ciudadanodiario.com.ar
Una gran ayuda para la escuela más inclusiva de Cuyo
Cargando...
Por Redacción

Una gran ayuda para la escuela más inclusiva de Cuyo



Guaymallén atendió un pedido histórico de la Escuela Alfred Nobel, que hacía años solicitaba la donación de computadoras a diversas instituciones privadas y estatales. Estela Gil, su directora, se acercó al Municipio en busca de ayuda, y recibió la donación de 30 computadoras.


“Hace muchos años que venimos pidiendo ayuda, el problema es que antes que nosotros tienen prioridad las escuelas estatales y especiales, y nunca nos tuvieron en cuenta” – destacó la directora. “Esta es una escuela común. Si bien pertenecemos al ámbito privado, no tenemos los recursos suficientes para equiparnos. Acá, por ejemplo, el 30% de nuestros niños son becados”, detalló Gil.


La escuela fue fundada hace 20 años por maestros que apostaron por la Educación Inclusiva. El establecimiento recibe alumnos capaces y con capacidades distintas que requieren un tipo de escolarización diferente. En este espacio, estos grupos heterogéneos de alumnos encaran un mismo proceso de aprendizaje.


“En la escuela tenemos chicos con dificultades motrices, discapacidades, y déficit atencional que no alcanzan a hacer la tarea o responder de igual forma que los otros. Gracias a las máquinas van a poder hacerlo en igualdad de condiciones, van a acceder a nuevas herramientas que potenciarán sus capacidades”, explicó la directora.


En la escuela Nobel, cada 12 niños hay dos maestras especializadas que trabajan junto a ellos. “Esto es lo que marca la diferencia – resaltó la directora – porque la mayoría de nuestros niños necesitan atención personalizada, contención”.


Otra promesa cumplida


La comunidad educativa de la escuela Alfred Nobel planteó al intendente de Guaymallén, Luis Lobos, el problema edilicio que tenían: a fin del 2015 vence el contrato de alquiler de la casa que adaptaron como escuela y deben entregarla.


El intendente, preocupado por el destino de estos 86 chicos, que de un día a otro podrían quedarse sin banco, inició las gestiones para construirles un edificio propio. Es así que elevó un proyecto ante Nación para obtener el dinero necesario para la construcción, algo que ya fue aprobado, y durante la entrega de las notebooks anunció que han avanzado en la búsqueda de un terreno que el Municipio donará a la fundación educativa para la edificación del establecimiento.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Una gran ayuda para la escuela más inclusiva de Cuyo

Guaymallén atendió un pedido histórico de la Escuela Alfred Nobel, que hacía años solicitaba la donación de computadoras a diversas instituciones privadas y estatales. Estela Gil, su directora, se acercó al Municipio en busca de ayuda, y recibió la donación de 30 computadoras.

“Hace muchos años que venimos pidiendo ayuda, el problema es que antes que nosotros tienen prioridad las escuelas estatales y especiales, y nunca nos tuvieron en cuenta” – destacó la directora. “Esta es una escuela común. Si bien pertenecemos al ámbito privado, no tenemos los recursos suficientes para equiparnos. Acá, por ejemplo, el 30% de nuestros niños son becados”, detalló Gil.

La escuela fue fundada hace 20 años por maestros que apostaron por la Educación Inclusiva. El establecimiento recibe alumnos capaces y con capacidades distintas que requieren un tipo de escolarización diferente. En este espacio, estos grupos heterogéneos de alumnos encaran un mismo proceso de aprendizaje.

“En la escuela tenemos chicos con dificultades motrices, discapacidades, y déficit atencional que no alcanzan a hacer la tarea o responder de igual forma que los otros. Gracias a las máquinas van a poder hacerlo en igualdad de condiciones, van a acceder a nuevas herramientas que potenciarán sus capacidades”, explicó la directora.

En la escuela Nobel, cada 12 niños hay dos maestras especializadas que trabajan junto a ellos. “Esto es lo que marca la diferencia – resaltó la directora – porque la mayoría de nuestros niños necesitan atención personalizada, contención”.

Otra promesa cumplida

La comunidad educativa de la escuela Alfred Nobel planteó al intendente de Guaymallén, Luis Lobos, el problema edilicio que tenían: a fin del 2015 vence el contrato de alquiler de la casa que adaptaron como escuela y deben entregarla.

El intendente, preocupado por el destino de estos 86 chicos, que de un día a otro podrían quedarse sin banco, inició las gestiones para construirles un edificio propio. Es así que elevó un proyecto ante Nación para obtener el dinero necesario para la construcción, algo que ya fue aprobado, y durante la entrega de las notebooks anunció que han avanzado en la búsqueda de un terreno que el Municipio donará a la fundación educativa para la edificación del establecimiento.

comentarios

Login