|07/05/20 09:50 AM

Tilbrook Estate, la bodega que resurgió de las cenizas

'Hope!' es el vino que acaba de lanzar James Tilbrook, en medio de la pandemia y luego de que los incendios forestales arrasaran con su bodega ubicada en Adelaida, en el Sur de Australia. Un ejemplo de solidaridad y trabajo mancomunado

“No nos queda nada, salvo unas cajas de vinos históricos en nuestra casa, y literalmente 48 botellas de la actual añada”, exclamaba desesperado James Edward Tilbrook, en sus redes sociales pidiendo ayuda para reconstruir su bodega.

En enero pasado, El Descorche Diario cubría y reflejaba su historia y la de otros bodegueros de la región (ver nota). Los incendios arrasaron con la tercera parte de la producción de vinos del país o unas 1.100 hectáreas en Adelaide Hills. Los daños superaron los 100 millones de dólares australianos.

James Tilbrook, de Tilbrook Estate, no tardó en reunir sus fuerzas y a un grupo enorme de voluntarios para la reconstrucción de su bodega boutique y recuperación de sus viñedos

El bodeguero contó todo el proceso de recuperar los suelos, volver a conseguir agua para las parcelas teñidas de negro y levantar poco a poco su pequeño establecimiento.

“Un ejército de voluntarios se dedicó a cortar las viñas quemadas y a regar a mano nuestro bloque de Pinot Noir. Esto significa que ahora hemos puesto un poco de agua a 7.5 de 10 acres. Estas viñas han tenido apenas cinco litros de agua desde los incendios. El próximo objetivo es colocar 12 kilómetros de líneas de goteo”, explicó y agradeció a todos los voluntarios.

El 11 de enero recibió la visita del gobernador general de Australia, David Hurley y su esposa. Tilbrook asegura que habló por todos los productores y bodegueros damnificados.

“Fue un gran honor y privilegio y sentí que nuestra situación había llegado a la oficina más alta de la tierra. Somos una de las tres bodegas en Adelaide Hills que perdió todo: maquinarias, barricas, cubas, stock de vino y entre el 20% y 90% de nuestro viñedo. Traté de hablar por todos, sin distinción ya que todos necesitábamos ayuda urgente”, aseveró.

Para finales de enero, abrió las puertas de su bodega y comenzó a recibir visitantes para degustar sus vinos, elaborados con donaciones de uva de otros productores y en establecimientos cercanos que del mismo modo se sumaron a colaborar.

“Las botellas deformadas y derretidas por el fuego les dan la bienvenida a nuestro fin de semana largo de degustación de vinos y ventas”, invitaba al público.

De este modo, rindieron homenaje al local original pero mirando al futuro. “Ven a disfrutar de un poco de esperanza, con el lanzamiento de nuestra nueva etiqueta “Hope!” (esperanza) que está hecha de vino donado por unas bodegas locales generosas”, expresó Tilbrook.

“Abierto por primera vez desde el 20 de diciembre de 2019, ha sido una tarea herculeana llegar adonde estamos hoy. Agradecemos a los más de 200 voluntarios que nos han ayudado a llegar hasta este hito, además de todos los proveedores que han donado generosamente equipos y suministros y el público que han sido increíbles con sus donaciones a nuestra campaña GoFundMe. Gracias a todos”, continuó.

A la inauguración asistieron más de 150 personas y aseguran que fueron a celebrar la “esperanza”. La bodega Romney Park Wines donó 600 botellas sin etiquetar de sus recientemente embotelladas de Syrah 2018.

“Este es un ejemplo de la increíble generosidad y espíritu comunitario de la comunidad del vino de Adelaide Hills y la industria vitivinícola en general, el comercio, la hotelería y el público”,  manifestó emocionado.

Sobre llovido, mojado: la pandemia y los cambios necesarios

“Ha sido una cosa tras otras en los últimos cuatro meses pero todavía tenemos esperanza”, resalta el bodeguero que no baja los brazos. Como bodega boutique no venden a través de grandes minoristas por lo que ahora más que nunca confían en el apoyo de sus seguidores.

A causa de la pandemia han tomado todos los recaudos. Se puede ir a comprar vinos (al aire libre y sin degustación) como así también a través de la página web.  El propio Tilbrook sale en su camioneta  a repartir los pedidos por la zona. Y asegura que “entrega esperanza de manera gratuita”. Del mismo modo, han planeado degustaciones virtuales y promociones especiales para compras.

Para Semana Santa, declaró: “¡Felices Pascuas! Estamos aislados, quédate en casa, ¡cuídate! Saldremos de esto apreciando más las cosas, con diferentes prioridades y nuevas formas de hacer. Hay esperanza de nueva vida”.

Vendimia, esperanza de un vino nuevo

A mediados de abril, cosecharon con máquinas una tonelada de Pinot Gris y una de Chardonnay que generosamente fueron dadas por Tomich Wine que ya están siendo elaborados en Greenleaf Wine en Lobethal.

“Esperamos obtener un estilo más ripper de Pinot Gris y en cambio el Chardonnay está destinado a un proyecto secreto. Nuestro bloque de Pinot Gris fue totalmente eliminado en el incendio. Tardaremos dos años en volver a tener una cosecha propia de esta uva”, expresó.

Sin dudas, esta cosecha será inolvidable para este bodeguero australiano sin embargo, a nosotros nos deja el dulce sabor de la esperanza aún sin probar esos vinos. En las palabras de James Tilbrook hay gratitud y un empuje alentador que por estos días confusos e inciertos de cuarentena nos hace muy bien degustar.