directamente en la inflación”.

Esto demuestra lo peligroso de la situación que deberá enfrentar el Gobierno Nacional. Lamentablemente estos programas de congelamiento de precios nunca han funcionado. Ni en el país ni el resto del mundo y mucho más históricamente”, apuntó. 

 

 

Vargas dijo que desde la Nación “se intentó, como dijo el Secretario de Comercio, Roberto Feletti, parar la pelota, pero lamentablemente sabemos que esto genera un efecto secundario complejo, que es el desabastecimiento de productos básicos. Estamos hablando de aceite, azúcar, entre otros elementales que esperamos comiencen a escasear en los próximos días”.