San Sebastián, España
Mendoza, Argentina

|22/09/20 06:20 PM

La película de un mendocino compite en el Festival de San Sebastián

Pablo Agüero dirigió 'Akelarre', una de las producciones que participa de la 'Competencia oficial' del evento cinematográfico más importante de España

La atípica 68va edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián (uno de los cinco más importantes del mundo), que se desarrollará hasta el sábado; cuenta con gran presencia argentina.

En total son seis las producciones nacionales (algunas coproducidas con otros países) que forman parte de la grilla del evento. Y dos de estas cintas participarán en la 'Competencia oficial' y son candidatas a quedarse con la 'Concha de Oro', el premio más importante de San Sebastián.

Mientras que Eduardo Crespo participa con su película Nosotros nunca moriremos; el director mendocino Pablo Agüero buscará el premio con su largometraje Akelarre, (coproducido por España y Francia), que tuvo el privilegio de inaugurar el festival.

La cinta comenzó a rodarse en mayo del año pasado, y días antes, el cineasta de nuestra provincia contó en una entrevista con El Ciudadano que Akelarre "es una película sobre el pasado, pero también sobre el presente".

Además, sobre la producción ambientada en el siglo XVII que el sábado podría consagrarse en San Sebastián, Agüero explicó: "Se basa en hechos reales, ocurridos en la costa vasca, del lado francés, y relatados por el mismo juez Pierre de Lancre en su Tratado de la inconstancia de los malos ángeles y demonios (1609). En esa región, los hombres partían seis meses al año, a cazar ballenas en Canadá. El juez, enviado por el rey de Francia, descubrió un universo completamente femenino y una libertad de costumbres que interpretó como una influencia demoníaca".  

"La caza de brujas ha sido tratada casi siempre de manera casi anecdótica, como simples casos de superstición o de chivo expiatorio. Yo busco politizar el tema. Hubo una persecución masiva de toda disidencia de pensamiento, similar a las peores dictaduras, y se encarnizó en particular con las mujeres. Los argumentos utilizados por los inquisidores (Dios, Occidente, el orden moral, etcétera) e incluso sus métodos (secuestrar jóvenes, cubrirles la cabeza con una capuchas y hacer desaparecer sus cuerpos), han tenido una continuidad hasta el día de hoy", añadió.

Polémica, con una mirada feminista, una fuerte crítica a la religión y un interesante trabajo visual; Akelarre, del mendocino Pablo Agüero, es una revisión del pasado para entender el presente que está en carrera por la 'Concha de Oro' en el Festival de San Sebastián.