Cargando...
Por Redacción

Violencia sin fin



El fanatismo y efervescencia con que se vive el clásico en Rosario ya se ha convertido en una locura incontenible. Ninguna novedad resultan los lamentables episodios que acontecen en cada previa de los derbys (habitualmente por amenazas o enfrentamientos entre los hinchas en las calles de la ciudad). Y los incidentes luego del partido también ya resultan algo eterno.


En esta ocasión los enfrentamientos se produjeron ya desde la previa en el mismísimo Coloso Marcelo Bielsa. Mientras antes de comenzar el encuentro algunos fanáticos denunciaron golpes y maltrato por parte de los efectivos policiales (principalmente en el sector de la platea Tata Martino), los incidentes se acentuaron al finalizar el juego.


Todo comenzó cuando la gente se disponía a abandonar la cancha. La platea doble del Museo fue el sector donde mayores desmanes se registraron entre los simpatizantes y la Policía. Con piedrazos y balas de goma de por medio, llegaron a producir incluso destrozos en diversos sectores del estadio (desde la sala de prensa, hasta la secretaría del club y algunos vehículos).


Algunos detenidos y varios heridos (entre ellos cinco efectivos, siendo uno de ellos trasladado al Sanatorio Laprida) fueron el saldo de los penosos enfrentamientos que se extendieron incluso hasta las adyacencias del Coloso. Hasta hubo un intento de llegar hasta el vestuario local para recriminarles a los jugadores una nueva caída.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Violencia sin fin

El fanatismo y efervescencia con que se vive el clásico en Rosario ya se ha convertido en una locura incontenible. Ninguna novedad resultan los lamentables episodios que acontecen en cada previa de los derbys (habitualmente por amenazas o enfrentamientos entre los hinchas en las calles de la ciudad). Y los incidentes luego del partido también ya resultan algo eterno.

En esta ocasión los enfrentamientos se produjeron ya desde la previa en el mismísimo Coloso Marcelo Bielsa. Mientras antes de comenzar el encuentro algunos fanáticos denunciaron golpes y maltrato por parte de los efectivos policiales (principalmente en el sector de la platea Tata Martino), los incidentes se acentuaron al finalizar el juego.

Todo comenzó cuando la gente se disponía a abandonar la cancha. La platea doble del Museo fue el sector donde mayores desmanes se registraron entre los simpatizantes y la Policía. Con piedrazos y balas de goma de por medio, llegaron a producir incluso destrozos en diversos sectores del estadio (desde la sala de prensa, hasta la secretaría del club y algunos vehículos).

Algunos detenidos y varios heridos (entre ellos cinco efectivos, siendo uno de ellos trasladado al Sanatorio Laprida) fueron el saldo de los penosos enfrentamientos que se extendieron incluso hasta las adyacencias del Coloso. Hasta hubo un intento de llegar hasta el vestuario local para recriminarles a los jugadores una nueva caída.

comentarios

imagen imagen
Login