|30/11/20 09:18 PM

K-Pop, la cultura coreana que conquistó a los adolescentes

El género musical coreano hoy es casi una religión que cautiva a los jóvenes de todo el mundo.

Transcurrían los años ´90 en Corea del Sur, se podría decir en el país más influyente de Asia, y la cultura comenzaba a dar pequeños saltos y no precisamente hacia un abismo. 

Todo lo contrario, los nuevos estilos culturales iniciaban un camino hacia la occidentalización en el que la música y la danza dejaban atrás la tradición para que el país fundado en 1948 deslumbrara con una identidad cultural con un nuevo modelo a seguir por los adolescentes. Cultura de la que no pudo escapar Argentina.

De a poco la juventud coreana comenzaba a descubrir el encanto del rock, del hip hop y hasta del rhythm and blues, a menudo abreviado como R&B. La división de la península había dado paso a una apertura global tal que sus parientes del Norte no tenían a su alcance lo que se estaba viviendo en lo que se conoce como la cuna del Korean Pop, hoy más conocido como K-Pop.

La tendencia hacia los sonidos occidentales caló hondo en esa sociedad y los primeros acordes de la adaptación local hicieron su aparición masiva de la mano de Seo Taiji and Boys quienes introdujeron en los típicos sonidos orientales el rap. Aunque manteniendo un claro aspecto de ropas amplias, gorras y lentes oscuros sobre el escenario. 

Luego vinieron grupos relevantes como Panic, que ya elaboraba canciones más originales y que comenzaban a interpretar un claro estilo de K-Pop, el que tuvo su primera explosión en 2012 con el famosísimo Psy y su GanGnamStyle, que cuenta casi 4 billones de reproducciones en YouTube. Siendo el segundo con más visitas de la plataforma de videos detrás de Despacito, de Luis Fonsi, con más de 7 billones de reproducciones.

Sin embargo faltaba aún un poco de tiempo más para que la industria se perfeccionara tal como la conocemos por estos días, en los que gran parte de los adolescentes son fascinados por la cultura K-Pop.

Fue así que en 1995 se formó la primera agencia musical dedicada a explotar el negocio que ya se observaba como un verdadero furor en Corea del Sur. La compañía que levantó primero la mano fue SM Entertainment bajo la supervisión de Lee Son-man.

A ella le siguieron a fines de los ´90 YG Entertainment, JYP Entertainment, DSP Entertainment, mucho antes de que se pergeñara el multimillonario negocio que fomentaron los conocidos BTS y su empresa BIGHIT Entertainment.

Rememorando y reinventando lo que habían logrado en su momento Seo Taiji and Boys o el mismo Panic, se creó al poco tiempo el modelo de las Idol Bands, o bandas formadas por jóvenes, en la mayoría de los casos adolescentes.

En ese movimiento nació H.O.T., que tuvo su aparición en 1995 y ya era ante los ojos de los espectadores un grupo de chicos producidos con indumentarias especiales y que realizaban las primeras coreografías y videos estrictamente de K-Pop.

A H.O.T le sucedieron agrupaciones conocidas como SES, Fin.KL, NRG, Sechs Kies, Shinhwa o GOD, dejando en claro lo inminente del brutal crecimiento que tendría el nuevo estilo convertido en un negocio trasnacional.

Ya en 2000 el K-Pop comenzó a tener una expansión viral que como primera medida tuvo como centro de la escena a Japón. Precisamente la bella y joven BoA fue la primera coreana en posicionarse muy fuerte entre los principales listas en la isla asiática.

El profesionalismo demostrado tanto en las interpretaciones como en las coreografías había dado un salto hacia la calidad que ya nadie podía ignorar, incluso de no ser un estilo del gusto de todos.

Contemporáneo de BoA fue Rain, que de igual manera logró cautivar a una gran audiencia. Por el mismo tiempo, durante el nuevo siglo surgieron Super Junior, Big Bang, SHINee, Girls´Generation, KARA, 2Ne1, F(x) y Wonder Girls.

Pero aún faltaba un poco más para el advenimiento de BTS. Bing Bang fue la agrupación que comenzó a escucharse en las discos de diversas partes del mundo por sus ritmos pegadizos y los materiales audiovisuales muy relacionados con la cultura estadounidense.

De hecho, en el siguiente video se puede observar la participación de Paris, directora de la empresa Royal Family. 

Paris además es conocida por sus intervenciones en trabajos de Justin Bieber y Dady Yankee.

Tras los pasos de Big Bang el K-Pop se transformó en uno de los estilos musicales más importantes del planeta. Y fue gracias a la aparición de, ahora sí, BTS, EXO, MONSTA X y las bandas de chicas como TWICE, Red Velvet, Everglow, Mamamoo o Black Pink.

También las de varones, como SEVENTEEN, Got7, Stray Kids o NCT. Y actualmente los emergentes Tomorrow X Togheter.

Estos últimos formatos son los que quebraron todos los números imaginados de audiencia llegando a producir shows de estilo internacional con giras por todo el mundo que posicionaron estelarmente al K-Pop.

Debido a la gran popularidad de la cultura musical coreana no solamente Paris decidió colaborar con algunas de esas bandas.

Hasta la misma cantante y compositora neoyorquina Leslie Grace participó en producciones junto a Super Junior otorgándole un pintoresco toque de idioma español gracias a su ascendencia dominicana.

En forma similar la londinense Dua Lipa no logró contenerse y cayó rendida ante el K-Pop con las féminas de Black Pink, construyendo un gran éxito hoy conocido bajo el título de Kiss and Make Up.

También Black Pink tuvo la colaboración de la texana Selena Gomez con la canción bautizada como Ice Cream.

Por su parte, los chicos de BTS colaboraron con Halsey, la cantante y actriz nacida en Nueva Jersey, Estados Unidos. 

La neoyorquina Lady Gaga es otra de las famosas que sucumbió ante los embrujos de Black Pink. De la sociedad momentánea fue que nació el corte ySour Candy.

Otro ejemplo lo dio J-Hope, integrante de BTS, al formar parte de una producción junto a la cantante, compositora y actriz californiana Becky G.

A fines de agosto pasado BTS logró su primer puesto en el ranking Billboard Hot 100, de Estados Unidos, con su canción Dynamite, convirtiéndose en la primera agrupación surcoreana en la historia en alcanzar esa posición.

En marzo de 2020 la misma banda había llegado al cuarto puesto con ON.