Argentina
Mendoza, Argentina

|01/07/20 07:35 AM

Empresarios creen que el COVID-19 es un test para la humanidad

Especialistas coinciden en que nadie va a salir solo de esta crisis. El sector privado, el público y los ciudadanos, deben trabajar en forma colaborativa

Más de 700 empresarios y ejecutivos de todo el país se reunieron recientemente, convocados por Alumni IAE Business School de la Universidad Austral, para analizar la pandemia y los efectos que la misma ha producido en el mundo, particularmente en nuestro país.

El cónclave, a modo de teleconferencia digital, contó con exposiciones de empresarios de Brasil y España, dos zonas muy castigadas por el COVID-19, quienes no dudaron que la pandemia no es una crisis para el hombre, es un test para la humanidad.

Algo que remarcó desde Brasil el emprendedor Fabián Gil, expresidente de Dow Latam: “La verdad que esto es para mí y para todos hasta más fuerte que una crisis, es un test para la humanidad, algo sin precedentes que va a ser recordado por generaciones, es un verdadero test humano, quizás más que las guerras que pasaron”.

Las exposiciones del encuentro, al que accedió El Ciudadano, impactaron en los participantes del país y en particular en los de Mendoza por las experiencias que han comenzado a tener en otras partes del mundo, como los vertidos desde España, por María Victoria Zingoni, ejecutiva de Repsol: “Estoy dentro de los privilegiados que empezamos a ver esa luz al final del túnel, un túnel que fue largo. Estoy en la parte del mundo que empieza a mirar hacia adelante, en un entorno, que es una crisis –que por su naturaleza y magnitud– no hemos vivido hasta ahora. Hoy nos ponemos contentos con ventas que cayeron un 15%. Quién se hubiera puesto antes de esto contento con un 15% de baja, pero cuando hemos tenido caídas del 85%, 90% sostenidas durante muchas semanas, esto muestra también que hemos empezado a recuperar”.

A lo que inmediatamente agregó: “Estamos hoy en una crisis que afecta a todos los países y a todos los sectores. Uno de los grandes desafíos que tenemos hoy es cómo salimos sin dejar a nadie atrás”.

Seis mil millones de seres humanos enfrentan algo muy difícil

Para profundizar el tema, El Ciudadano entrevistó al director académico de Alumni del IAE Business School, de la Universidad Austral, Guillermo D’Andrea, quien en primera instancia dijo:  “Recuerdo que Fabián Gil, presidente de la empresa líder de productos químicos Dow Latinoamérica, comentó que él veía esta crisis como un gran test de humanidad para toda la humanidad. Coincido totalmente, ya que somos 6.000 millones de personas que habitamos la tierra y todos estamos enfrentando lo más difícil que puede enfrentar un ser humano, como es la muerte de un ser querido y la enfermedad, propia o ajena. Además, la incertidumbre que no nos permite saber cómo va a seguir esto”.

Para Guillermo D’Andrea, director académico de Alumni del IAE Business School, de la Universidad Austral, el panorama para la Argentina es difícil, aunque no imposible.

–Y de ésto último, ¿qué destaca?

–La pérdida de empleo o las potenciales posibilidades de perder el empleo. Lo más grave, en la mayoría de los casos, es el hambre y la pobreza. Creo que estas situaciones son las que despiertan a veces lo peor, pero también lo mejor de los seres humanos, para hacer o crear una sociedad más inclusiva. Porque quizás nos hemos distraído muchos años por estar todos tan apurados y esta es la nueva oportunidad que se nos brinda.

–¿Cómo cree que se sale de esta crisis?

–Hay coincidencia total en que nadie va a salir solo. Hace falta más que nunca que trabajemos de modo colaborativo, ejerciendo nuestro rol de ciudadanos. Me parece que es más importante que nunca, que quienes estamos en el sector privado y, en este caso en el ámbito empresario, ejerzamos nuestro rol. Aportando soluciones a necesidades de la sociedad, siempre de un modo rentable y eso habrá que adecuarlo al contexto difícil que toda la sociedad tendrá. Pero lo suficiente para que sea sustentable en el tiempo de cada empresa.

–¿El aporte deber ser solo del sector privado?

–No, también está el sector público, con un rol muy claro de construir y proveer bienes públicos como la seguridad, orden jurídico, salud y educación. También está el tercer sector que contribuye a que todo esto funcione mejor, los ciudadanos, porque es necesario que todos más que nunca comprendamos el rol que nos cabe para recuperarnos en este difícil momento de la humanidad.

–¿Cuál será la más grave de las consecuencias que se deberían atender, por pandemia?

–Hay dos consecuencias importantes a tomar en cuenta, la salud claramente y el desarrollo económico. Lo primero se resolverá cuando aparezca la vacuna para que podamos inmunizarnos todos. En cuanto a la economía pensando en América Latina y en Argentina específicamente, tenemos un panorama difícil por delante, no imposible, pero sí difícil, porque exige más que nunca la responsabilidad de todos para ejercer nuestro rol de empresarios, el del sector público y el del ciudadano, cada uno haciendo lo suyo. Siendo conscientes también va a haber segmentos de la economía muy castigados, aquellos importantes para la Argentina como el turismo, con todo lo que implica en hotelería, gastronomía, servicios, medios de transporte terrestres y aéreos, en fin, un ejemplo es lo que en el aspecto económico se tendrá que volver a construir y que costará esfuerzos, tanto como encontrar nuevas fuentes de exportaciones y muchos puntos más para que crezca nuestra economía. Es importante y hay que trabajar duro. Sabiendo que, cuanto más colaborativa sea esta interacción dentro del sector privado y entre el sector público, con el privado mucho mejor, para todo el país.