Cargando...
Por Redacción
imagen

Un mal recuerdo



Una de las imágenes que quedarán grabadas por siempre en las mentes de los argentinos será aquella providencial salvada de Javier Mascherano ante un remate de Arjen Robben en los instantes finales de la semifinal entre Argentina y Holanda por el Mundial de Brasil 2014.


“Sabía que tendría un espacio muy pequeño. Fue una pena. Si se ve en cámara lenta, se nota que tengo que cambiar la carrera porque esperaba la pelota por afuera y llegó por dentro. Perdí algo de velocidad y luego él (por Mascherano) consiguió despejar con el dedo gordo del pie”, dijo el holandés sobre la estirada del mediocampista argentino.


Finalmente, señaló: “Ganar o perder un partido, a veces, es cuestión de centímetros. Pero no me puedo culpar, lo hice lo mejor que pude y ahí no podría haber hecho nada distinto”.

comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen
imagen
imagen
imagen

Un mal recuerdo

Una de las imágenes que quedarán grabadas por siempre en las mentes de los argentinos será aquella providencial salvada de Javier Mascherano ante un remate de Arjen Robben en los instantes finales de la semifinal entre Argentina y Holanda por el Mundial de Brasil 2014.

“Sabía que tendría un espacio muy pequeño. Fue una pena. Si se ve en cámara lenta, se nota que tengo que cambiar la carrera porque esperaba la pelota por afuera y llegó por dentro. Perdí algo de velocidad y luego él (por Mascherano) consiguió despejar con el dedo gordo del pie”, dijo el holandés sobre la estirada del mediocampista argentino.
Finalmente, señaló: “Ganar o perder un partido, a veces, es cuestión de centímetros. Pero no me puedo culpar, lo hice lo mejor que pude y ahí no podría haber hecho nada distinto”.

comentarios

imagen imagen
Login