|06/04/20 08:03 AM

La sociedad y la educación no serán las mismas después de la pandemia

Un trabajo realizado por dos profesionales de la UNCuyo aborda una problemática que es causada por la presencia del coronavirus

Desde los claustros de la Universidad Nacional de Cuyo se coloca un importante análisis ante los ojos de la sociedad mendocina, los cambios que el mundo, la sociedad, y por ende la educación, tendrán tras la culminación de la cuarentena del coronavirus.

La licenciada Noelia Naranjo, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, y la doctora Fernanda Ozollo, de la Facultad de Educación de la UNCuyo, desarrollaron un trabajo con el título ‘Educación en tiempos de pandemia’. 

En él las universitarias plantean que “la emergencia sanitaria global que nos toca vivir desarma cualquier intento de seguir haciendo lo que hacíamos antes de ella”.

Respecto del modo de continuar con un sistema educativo que se paralizó con la pandemia, las profesionales reflexionan: “Antes de enloquecernos viendo qué y cómo usar la tecnología para desarrollar nuestras clases, empecemos por lo que nos identifica: la educación”.

Su planteo apunta a no descartar los dos puntos que hoy se deben tener en cuenta en el sistema educativo, el presencial que está por el momento bloqueado por la cuarentena, pero que no debe ser descartado, y el virtual, que no había sido utilizado de manera potencial como hoy lo es en todos los niveles de la educación pública y privada, que tampoco debe ser descartado. 

De esta manera, los desafíos pedagógicos del sistema después de la cuarentena será acondicionarlos a ambos como parte de esa nueva sociedad pospandemia.

El rol del Estado y de las instituciones educativas en la pandemia 

El Ciudadano entrevistó a la doctora Ozollo, quien también es directora de Formación de Posgrado en Educación y Tecnología Digital de la Universidad Nacional de Cuyo, y al preguntarle en qué se basa ‘Educación en tiempos de pandemia’ respondió que “ese trabajo contiene una serie de reflexiones, construcciones teóricas y prácticas de lo que venimos observando respecto de la educación virtual o digital en tiempos de pandemia. Además de preguntarnos qué va a pasar después de la cuarentena, teniendo por seguro que nos encontraremos con otro mundo, otra sociedad y otra educación”.

Fernanda Ozollo, coautora de un trabajo sobre la educación en estos días.Fernanda Ozollo, coautora de un trabajo sobre la educación en estos días.

—¿Cómo es eso?

Pensar en la educación en tiempos de pandemia implica reflexionar sobre tres dimensiones, como qué rol le cabe al Estado y a las instituciones, qué hacemos los docentes, y qué sucederá con la tecnología. Todo esto implicará dos cuestiones sobre qué es lo posible y lo que aspiramos a hacer para garantizar y promover el derecho a la educación de todos y todas.

—¿Se puede enseñar y aprender en una circunstancia inédita, para la mayoría de la población?

Sí, por supuesto que se puede. De todos modos esto no implica que se reemplace la presencia física ni la apertura de las instituciones educativas. Porque no hay como el encuentro de niños y niñas en un recreo. Por sobre todo no hay como la presencia física en cualquier nivel o modalidad educativa.

—¿Entonces es válido?

—En estas circunstancias tenemos que tener en cuenta que se puede enseñar y aprender utilizando los medios de comunicación, como también las redes digitales para desarrollar y distribuir contenidos que llegue a todos los educandos.

“La sociedad asiste a un momento histórico e inédito”

—¿En esta situación se pueden alcanzar objetivos curriculares, que impliquen fortalecer calidad educativa? 

—Por supuesto que se pueden alcanzar objetivos educacionales. Además se deberá replantear y readecuar los saberes, porque no se podrá dar lo mismo, ni de la misma manera, como lo hacíamos antes de todo este problema, porque además no hay calidad académica, ni educativa sin inclusión. Implica que si todos los niños y niñas no pueden desarrollar trayectos y experiencias de formación, no podremos llegar a la calidad académica. Pero si su pregunta apunta a la calidad académica tradicional, se puede alcanzar los objetivos echando uso a la readecuación de saberes, de tiempos, espacios y estrategias.

—¿Sienta precedentes? ¿De qué manera?

Estoy segura que sí, ya que estamos asistiendo a un momento histórico e inédito de nuestra sociedad. Nadie ha vivido esto anteriormente, algo que supone un aprendizaje de todos en medio de una cuarentena que implica aislamiento social obligatorio. 

“Por eso todos estamos aprendiendo y pensando que nos vamos a encontrar en otro mundo, otra sociedad, y por supuesto otra educación. Cómo deberá ser esta última y qué deberá replantearse son cuestiones que en el rol del Estado y de las instituciones educativas será fundamental para poder otorgar los medios y las formaciones necesarias que transforme al sistema. Un sistema que será pos digital, donde la realidad tendrá que ver con lo físico y lo virtual, no solamente con lo físico”, finalizó Ozollo.