Cargando...
Por Redacción

Una mirada a las raíces



Con estampa, folclore y simpatía, Estefanía Castañeda se presentó ante los lasherinos en la fiesta departamental. Sus virtudes fueron acogidas inmediatamente por los lasherinos y en su coronación, duplicó en votos a su virreina.

“Este era mi momento”, resumió Estefanía cuando El Ciudadano le preguntó por qué había decidido candidatearse a reina. La soberana lasherina presentó como credenciales su amor por la tradición mendocina y, por supuesto, por la Vendimia.

“Desde chica cabalgo con mi papá, hemos participado en muchísimas peñas, así que conozco el folclore local. Me encanta la Vendimia, también he participado como bailarina de fiestas departamentales y de la celebración central. Es una locura ver toda esa gente en el teatro griego y en los cerros”, dijo Estefanía.

Ahora, en su corta carrera como representante vendimial, aclaró que lo que más disfruta es el contacto con la gente. “Fuimos a una entrega de casas y estuve media hora saludando a pequeños. Fue hermoso”, expresó.

Esa experiencia y lo que vivió en el festival de alta montaña, que se realizó en Uspallata, la llevaron a elegir lo que ella quiere como soberana. “Quiero estar con los chicos, visitar comedores y hospitales. Llevar alegría a los chicos es algo maravilloso para mí”, sostiene.

Estefanía también se tomó un tiempito para recordar a Nuri Donnantuoni y la calificó como “una gran reina, querida por todo el pueblo” y, además, confesó que las soberanas que admira son las lasherinas Wanda Kaliciñski y Julieta Navarro (virreina) “porque marcaron un antes y un después en cuanto a simpatía y compromiso en sus roles de reinas”.

Con estos argumentos, Estefanía, se presenta como seria candidata para llevarse la corona nacional a Las Heras./ Matías Caliri


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Una mirada a las raíces

Con estampa, folclore y simpatía, Estefanía Castañeda se presentó ante los lasherinos en la fiesta departamental. Sus virtudes fueron acogidas inmediatamente por los lasherinos y en su coronación, duplicó en votos a su virreina.
“Este era mi momento”, resumió Estefanía cuando El Ciudadano le preguntó por qué había decidido candidatearse a reina. La soberana lasherina presentó como credenciales su amor por la tradición mendocina y, por supuesto, por la Vendimia.
“Desde chica cabalgo con mi papá, hemos participado en muchísimas peñas, así que conozco el folclore local. Me encanta la Vendimia, también he participado como bailarina de fiestas departamentales y de la celebración central. Es una locura ver toda esa gente en el teatro griego y en los cerros”, dijo Estefanía.
Ahora, en su corta carrera como representante vendimial, aclaró que lo que más disfruta es el contacto con la gente. “Fuimos a una entrega de casas y estuve media hora saludando a pequeños. Fue hermoso”, expresó.
Esa experiencia y lo que vivió en el festival de alta montaña, que se realizó en Uspallata, la llevaron a elegir lo que ella quiere como soberana. “Quiero estar con los chicos, visitar comedores y hospitales. Llevar alegría a los chicos es algo maravilloso para mí”, sostiene.
Estefanía también se tomó un tiempito para recordar a Nuri Donnantuoni y la calificó como “una gran reina, querida por todo el pueblo” y, además, confesó que las soberanas que admira son las lasherinas Wanda Kaliciñski y Julieta Navarro (virreina) “porque marcaron un antes y un después en cuanto a simpatía y compromiso en sus roles de reinas”.
Con estos argumentos, Estefanía, se presenta como seria candidata para llevarse la corona nacional a Las Heras./ Matías Caliri

comentarios

imagen imagen
Login