Cargando...
Por Redacción

Victoria con cosas por corregir



Racing llegaba a la 3ª Fecha del torneo de Primera División con un claro objetivo: transportar el arrollador presente que estaba teniendo en la Copa Libertadores y lograr su primera alegría doméstica. Aunque lo logró, el campeón defensor tuvo que sufrir más de la cuenta frente a un rival que a priori no imaginaba. Venció por 2 a 1 a un Temperley que estuvo bastante cerca de rescatar alguna unidad del Cilindro.


“Fue evidente. El primer tiempo fuimos un equipo y en el segundo otro. En el segundo simplemente no pensamos”. Así resumió Dieco Cocca el desarrollo del encuentro ente el ‘Celeste’. Mientras que agregó: “Parte del crecimiento es la maduración, madurar como equipo y saber qué hacer en cada momento del partido… Hoy no lo supimos leer”.


Y continuó con su autocrítico análisis: “Terminamos el primer tiempo 2-0 ganando bien y cambió muchísimo después. No nos tenía que sorprender nada de Temperley. Lo dejamos crecer y nos complicó. El error fue nuestro. Lógicamente hay méritos de Temperley, pero muchas jugadas arrancan de errores nuestros que son evitables. Sabíamos que teníamos que ganar, si pensábamos que el partido iba a ser fácil íbamos a cometer un error. Gracias a Dios no le alcanzó a Temperley para empatarnos el partido”.

comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Victoria con cosas por corregir

Racing llegaba a la 3ª Fecha del torneo de Primera División con un claro objetivo: transportar el arrollador presente que estaba teniendo en la Copa Libertadores y lograr su primera alegría doméstica. Aunque lo logró, el campeón defensor tuvo que sufrir más de la cuenta frente a un rival que a priori no imaginaba. Venció por 2 a 1 a un Temperley que estuvo bastante cerca de rescatar alguna unidad del Cilindro.
“Fue evidente. El primer tiempo fuimos un equipo y en el segundo otro. En el segundo simplemente no pensamos”. Así resumió Dieco Cocca el desarrollo del encuentro ente el ‘Celeste’. Mientras que agregó: “Parte del crecimiento es la maduración, madurar como equipo y saber qué hacer en cada momento del partido… Hoy no lo supimos leer”.
Y continuó con su autocrítico análisis: “Terminamos el primer tiempo 2-0 ganando bien y cambió muchísimo después. No nos tenía que sorprender nada de Temperley. Lo dejamos crecer y nos complicó. El error fue nuestro. Lógicamente hay méritos de Temperley, pero muchas jugadas arrancan de errores nuestros que son evitables. Sabíamos que teníamos que ganar, si pensábamos que el partido iba a ser fácil íbamos a cometer un error. Gracias a Dios no le alcanzó a Temperley para empatarnos el partido”.

comentarios

imagen imagen
Login