ciudadanodiario.com.ar
¿WTA en Argentina?
Cargando...
Por Redacción

¿WTA en Argentina?



Mientras en El Clú se desarrolla el Challenger Copa Fila, por los pasillos del club de Saavedra comienzan las gestiones para engrandecer el certamen que, en su primera temporada, reparte 50.000 dólares en premios y puntos para el ATP Tour. La idea de los organizadores es que el torneo no sólo tenga continuidad en el tiempo -con un contrato por 5 años-, sino que también aumente los premios en cada año: dará US$ 75.000 en premios en 2016, 100.000 dólares en 2017 y US$ 125.000 -el máximo de la categoría- en 2018.


Sin embargo, desde Exxia, la empresa de management a cargo del torneo, hay una meta más ambiciosa: contar con un torneo del WTA Tour , en lo que sería el regreso oficial del circuito de tenis femenino a nuestro país tras casi tres décadas de ausencia. La última competencia oficial femenina fue el Abierto de la República, en el Buenos Aires, en 1987, con victoria de Gabriela Sabatini.


Mariano Ink, presidente de Exxia, explicó: “La idea es que esto se transforme en un evento mixto; con el Challenger acompañando al torneo femenino. Obviamente más cercano a lo que es el torneo de Acapulco que a los Grand Slams. Se pueden buscar figuras fuertes, y la WTA ofrece varias facilidades, como hacer un cuadro más chico, de 28 jugadoras”. Para contar con la fecha, la entidad que rige el tenis femenino ofrece un leasing -el alquiler de la semana de competencia por tres años- o, directamente, comprar la semana dentro del calendario oficial, algo muy similar al tour masculino.


“La WTA tiene una categoría con un mínimo de premios por 125.000 dólares, pero en el que pueden ingresar jugadoras que están por detrás del puesto 20° del ranking; hay varias tenistas reconocidas que están en esa franja, y si están interesadas en la fecha, se las puede convocar”, amplió Ink. Respecto de los posibles nombres, quizá pueda pensarse en alguna de las jugadoras que pertenecen al staff de Fila, que se mantendrá como sponsor titular del torneo por los próximos años. La serbia Jelena Jankovic (21ª del mundo) y la alemana Julia Goerges (50ª) son algunas de las principales atletas que representan a Fila.


“Queremos que el torneo tenga la estrucutra de un ATP. Más allá de los premios, entendemos que el costo operativo no crecería más allá del 70 por ciento de lo que tenemos hoy. Pero la intención es que el público vea algo que está bien posicionado en el largo plazo, con estabilidad, y con una organización de primera línea”, destacó Ink, ex árbitro internacional de tenis y dedicado hace varios años al management de jugadores y torneos. Desde luego, las gestiones recién comienzan; en los próximos meses se avanzará sobre la viabilidad del proyecto, que podría darle a Sudamérica una plaza más en el tour, junto con los actuales torneos que se realizan en la región: Río de Janeiro (en febrero), Bogotá (abril) y Florianópolis (agosto).


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

¿WTA en Argentina?

Mientras en El Clú se desarrolla el Challenger Copa Fila, por los pasillos del club de Saavedra comienzan las gestiones para engrandecer el certamen que, en su primera temporada, reparte 50.000 dólares en premios y puntos para el ATP Tour. La idea de los organizadores es que el torneo no sólo tenga continuidad en el tiempo -con un contrato por 5 años-, sino que también aumente los premios en cada año: dará US$ 75.000 en premios en 2016, 100.000 dólares en 2017 y US$ 125.000 -el máximo de la categoría- en 2018.

Sin embargo, desde Exxia, la empresa de management a cargo del torneo, hay una meta más ambiciosa: contar con un torneo del WTA Tour , en lo que sería el regreso oficial del circuito de tenis femenino a nuestro país tras casi tres décadas de ausencia. La última competencia oficial femenina fue el Abierto de la República, en el Buenos Aires, en 1987, con victoria de Gabriela Sabatini.

Mariano Ink, presidente de Exxia, explicó: “La idea es que esto se transforme en un evento mixto; con el Challenger acompañando al torneo femenino. Obviamente más cercano a lo que es el torneo de Acapulco que a los Grand Slams. Se pueden buscar figuras fuertes, y la WTA ofrece varias facilidades, como hacer un cuadro más chico, de 28 jugadoras”. Para contar con la fecha, la entidad que rige el tenis femenino ofrece un leasing -el alquiler de la semana de competencia por tres años- o, directamente, comprar la semana dentro del calendario oficial, algo muy similar al tour masculino.

“La WTA tiene una categoría con un mínimo de premios por 125.000 dólares, pero en el que pueden ingresar jugadoras que están por detrás del puesto 20° del ranking; hay varias tenistas reconocidas que están en esa franja, y si están interesadas en la fecha, se las puede convocar”, amplió Ink. Respecto de los posibles nombres, quizá pueda pensarse en alguna de las jugadoras que pertenecen al staff de Fila, que se mantendrá como sponsor titular del torneo por los próximos años. La serbia Jelena Jankovic (21ª del mundo) y la alemana Julia Goerges (50ª) son algunas de las principales atletas que representan a Fila.

“Queremos que el torneo tenga la estrucutra de un ATP. Más allá de los premios, entendemos que el costo operativo no crecería más allá del 70 por ciento de lo que tenemos hoy. Pero la intención es que el público vea algo que está bien posicionado en el largo plazo, con estabilidad, y con una organización de primera línea”, destacó Ink, ex árbitro internacional de tenis y dedicado hace varios años al management de jugadores y torneos. Desde luego, las gestiones recién comienzan; en los próximos meses se avanzará sobre la viabilidad del proyecto, que podría darle a Sudamérica una plaza más en el tour, junto con los actuales torneos que se realizan en la región: Río de Janeiro (en febrero), Bogotá (abril) y Florianópolis (agosto).

comentarios

Login