ciudadanodiario.com.ar
Un insecticida para la vid
Cargando...
Por Redacción

Un insecticida para la vid



En el marco de un convenio de Cooperación Técnica firmado por la Municipalidad de Junín y el INTA, en las instalaciones del Concejo Deliberante de ese departamento se llevó a cabo una exposición a cargo de profesionales de la estación experimental, en la que se brindaron detalles de una investigación  realizada con alternativas a la bromuración de la polilla de la vid, que afecta a la región en los últimos años. Además, la ocasión permitió a los investigadores brindar detalles sobre los gastos realizados a lo largo de ese trabajo, al que el municipio destinó un subsidio de 80 mil pesos.


Mediante el convenio se apuntó a la promoción de investigaciones acordes a solucionar problemáticas de los principales cultivos de la Zona Este de la provincia. Además, se instrumentó un sistema que permitió la utilización del Laboratorio Municipal de suelo, agua, enológico, aceites y miel. La investigación ante la problemática que presentan los productores de uvas de mesa al utilizar bromuro de metilo como fumigante para el control de plagas, determinó la necesidad de buscar alternativas a esta práctica. Fue así como se propuso como línea alternativa la utilización de fosfina sobre lobesia botrana (polilla de la vid), estudiando el efecto insecticida/acaricida.


En 2014 comenzaron a realizarse las primeras experiencias y se llevó a cabo la firma de un convenio de colaboración con Chile para realizar estudios con brevipalpus chilensis, debido a que esa especie no existe en el país y es imposible criarla por cuestiones sanitarias.


comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter

Un insecticida para la vid

En el marco de un convenio de Cooperación Técnica firmado por la Municipalidad de Junín y el INTA, en las instalaciones del Concejo Deliberante de ese departamento se llevó a cabo una exposición a cargo de profesionales de la estación experimental, en la que se brindaron detalles de una investigación  realizada con alternativas a la bromuración de la polilla de la vid, que afecta a la región en los últimos años. Además, la ocasión permitió a los investigadores brindar detalles sobre los gastos realizados a lo largo de ese trabajo, al que el municipio destinó un subsidio de 80 mil pesos.

Mediante el convenio se apuntó a la promoción de investigaciones acordes a solucionar problemáticas de los principales cultivos de la Zona Este de la provincia. Además, se instrumentó un sistema que permitió la utilización del Laboratorio Municipal de suelo, agua, enológico, aceites y miel. La investigación ante la problemática que presentan los productores de uvas de mesa al utilizar bromuro de metilo como fumigante para el control de plagas, determinó la necesidad de buscar alternativas a esta práctica. Fue así como se propuso como línea alternativa la utilización de fosfina sobre lobesia botrana (polilla de la vid), estudiando el efecto insecticida/acaricida.

En 2014 comenzaron a realizarse las primeras experiencias y se llevó a cabo la firma de un convenio de colaboración con Chile para realizar estudios con brevipalpus chilensis, debido a que esa especie no existe en el país y es imposible criarla por cuestiones sanitarias.

comentarios

Login