|07/05/21 03:05 PM

Avanza la negociación para adquirir vacunas cubanas en Argentina

Las llamadas Soberana II y Abdala están en fase 3 y afirman que evolucionan considerablemente. ¿Cuándo podrían llegar al país?

Por Redacción

Luego del anuncio del presidente Alberto Fernández hace dos semanas, Argentina avanza en la negociación con Cuba para obtener sus vacunas contra el COVID-19.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, y la asesora presidencial, Cecilia Nicolini, mantuvieron un encuentro virtual con autoridades cubanas para conseguir las dosis que son de fabricación nacional de ese país. Se trata de las llamadas Soberana II y Abdala, que habrían mostrado "seguridad e inmunogenicidad" en la evaluación, según informó el Ministerio de Salud en base a las conversaciones con el ministro de Salud Pública cubano, José Ángel Portal.

En su momento, Fernández confirmó que ya había hablado con su par Miguel Díaz Canel y que "Cuba ha hecho un trabajo que todos los científicos dicen que es maravilloso".

El presidente también indicó que la vacuna Soberana tiene dos versiones y está en fase 3 de desarrollo, mientras que a su vez ofreció contribuir en la fabricación debido a las dificultades que Díaz Canel manifestó tener en cuanto a la capacidad de producción. En ese sentido, el mandatario argentino le propuso "trabajar en conjunto para que toda América Latina pueda acceder a una vacuna".

Por el momento no hay precisiones sobre la compra de vacunas, la fabricación y certificación de las vacunas, como tampoco sobre cuándo podrían llegar las dosis a Argentina.

Sin embargo, el embajador en Cuba, Luis Ilarregui, afirmó este viernes que existe la posibilidad de que lleguen durante el 2021. "Durante este año podremos tener vacunas cubanas en Argentina", indicó.

Según el embajador, Cuba se suma como otro posible productor que tiene ambas vacunas en fase 3 y "cumplen con todos los requisitos internacionales". En diálogo con El Destape, Ilarregui calificó a Cuba como un ejemplo para Latinoamérica porque puede desarrollar una vacuna "pese al bloqueo y la situación económica compleja que tiene".

De todas maneras consideró que Cuba vacunará primero a parte de su población y luego liberará las dosis para exportar, aunque también aclaró que seguramente necesitará financiamiento para la producción en escala.