|14/09/21 05:21 PM

Una vacuna contra la tuberculosis podría ayudar a frenar el COVID-19

Así lo develó un estudio científico en donde se conoció que además de ayudar a frenar la infección, la BCG se puede utilizar como coadyuvante para reforzar la protección

Por Redacción

A partir de una investigación realizada por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, científicos pudieron constatar que la vacuna BCG contra la tuberculosis podría ayudar a frenar el coronavirus.

En el experimento, los animales que fueron tomados a prueba y fueron inoculados estuvieron protegidos contra el reto mortífero y se demostró que ésta también redujo las cargas virales de la variante alfa en los pulmones de los ratones de un segundo grupo.

¿Qué efectividad demostró?

Los especialistas demostraron que el lanzamiento intravenoso de BCG puede aportar un real alto nivel de la protección contra SARS-CoV-2. De acuerdo con la información, las acciones que demostraría son impulsadas por una "inmunorespuesta natural muy vehemente y continua", según estableció el portal Infobae.

Por otra parte, los estudios mostraron que además se puede utilizar como coadyuvante para reforzar la protección de vacuna inducida específica contra SARS-CoV-2. Es decir, si se aprueba se podría incluir en el calendario de vacunación actual como refuerzo de las ya colocadas.

Así el equipo de trabajo encabezado por Kerry L. Hilligan, especialista en inmunobiología, consideró a esta vacuna como alternativa "profiláctica" potencial en la prevención de la infección del COVID-19.

La vacuna BCG

La primera aplicación de la vacuna BCG fua hace aproximadamente 99 años. La dosis fue central para la salud pública permitió combatir la tuberculosis, una de las enfermedades más letales que aún hoy causa casi 3 millones de muertes cada año.

El componente permitió vacunar a bebés recién nacidos, antes del alta de la maternidad o durante la primera semana de vida hasta los 6 años inclusive para combatir la tuberculosis y sigue en uso.