Cargando...
Por Redacción

Vacunan hasta el 30 a niños de hasta cuatro años



El Ministerio de Salud de la Nación extiende hasta el 30 de este mes el plazo para vacunar en forma gratuita a niños entre uno y cuatro años inclusive, con una dosis extra de dos vacunas: la doble viral que es inyectable y actúa contra el sarampión y la rubeola y la Sabín, que se suministra en forma oral para proteger de la poliomielitis. Para ello, se encuentra a disposición el Vacunatorio Central en San Martín 488 de Ciudad, de lunes a viernes de 7.30 a 13.30 y de 14.30 a 17.30. También están disponibles los centros de salud y los vacunatorios de los hospitales públicos, en los que se aplicará sin orden médica.


Hasta el momento se vacunaron en el país más de dos millones de chicos y nuestra provincia junto a Jujuy son los territorios que lideran la cantidad de dosis aplicadas. Esto es importante ya que si bien estas enfermedades se eliminaron de la Argentina,  se pretende que no reingresen al país ya que en otras regiones del mundo aún causan consecuencias graves y muertes.  Por esto, el objetivo de esta campaña es mantener esta situación de inmunidad mediante la protección eficaz de los pequeños.


En este sentido, la extensión del tiempo para vacunarlos, que en principio era hasta el 31 de octubre, tiene la meta de captar tanto a aquellos que todavía no fueron vacunados como a los que no respondieron a la vacuna; se estima que de esta manera se llegaría a vacunar a tres millones de niños. Hay que destacar que estas dosis son obligatorias  y deben  suministrarse más allá de tener el Calendario de Vacunación al día.


Se insta a los papás a acercar a sus hijos a recibirlas para protegerlos de estas enfermedades,  por lo que es de vital importancia la responsabilidad de los adultos. Por eso es bueno recordar sus alcances y consecuencias:


Rubeola: es una infección vírica contagiosa, por lo general leve, que se propaga a través del aire o por contacto cercano: estornudos, tos o contacto con superficies contaminadas (pañuelos, vasos o manos). Una persona enferma puede infectar a otros desde una semana antes a la aparición de su típica erupción hasta una o dos semanas después de que ésta aparece; es del 90 % la posibilidad de que alguien no vacunado adquiera la enfermedad si convive con quien sí la tiene. Al respecto, se destaca que un bebé que se infecta durante el embarazo puede contagiar durante muchos meses después de nacer. Sin embargo, también es bueno aclarar que una vez que se padece la enfermedad, el paciente adquiere inmunidad permanente.


Cuando una persona adquiere el virus, este se introduce en el organismo, pasa a la sangre y ataca a los glóbulos blancos, así la infección llega a las vías respiratorias, la piel y otros órganos. Suele ser grave en mujeres embarazadas, porque la Rubeola puede provocar aborto espontáneo, causar la muerte del  bebé al momento del parto o someterlo a defectos congénitos.


Sarampión: es una enfermedad viral muy contagiosa que se propaga con gotitas provenientes de la nariz, la boca o la garganta, como las del  estornudo y la tos. También puede propagarse cuando se tocan superficies u objetos contaminados, donde el virus puede vivir hasta dos horas. Aquellas personas que tuvieron una infección de Sarampión activa o que fueron vacunadas contra la enfermedad tienen inmunidad contra ella.  No obstante, es letal del  3% al 6% de los casos y los que corren más peligro son los bebés entre los 6 y los 11 meses de edad. Hay que recalcar que afecta sobre todo a los niños y los casos más graves se dan en lactantes desnutridos menores de 5 años y en adultos con inmunodeficiencias. Sin embargo, cualquier persona expuesta puede ser afectada por el virus.


Poliomielitis: es una infección causada por el polio virus capaz de afectar los nervios y llevar a parálisis total o parcial; afecta con mayor frecuencia a lactantes y niños pequeños. Se contagia por contacto directo de persona a persona, con moco o flema infectados de la nariz o la boca, o por contacto con heces infectadas. El virus entra a través de la boca y la nariz, se multiplica en la garganta y en el tubo digestivo, luego la sangre y el sistema linfático lo absorben y diseminan por el organismo.


Entre las complicaciones derivadas de esta enfermedad se encuentran: neumonía, falta de movimiento, problemas pulmonares, miocarditis, pérdida de la función intestinal (íleo paralítico), insuficiencia cardíaca, shock e infecciones urinarias, entre otras. Además, algunos pacientes, 30 o más años después de su infección inicial pueden desarrollar síndrome postpoliomielítico, por el cual los músculos debilitados se debilitan aún más o bien se debilitan nuevos músculos.


Rubeola, Sarampión y Poliomielitis se previenen con la vacunación, si bien existe un control efectivo sobre su propagación en el país, la presencia de casos llegados desde el exterior hace que se refuercen sus dosis cada vez que se lo considera necesario o bien cada cinco años. Con la extensión de la fecha límite para la aplicación de la dosis extra, se brinda una nueva oportunidad para quienes aún no protegen a sus pequeños.


Para más información sobre estas enfermedades ingrese a: http://www.ciudadanodiario.com.ar/plan-de-vacunas-extras/ .



