|10/02/21 07:32 AM

Hasta ahora las nuevas cepas no afectan la efectividad de las vacunas

Los centros de control que hay en todo el mundo vigilan constantemente los cambios que se producen en la estructura del virus. Por el momento lo más importante es el abastecimiento

Sin dudas es una buena noticia ante el drama que tiene la humanidad frente a la pandemia del coronavirus y lo complejo que se presenta cada vez más el virus. Sin embargo, la comunidad médica y científica del mundo, en alerta, preveía que esto sucediera por la simple razón que todo tipo de virus reacciona accionando mecanismos de supervivencia.

El tema que estamos hablando es del COVID-19, que arrinconó a toda la humanidad a punto tal de temer por la supervivencia de esta, por lo que es lógico que ante la multiplicidad de cepas en distintos puntos de la geografía mundial, se piense sobre la real efectividad de las vacunas que ya están en circulación en el planeta para comenzar a crear sistemas defensivos inmunológicos que busca desesperadamente la humanidad desde hace meses.

El otro punto para tener en cuenta son los grandes y jugosos negocios de las corporaciones científicas. Laboratorios que no tienen inconvenientes en retrasar una entrega, sino se paga la totalidad del lote solicitado anticipadamente, aspecto del que poco se habla en la Argentina por estos días, sobre todo después que la República Popular China mostrara dureza para enviar alrededor de 30 millones de dosis.

La cuestión es simple, paga y se entrega el pedido. Para tener una idea del multimillonario negocio que hoy encierran las vacunas contra el COVID 19, el laboratorio Pfizer recibiría en una primera etapa el equivalente a un tercio (1/3) de la deuda que hoy tiene Argentina con el Fondo Monetario Internacional.

 

Argentina observa el comportamiento del virus y su transmisibilidad

Para profundizar el tema, El Ciudadano entrevistó al médico, exministro de Salud y actual titular del Departamento de Toxicología de la provincia, Sergio Saracco. A quién en primera instancia se le preguntó si debería preocupar la multiplicidad de cepas del COVID-19: “No, no nos debe preocupar estos cambios que van existiendo en la filogenia del virus, porque es esperable y hace a una cuestión natural de la supervivencia de los virus. Algo que conocemos gracias a que existen organismos e institutos a nivel internacional dedicados a esto, que permanentemente están investigando los cambios que están efectuándose, es decir, la filogenia que va teniendo este nuevo coronavirus a fin de ver si esto impacta en cuanto a la efectividad de las vacunas que hoy se están aplicando a nivel mundial”.

Sergio Saracco, titular del Departamento de Toxicología.

 

—Entonces, ¿cómo debe actuar el sistema sanitario ante lo que sucede con las nuevas cepas, como las provenientes de Brasil?

—Existen distintos organismos a nivel mundial que realizan estos estudios. Ellos, detectaron la cepa sudafricana, la de Brasil y las que van apareciendo. El ejemplo que le doy es el Centro de Investigación de Referencia que está Inglaterra, allí desde abril del año pasado ha detectado más de 4.000 cambios en la estructura proteica del virus. Del mismo modo notaron que estos cambios no han impactado en cuanto a las características de respuesta efectividad que tiene la vacuna.

 

—Pero, el modus operandi del virus tiene variaciones…

—Sí, claro, estos cambios que aparecieron en el Reino Unido y la variedad sudafricana muestran variaciones de supervivencia que apuntan a mayor transmisibilidad y por lo tanto esto genera más enfermos. A pesar de ello, solo debemos estar atentos y no preocuparnos mucho más con la aparición de estas cepas, ya que el sistema está alerta y atento para poder dar respuestas.

 

—¿Para eso sirven las denominadas unidades centinelas?

—Exactamente, estas unidades centinelas diseminadas por el mundo, que en el caso de Argentina es el Instituto Carlos Malbrán, donde permanentemente se está observando si existe alguno de estos cambios que sean detectables o los que están presentes como los detectados. Es decir, cepas que ya son perfectamente individualizadas en otros centros de referencia a nivel mundial como en Sudáfrica, Reino Unido o Australia, punto importante que permite saber cuáles son las cepas prevalentes y qué impacto tienen. Esto ayuda a que, sí es oportuno, se realicen las correcciones necesarias en las vacunas, que hasta el momento no es necesario.

 

—De todas maneras, ¿con esta multiplicidad de cepas, pierden efectividad las vacunas?

—Mire, las vacunas que hoy conocemos como las ARN o las vectoriales, lo que hacen es presentar al organismo parte de la estructura proteica del virus que esto despierta el sistema de respuesta inmunológica que genera los anticuerpos necesarios para protegernos ante un potencial ataque del virus real con toda su estructura. Entonces, lo que se observa de estos cambios proteicos es si realmente son significativos y hasta ahora estas nuevas cepas en la estructura de la familia de coronavirus no estaría afectando la efectividad de las vacunas que están presentes. Esto es importante tenerlo en cuenta ya que, permanentemente se están estudiando cambios significativos para contar con vacunas que cubran estas nuevas cepas que puedan estar apareciendo, para ampliar la cobertura inmunológica de la gente.

 

—Es decir que la vacuna sí o sí es la esperanza de la humanidad…

—Sí, porque hoy contamos con vacunas que han demostrado que son seguras y eficaces. Ya que aquellos que tienen la cobertura no han requerido internación, ni se han detectado casos de fallecimientos de personas infectadas. Esto ha llevado a que, con esta seguridad, empiece una producción masiva a nivel mundial. Por ello, distintos laboratorios están haciendo convenios estratégicos para que se pueda empezar a tener una oferta adecuada a la demanda que tiene el mundo de estas vacunas. Las prioridades son los grupos de riesgo, mayores de 70 años y progresivamente al resto de la población. El objetivo es que en el primer semestre del año en curso esté vacunada por lo menos entre 60% y 70% de la población argentina. Eso depende claramente de la oferta que se vaya obteniendo a nivel mundial, en donde todos están buscando este bien tan preciado.