|05/07/18 10:36 AM

Créditos hipotecarios UVA: ¿Convienen?

Desde marzo del 2016 los créditos hipotecarios UVA se convirtieron en la  vedette del mercado de préstamos generando un “boom” en el mercado crediticio argentino. Dado que la cuota inicial era más baja que la de un crédito convencional.

Ahora bien, la situación cambió desde este año donde dejaron de ser la vedette y pasaron a generar “miedo” y preocupación en los argentinos.

Primero y principal la gente no sabe o no entiende cómo funciona bien este tipo de crédito, se embarca sin entender los riesgos y los bancos tampoco se toman el trabajo de explicar demasiado.

A diferencia de los créditos a tasa fija, estos se ajustan diariamente teniendo en cuenta el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), el cual está basado en el Índice de Precios al Consumidor (IPC). El préstamo se otorga en Unidad de Valor Adquisitivo (UVA) que representan el costo de construcción de un milésimo de metro cuadrado de vivienda que publica diariamente el Banco Central.

Lo más relevante a tener en cuenta a la hora de tomarlo es saber si se va a poder pagar el crédito o no, es decir, si la relación cuota-ingreso se va a mantener en el tiempo. Mientras el salario siga a la inflación, la inflación no tiene que importar, entonces el sueldo termina siendo la variable más importante. Y en Argentina este año se espera una inflación del 30%.

La devaluación o suba del dólar debe preocupar a los nuevos tomadores de créditos porque aumenta el valor de los inmuebles, pero no debería preocupar a los que ya lo tomaron.

Siempre hay que tener en cuenta que son créditos a larguísimo plazo 15, 20 o 30 años y en un país como el nuestro en ese tiempo pueden pasar muchísimas cosas en materia económica.

Lo importante es saber y evaluar que la relación cuota ingreso puede llegar a mantenerse en el tiempo, después analizar el ingreso familiar si es lo suficientemente solvente para evitar problemas con las cuotas a futuro y después esperar que el gobierno de turno no cometa errores macroeconómicos que terminen perjudicando a los sectores tomadores de este tipo de créditos dado el déficit habitacional que existe en la actualidad.

 

MÁS DE JOSÉ VARGAS: