|01/12/20 03:40 PM

El Cine Ducal volvió a recibir público

Luego de varios meses sin actividad y al que asistieron alrededor de 400 personas, cumpliendo con el protocolo sanitario correspondiente

Por Redacción

La Municipalidad de Rivadavia celebró el 117° aniversario de la Banda Municipal Blas Blotta con un show que marcó la reapertura del Cine Teatro Ducal luego de varios meses sin actividad y al que asistieron alrededor de 400 personas, cumpliendo con el protocolo sanitario correspondiente.

El evento contó con la presencia del Intendente Miguel Ángel Ronco, el Presidente del Honorable Concejo Deliberante, Mauricio Di Césare, el Secretario de Gobierno doctor Hernán Amat, funcionarios, concejales del departamento y reinas vendimiales.

El público disfrutó de un video que fue grabado individualmente por cada integrante de la banda y luego ensamblado para su presentación. La edición de audio estuvo a cargo de Lautaro Panella.

La Banda Infanto Juvenil y reconocidos músicos como Goy Karamelo, Antonela Amores, Darío Ghisaura, Los Tumbas y Analía Elena participaron del homenaje al rock nacional.

Cada músico en su casa juntó sus voluntades y sus talentos para hacer un potpourri de rock nacional, con los temas emblemáticos de la historia del rock argentino.

La banda un icono de 1903, que empezó a tomar forma la que hoy es la Banda Municipal Blas Blotta, la agrupación más longeva de Mendoza, festejó sus 117 años con un homenaje al Rock Nacional.

 

Una larga historia

“Los dos historiadores rivadavienses más destacados, Rayner Gusberti y el profesor Gustavo Capone, aseguran que la banda empieza con la misma inmigración, en 1890”.

Rivadavia era por entonces un pueblo joven en el que estaba todo por hacerse y la villa cabecera recibía inmigrantes chilenos, italianos, españoles y turcos. A la par del nacimiento de las instituciones sociales, los clubes y las pequeñas industrias, los inmigrantes también empezaron a juntarse con el objetivo de recrearse. "Se juntaban en la plaza a recordar con melancolía sus pagos".

Sin embargo, es en 1903 cuando se tienen los primeros registros de la banda, ya conformada como tal, con director y repertorio. Fue de hecho Blas Blotta, su primer coordinador, quien le dio la primera fisionomía al organismo. Vio la buena aceptación y también la predisposición del Municipio para institucionalizar, algo que sucedió finalmente en 1929.

Sin embargo, desde 1914 que funcionaba con su autorización e incluso un estipendio: "Lograron que la Municipalidad les diera un subsidio a cambio de que se presentarán en los actos patrios y las fiestas patronales", explica.

Desde esa primera formación, con 12 integrantes que se dedicaban a tocar en reuniones familiares y bailes en los clubes, hasta 1994, cuando recibe el nombre de Blas Blotta, corrió mucha agua bajo el puente: un siglo, de hecho.

 

Siempre en expansión

El repertorio es un punto aparte, pues desde sus orígenes se ha expandido: en un principio, eran pasodobles, valses, rancheras y tarantelas. Sin embargo, cuando en 1998 la banda tiene una gran renovación principalmente con músicos locales, se le dio también otro rumbo a la propuesta musical.

Fue un mes y medio de silencio, que ocuparon para ensayar pero que a la luz pública pareció una breve disolución. Cuando se presentaron en sociedad nuevamente, se mostró “modernizada” con la incorporación de un bajo eléctrico, una guitarra eléctrica y la percusión latinoamericana.

La última renovación se produjo hace cinco años, cuando decidieron cambiar el día de presentación, de los domingos a los viernes. Esto les permitió vincularse de otra forma con la comunidad, que es - en definitiva- el objetivo de una banda municipal. La banda, con 117 años de historia, ha sabido entonces reconvertirse y seguir vibrando de la misma forma que exigen los tiempos.

En la actualidad la banda cuenta con 23 integrantes, dirigidos por su director Rodrigo Cáceres.

 

Quién fue el hombre que le da nombre

Blas Blotta fue un inmigrante italiano de la región de Cosenza, que llegó a Rivadavia como músico y sastre, las dos principales actividades que desarrolló en su vida, aunque no las únicas, fue músico y como así también sastre, que en aquella época era una carrera que se estudiaba y que heredaron algunos de sus 14 hijos.