|11/11/21 04:26 PM

Cuarta ola: con 50.000 casos, Alemania rompe su récord de infectados

Las autoridades del país manifestaron preocupación por el alto porcentaje de incidencia de casos y la resistencia a la vacunación.

Por Redacción

El Instituto Robert Koch (RKI), que lleva el control oficial de las cifras de la pandemia del virus SARS-CoV-2 en Alemania, informó este jueves un total de  50.196 nuevos positivos por coronavirus. Dicho reporte marca un nuevo récord absoluto de infectados diarios en el país europeo, apenas un día después de que se registraran más de 40.000 contagios.

La llamada cuarta ola de COVID-19 está afectando seriamente a la población alemana según se desprende del informe del ente sanitario que reveló, además, una incidencia de 249,1 resultados positivos cada 100.000 habitantes, conteo también inédito desde que el virus empezó a propagarse en marzo del año pasado.

En el mismo sentido, el RKI consignó 235 decesos vinculados a la enfermedad, mientras que la cifra de casos activos se sitúa en 364.400. Con respecto a la situación en los centros hospitalarios, las autoridades advirtieron una tasa acumulada de ingresos en siete días de 4,61 por cada 100.000 habitantes; el máximo se registró en las últimas semanas de 2020, cuando la tasa alcanzó 15,5.

Preocupación por la vacunación y nuevas medidas

Este miércoles, antes de que se registrara el nuevo récord de casos positivos diarios, un portavoz de la canciller saliente Angela Merkel calificó de "drámatico" al repunte de infecciones que el país atraviesa desde octubre. Consecuentemente, exhortó a las autoridades regionales, a tomar nuevas medidas para contener la expansión; a esta altura, se estima que la principal causa de la crecida en la incidencia de casos se debe al estancamiento en la vacunación.

Alemania, poblada por cerca de 83 millones de personas, lleva semanas sin poder superar el 70% de población inoculada contra el coronavirus; al día de hoy, se estima que el 67,3% ha completado el esquema de vacunación, mientras que el 69,8% ha recibido al menos una dosis.

Ante la complicada realidad sanitaria, estados como Berlín, Sajonia o Baviera han introducido nuevas restricciones para las personas no vacunadas. En la capital, por ejemplo, no podrán acceder a restaurantes sin espacio al aire libre, bares, gimnasios o peluquerías no sólo sin acreditar haberse vacunado, sino ni siquiera si presentan un test negativo.