Cargando...
Por Redacción

Ultimátum de la Unión Africana a Isaac Zida



La Unión Africana ha emitido un ultimátum de dos semanas al Ejército de Burkina Faso para que entregue el poder a las autoridades civiles, o se expondrá a sanciones. Para la organización, el mando militar actuó de forma inconstitucional al asumir el Gobierno durante las revueltas populares que provocó la salida de Blaise Compaoré.


El viernes pasado, el teniente coronel Isaac Zida se auto-proclamaba nuevo jefe de Estado. El anuncio se producía tan solo unas horas después de que el jefe de Estado Mayor, el general Honoré Nabere Traoré, hubiera asumido también para sí el control del Ejecutivo.


Al contrario de lo ocurrido con Traoré, el nombramiento de Zida sí fue respaldado por las fuerzas armadas en un comunicado, poniendo fin así a la incertidumbre que había dejado la marcha de Compaoré. Ahora, la duda es saber por cuánto tiempo se prolongará la actual situación, después de que la cúpula castrense asegurara que el nuevo Ejecutivo estaría integrado por todas “las fuerzas vivas de la nación (sin especificar nombres)”.


“El poder no nos interesa. Únicamente prima el interés superior de la nación, y el Ejército es una institución donde el honor, la dignidad y el espíritu de sacrificio constituyen sus virtudes sagradas”, destacaba el presidente interino a través de un comunicado.


Por ello, sorprende el tono de la UA tras años de silencio frente a la dictadura de Compaoré. Curiosamente, en junio de 1998, el propio ex mandatario era elegido como presidente de la Organización para la Unidad Africana (antigua UA). Aunque no es la primera vez que la UA muestra una actitud poco objetiva a la hora de lidiar con crisis regionales.


A finales del pasado año, la organización intergubernamental del continente negro pedía el aplazamiento del juicio contra el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, por crímenes de lesa-humanidad. De igual modo, exigió a la Corte Penal Internacional (CPI) que los gobernantes en el cargo no fueran juzgados hasta cumplir su mandato. También este organismo ha emitido críticas y declaraciones contra el TIJ (Tribunal Internacional de Justicia), acusándolo de “cazar” a los países y gobiernos de África debido a su raza.


“El 99% de los casos del TIJ y la CPI es contra africanos”, denunciaba para ese momento el primer ministro etiope y presidente de turno de la organización, Hailemariam Desalegn.



comentarios

Compartir en facebook
Compartir en twitter
imagen

Ultimátum de la Unión Africana a Isaac Zida

La Unión Africana ha emitido un ultimátum de dos semanas al Ejército de Burkina Faso para que entregue el poder a las autoridades civiles, o se expondrá a sanciones. Para la organización, el mando militar actuó de forma inconstitucional al asumir el Gobierno durante las revueltas populares que provocó la salida de Blaise Compaoré.

El viernes pasado, el teniente coronel Isaac Zida se auto-proclamaba nuevo jefe de Estado. El anuncio se producía tan solo unas horas después de que el jefe de Estado Mayor, el general Honoré Nabere Traoré, hubiera asumido también para sí el control del Ejecutivo.

Al contrario de lo ocurrido con Traoré, el nombramiento de Zida sí fue respaldado por las fuerzas armadas en un comunicado, poniendo fin así a la incertidumbre que había dejado la marcha de Compaoré. Ahora, la duda es saber por cuánto tiempo se prolongará la actual situación, después de que la cúpula castrense asegurara que el nuevo Ejecutivo estaría integrado por todas “las fuerzas vivas de la nación (sin especificar nombres)”.

“El poder no nos interesa. Únicamente prima el interés superior de la nación, y el Ejército es una institución donde el honor, la dignidad y el espíritu de sacrificio constituyen sus virtudes sagradas”, destacaba el presidente interino a través de un comunicado.

Por ello, sorprende el tono de la UA tras años de silencio frente a la dictadura de Compaoré. Curiosamente, en junio de 1998, el propio ex mandatario era elegido como presidente de la Organización para la Unidad Africana (antigua UA). Aunque no es la primera vez que la UA muestra una actitud poco objetiva a la hora de lidiar con crisis regionales.

A finales del pasado año, la organización intergubernamental del continente negro pedía el aplazamiento del juicio contra el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, por crímenes de lesa-humanidad. De igual modo, exigió a la Corte Penal Internacional (CPI) que los gobernantes en el cargo no fueran juzgados hasta cumplir su mandato. También este organismo ha emitido críticas y declaraciones contra el TIJ (Tribunal Internacional de Justicia), acusándolo de “cazar” a los países y gobiernos de África debido a su raza.

“El 99% de los casos del TIJ y la CPI es contra africanos”, denunciaba para ese momento el primer ministro etiope y presidente de turno de la organización, Hailemariam Desalegn.

comentarios

imagen imagen
Login