|04/06/20 07:45 AM

Dos amigos de Rodeo del Medio y el sueño de un vino propio

Como tantos proyectos, cuentan que “Ande Topa” surgió de una charla junto a la parrilla. Allí mismo, Lucas Maldonado y Fernando Moreno, amigos desde hace muchos años y dedicados a diferentes actividades, comenzaron a dar forma al sueño de tener su propio vino y lanzaron su primera etiqueta de un Merlot

“Un día nos dimos cuenta que teníamos todo para hacer realidad nuestro proyecto. Era ahora o nunca”, cuenta con alegría Lucas al recordar sus inicios en el mundo del vino.

Fernando es enólogo y Lucas, hijo de un padre productor de uva y elaborador de vino casero. Esas fueron las piezas de un rompecabezas que se armó para darle forma definitiva a “Ande Topa”.

Fernando tenía el conocimiento y Lucas los beneficios de pagar en cómodas cuotas, la uva a su papá. “Recuerdo que un amigo nos ayudó con las primeras botellas y otra amiga, diseñadora, con las etiquetas”, explica Lucas.

Así se fue gestando este vino colmado de magia, con ese encanto especial que otorga la amistad y la pasión por lo que se hace. “Amigos copados nos asesoraron en cuanto a lo enológico”, dice Fernando y destaca el valor de las personas que formaron parte de esta idea y la hicieron posible.

“El nombre surgió por sugerencia del hermano de Lucas, buscábamos algo propio del pueblo de Rodeo del Medio, típico de Mendoza”, agrega.

El vino

Es elaborado con uvas de la finca de Eduardo Maldonado, ubicada en Santa Blanca en el distrito de Fray Luis Beltrán, en Maipú y fraccionan en una pequeña bodega, que están equipando con mucho esfuerzo, en la zona de Pedregal, Rodeo del Medio.

“Comenzamos montando la bodega en un terreno detrás de la casa de los papás de Fernando y con sus propias camionetas trasladamos las uvas”, narra Lucas emocionado al reconocer el esfuerzo con que llevan a cabo este sueño.

Fernando Moreno tiene a su cargo la dirección enológica, sin embargo se dividen todas las tareas más pesadas: como son el remontaje y el descube. “El factor común de cada etapa en el proceso de elaboración de nuestros vinos es que lo hacemos a pulmón”, confiesan estos amigos unidos por el amor al vino.

Ande Topa se comercializa a través de las redes sociales, y es el propio Lucas quien los reparte en su auto. “Nuestra red de clientes se caracteriza por el boca en boca, la recomendación y las ganas de comprar que surgen después de probar el vinito en la comida familiar o en la casa de un amigo, explica Lucas.

Se trata de un Merlot, cosecha 2019 y su primera partida fue de 2.600 botellas. Buscando insertarse en el mercado, en febrero del 2020 lanzaron el producto en una peña folclórica. Como era de esperar, el evento lanzamiento tuvo el sello incondicional de sus amigos, quienes se encargaron de todo para la ocasión y dispusieron el patio cervecero (vinero en este caso), también con un nombre bien cuyano, “Cuidado Con El Choco”.

“Estamos muy contentos con el resultado del producto, hemos logrado un sabor muy agradable al paladar pero conservando algunas características rústicas propias del vino casero. Cuenta con una graduación alcohólica adecuada, buen aroma y notas de madera”, agrega Fernando.

En cuanto al futuro, se presenta prometedor, están madurando un vino nuevo: Malbec, cosecha 2020. Buscan crecer y aprovechan cada oportunidad que se presenta para que Ande Topa sea parte de más encuentros y momentos felices.

Dónde conseguirlo

El vino lo comercializan a través de las redes sociales:

Instagram: @andetopa_vinos