 


 


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Vacunan hasta el 30 a niños de hasta cuatro años

El Ministerio de Salud de la Nación extiende hasta el 30 de este mes el plazo para vacunar en forma gratuita a niños entre uno y cuatro años inclusive, con una dosis extra de dos vacunas: la doble viral que es inyectable y actúa contra el sarampión y la rubeola y la Sabín, que se suministra en forma oral para proteger de la poliomielitis. Para ello, se encuentra a disposición el Vacunatorio Central en San Martín 488 de Ciudad, de lunes a viernes de 7.30 a 13.30 y de 14.30 a 17.30. También están disponibles los centros de salud y los vacunatorios de los hospitales públicos, en los que se aplicará sin orden médica.

Hasta el momento se vacunaron en el país más de dos millones de chicos y nuestra provincia junto a Jujuy son los territorios que lideran la cantidad de dosis aplicadas. Esto es importante ya que si bien estas enfermedades se eliminaron de la Argentina,  se pretende que no reingresen al país ya que en otras regiones del mundo aún causan consecuencias graves y muertes.  Por esto, el objetivo de esta campaña es mantener esta situación de inmunidad mediante la protección eficaz de los pequeños.

En este sentido, la extensión del tiempo para vacunarlos, que en principio era hasta el 31 de octubre, tiene la meta de captar tanto a aquellos que todavía no fueron vacunados como a los que no respondieron a la vacuna; se estima que de esta manera se llegaría a vacunar a tres millones de niños. Hay que destacar que estas dosis son obligatorias  y deben  suministrarse más allá de tener el Calendario de Vacunación al día.

Se insta a los papás a acercar a sus hijos a recibirlas para protegerlos de estas enfermedades,  por lo que es de vital importancia la responsabilidad de los adultos. Por eso es bueno recordar sus alcances y consecuencias:

Rubeola: es una infección vírica contagiosa, por lo general leve, que se propaga a través del aire o por contacto cercano: estornudos, tos o contacto con superficies contaminadas (pañuelos, vasos o manos). Una persona enferma puede infectar a otros desde una semana antes a la aparición de su típica erupción hasta una o dos semanas después de que ésta aparece; es del 90 % la posibilidad de que alguien no vacunado adquiera la enfermedad si convive con quien sí la tiene. Al respecto, se destaca que un bebé que se infecta durante el embarazo puede contagiar durante muchos meses después de nacer. Sin embargo, también es bueno aclarar que una vez que se padece la enfermedad, el paciente adquiere inmunidad permanente.

Cuando una persona adquiere el virus, este se introduce en el organismo, pasa a la sangre y ataca a los glóbulos blancos, así la infección llega a las vías respiratorias, la piel y otros órganos. Suele ser grave en mujeres embarazadas, porque la Rubeola puede provocar aborto espontáneo, causar la muerte del  bebé al momento del parto o someterlo a defectos congénitos.

Sarampión: es una enfermedad viral muy contagiosa que se propaga con gotitas provenientes de la nariz, la boca o la garganta, como las del  estornudo y la tos. También puede propagarse cuando se tocan superficies u objetos contaminados, donde el virus puede vivir hasta dos horas. Aquellas personas que tuvieron una infección de Sarampión activa o que fueron vacunadas contra la enfermedad tienen inmunidad contra ella.  No obstante, es letal del  3% al 6% de los casos y los que corren más peligro son los bebés entre los 6 y los 11 meses de edad. Hay que recalcar que afecta sobre todo a los niños y los casos más graves se dan en lactantes desnutridos menores de 5 años y en adultos con inmunodeficiencias. Sin embargo, cualquier persona expuesta puede ser afectada por el virus.

Poliomielitis: es una infección causada por el polio virus capaz de afectar los nervios y llevar a parálisis total o parcial; afecta con mayor frecuencia a lactantes y niños pequeños. Se contagia por contacto directo de persona a persona, con moco o flema infectados de la nariz o la boca, o por contacto con heces infectadas. El virus entra a través de la boca y la nariz, se multiplica en la garganta y en el tubo digestivo, luego la sangre y el sistema linfático lo absorben y diseminan por el organismo.

Entre las complicaciones derivadas de esta enfermedad se encuentran: neumonía, falta de movimiento, problemas pulmonares, miocarditis, pérdida de la función intestinal (íleo paralítico), insuficiencia cardíaca, shock e infecciones urinarias, entre otras. Además, algunos pacientes, 30 o más años después de su infección inicial pueden desarrollar síndrome postpoliomielítico, por el cual los músculos debilitados se debilitan aún más o bien se debilitan nuevos músculos.

Rubeola, Sarampión y Poliomielitis se previenen con la vacunación, si bien existe un control efectivo sobre su propagación en el país, la presencia de casos llegados desde el exterior hace que se refuercen sus dosis cada vez que se lo considera necesario o bien cada cinco años. Con la extensión de la fecha límite para la aplicación de la dosis extra, se brinda una nueva oportunidad para quienes aún no protegen a sus pequeños.

Para más información sobre estas enfermedades ingrese a: http://www.ciudadanodiario.com.ar/plan-de-vacunas-extras/ .

 

 

comentarios

imagen imagen
Login